Encerar

Stoeckli
POC
Black Yak

Me sugieren en el foro que escriba sobre el encerado de los esquís y su utilidad. Sin meternos en profundidades, encerar nos permitirá deslizarnos mejor, lo que evitará desagradables sorpresas en las nieves muy frías o muy húmedas, y facilitará, en general, todos los movimientos de traslación de las tablas al esquiar. Los skiman son auténticos artesanos y cada uno tiene sus “procedimientos personales” para encerar y preparar los esquíes. No obstante, nosotros nos limitaremos a dar unas indicaciones básicas para un encerado caliente “de salir del paso”. 

Para ello necesitaremos cera, obviamente para esquís de alpino, y una plancha de las específicas que venden para esto. En su defecto, nos haremos con una plancha convencional, mejor si no tiene agujeros para vaporizar el agua y, evidentemente, la destinaremos sólo a los esquís, ya que si tratamos de planchar luego una camisa, nos quedará de lo más fashion pero hecha una porquería. 

También necesitaremos de una buenas gomas para agarrar los frenos, una rasqueta de plástico y una mesa de trabajo bien sólida. Rizando el rizo, si tenemos unas mordazas especiales para esquís los agarraremos con ellas; si no, será suficiente con una mordaza normal, de las de tornero, aferrando el esquí por los laterales del patín y poniendo la suela mirando para arriba. 

Es de suponer que la suela estará en buenas condiciones, pero si tiene toques gordos será mejor repararlos primero. Le podemos dar un buen limpiado a la suela con un producto específico (hay quien lo hace con acetona, pero yo no me fío del todo) y dejarla secar. Con la plancha en una temperatura media, dejamos gotear la cera a lo largo de todo el esquí. A continuación, planchamos suavemente, procurando no dejarnos ninguna zona sin cera. 

Hecho esto, sacamos el esquí de la mordaza y lo dejamos enfriar mientras agarramos y enceramos el otro. Con la cera ya fría sobre la suela, pasamos la rasqueta de plástico por los laterales de los cantos para quitar la sobrante. Seguidamente, cogiendo la rasqueta con ambas manos, quitaremos la de la suela yendo desde la cola hacia el patín (esto se puede hacer al revés, pero los puristas insisten en que así luego el esquí desliza mejor). Para terminar, pulimos todo con papel higiénico y ya tenemos los aparatos listos para esquiar. 

Hay quien se salta muchas de estas fases y, directamente, sin poner gomas a los frenos o sin limpiar la suela de los esquís les pega un encerado que luego no quita con la rasqueta. La verdad es que este es uno de esos casos en que es mejor hacerlo así, aunque sea mal, que no hacerlo. Por encerar no vamos a estropear un esquí a no ser que pongamos la plancha al rojo vivo y nos la olvidemos encima de la suela y, sin embargo, por no encerar, nuestras suelas se resentirán, acabarán resecas y esquiaremos peor. Moraleja: encerar los esquís es como hacer un regalo a tu madre; ella no protestará si no lo haces y terminarás pensando que no es necesario, pero tarde o temprano te arrepentirás de haberte olvidado. 

¡Buenas huellas! 

Carolo © 2002

0 Comentarios Escribe tu comentario


    Escribe tu comentario





     

    Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
    AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

    Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de El rincón de Carolo. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



    Lo más leído:

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x