La diversión

La diversión
Stoeckli
POC
Black Yak

Carlos Sainz es un deportista maduro y en activo, que tiene el honor de ser uno de los mejores pilotos de todos los tiempos (por más que le pese a más de un envidioso). Cuando le preguntan por sus métodos de entrenamiento siempre añade una coletilla que me llama la atención; dice: me sigo divirtiendo. Esto, viniendo de alguien que se ha hecho famoso por su meticulosidad y su disciplina no puede ser interpretado como una frivolidad, sino que hay que tomárselo en serio.

La experimentación de emociones “positivas” en el deporte es uno de los sentidos de practicarlo, sea por puro placer o sea de manera competitiva. Pero ¿qué es divertirse? La diversión tiene un componente intelectual y una conexión con el sistema límbico, el de los sentidos. En lo que toca a los sentidos, la diversión – como experimentación de placer – es imprescindible para practicar un deporte con excelencia. Una sensación – por ejemplo la aceleración – que no me reporte placer de un modo u otro, no querré reproducirla indefinidamente y, en consecuencia, terminará por perjudicarme. Por el contrario, si esa sensación me gusta, me divierte, entonces trataré de repetirla y aumentarla y, probablemente, mi nivel de ejecución irá cada vez a más.

¿Qué quiero decir con este rollazo? Divertirse esquiando no es una frivolidad ni una frase vacía que los profesores repiten para quedar bien ante sus alumnos, sino que es uno de los elementos fundamentales (y más deseables) del aprendizaje. Algunas escuelas han minusvalorado la importancia de la diversión y sobre valorado la de la técnica - lo que está bien y lo que está mal - olvidando a las personas y los fines que las llevan a la montaña. Por ejemplo, tomemos el caso de la posición: tradicionalmente se ha dicho que había que esquiar “hacia delante” (cosa rígida y difícil) y hoy, en cambio, hablamos más de estabilidad, de desequilibrio y de jugar con la fuerza de la gravedad ¿No suena esto último más sugerente?

Divirtámonos, obviamente, porque si no carece de sentido esquiar y, además, vamos a encontrar una infranqueable barrera en nuestra progresión: no querremos reproducir ni mejorar las sensaciones que obtenemos deslizándonos.

¡Buenas huellas!

Carolo © 2004

0 Comentarios Escribe tu comentario


    Escribe tu comentario





     

    Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
    AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

    Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de El rincón de Carolo. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x