Un primer día cualquiera

Un primer día cualquiera
Uri Cornet, profesor de esquí en la Escuela de Esquí Alta Vall del Ter, en Vallter 2000, nos hace una reflexión sobre la importancia del primer día de esquí para un debutante.
Debutante en un teleesquí de Vallter 2000


El primer día en la nieve, para un niño debutante, supone una serie de sensaciones contradictorias. Los padres: miedo, ilusión, incertidumbre y felicidad. Para los pequeños de la casa, con muchas ganas de esquiar y aprender ese deporte nuevo, aunque puedan pasar frío, sufrir otras inclemencias meteorológicas propias de la zona donde nos encontramos y de la época del año en la que estamos. No olvidemos que los más pequeños llevan esperando este día desde el día que se les prometió ir esquiar. Ellos no olvidan.

Llega el momento de contratar un monitor. No habían venido nunca, así que no hay preferencias. A los padres les toca dejar a su hijo en manos de un desconocido, pero ya en la presentación el profesor se pone al niño en el bolsillo. El monitor, por oficio, deberá jugar todas las facetas que correspondan: amigo, profesor, exigir, proteger...

Empieza la clase. Es hora de ir al grano, padres, amigos y familiares, fuera, no muy lejos pero si lo suficiente para hacer las fotografías para la posteridad y no interrumpir o alterar el ritmo de la primera clase. A la primera clase muchas veces no le damos la importancia que tiene. Nos lo tomamos más como una sola toma de contacto, y es mucho más que todo eso, todo lo que se aprenda hoy, en ese primer día, puede suponer para ese alumno quiera volver a repetir o no.

A partir de ese día pondrá en practica gran parte de lo que ha aprendido. Es la hora de abrocharse bien las botas, entender el mecanismo de poner y sacar los esquís, de convivir con un peso al que no están acostumbrados o que un movimiento en falso pueda deslizarlo hacia atrás. El profesor lo arrastra con los bastones, él nota las primeras sensaciones, en su rostro una sonrisa dibujada deja entrever que ha valido la pena haber salido de casa cuando todavía era negra noche. Pero al mínimo movimiento brusco se cae, es la hora de levantarse. Tiene el culo en el suelo y quizás empieza a mojarse la ropa. ¡Padres, no se muevan! Es muy importante, aquel minuto o minuto y medio que reboza entre la nieve y en el cuál el instructor aprovecha para darle las herramientas necesarias para vencer cualquier contratiempo.

Se levantan, se miran y ríen, quizás a veces lloran, no es por dolor, pero ya tienen quien los consuele y los empuje a no cometer los mismos errores la próxima vez. Toca tomar un remonte, su primer remonte. La primera vez el profesor le explicará cómo hacerlo, el alumno se caerá, pero a la tercera o tal vez en la cuarta, con la ayuda de los trabajadores de la estación y de su monitor, lo va a lograr y subirá hasta la última pilona.

Es la hora del descenso, toca poner en práctica todo el trabajo hecho en el llano, el monitor sale de su frente, y con una cuña muy digna, el pequeño levanta la cabeza sabiendo perfectamente que es el objetivo de un book fotográfico, que no será necesario que revise lo largo de los años porque la primera vez nunca se olvida.

Padres, madres, abuelos y tíos, dejen de sufrir y cálzense unos esquís (que nunca es tarde), porque como le guste al niño eso de esquiar, trabajos tendrán para llevarlo a la nieve y seguirlo. Se acaba la clase, el niño feliz como pocas veces, irradiando felicidad dice que quiere más. El monitor no tiene más tiempo para dedicarle porque ya le espera una niña en la cola del telesilla que hace un año también comenzó cayendo y rebozándose con la nieve. Que el pequeño haya aprendido en ese primer día a hacer cuña es importantísimo para el monitor, cierto, pero lo más importante de todo es que el benjamín de la casa ya pida más para la próxima semana, a pesar del frío, la nieve húmeda o el peso del material, repetir la experiencia iniciando la clase desde el punto donde la dejamos.

Uri Cornet

Profesor esquí en Vallter 2000

Primer día de clase para una debutante

 

7 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    30/11/2017 18:09
    #1
    Cuánta razón, el primer día siempre marcará el futuro :+: :+: :+:

    karma del mensaje: 25 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #2
    Fecha comentario:
    30/11/2017 18:45
    #2
    Tan importante es la experiencia de la primera clase, como la del equipo que se alquila. Unas botas incómodas o material no adecuado, puede tirar la experiencia al traste. Especialmente en los adultos debutantes.

    karma del mensaje: 15 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • IST
    IST
    #3
    Fecha comentario:
    30/11/2017 18:50
    #3
    #1 Cierto. Lo recomendable además es siempre, si se puede claro, que se haga la primera visita a la nieve en un día de buen tiempo, con sol, buena nieve y temperaturas agradables. Con estos tres requisitos, seguro que ganamos un esquiador si o si!

    karma del mensaje: 24 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • IST
    IST
    #4
    Fecha comentario:
    30/11/2017 18:52
    #4
    #2 Pues si, también. Hay que dejarse aconsejar por el profesional de la tienda o taller donde alquilamos los equipos y en ese sentido se podría escribir un buen artículo. Es más, lo preparamos con éste título: Consejos para que tu primer día en la nieve sea un éxito ! ;)

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #5
    Fecha comentario:
    01/12/2017 20:39
    #5
    Todavía me acuerdo de mi primer día de esquí en Navacerrada, allá por 1959. Subimos con el colegio, y nos enseñó a los debutantes el profesor de gimnasia, que era también monitor de esquí. Tan bien lo debió hacer el hombre, y tan ilusionado quedé, que no he parado de esquiar desde esa primera vez, y esta será mi 59 temporada esquiando, ........y lo que me queda.

    karma del mensaje: 64 - Votos positivos: 5 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #6
    Fecha comentario:
    04/01/2018 10:52
    #6
    Gracias por el post. Que edad mínima crees que debería tener un niño para empezar en el esquí o snowboard? Yo (su padre) hago snow,pero parece que es más sencillo que empiecen con el esquí. Para los pequeñajos, supongo que antes también será bueno que se familiaricen con la nieve a través de trineos etc,no? gracias!

    karma del mensaje: 16 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

  • IST
    IST
    #7
    Fecha comentario:
    04/01/2018 19:13
    #7
    Lo habitual son los 5 años, también los 4, pero si se trata de un niño con buenas piernas se puede empezar a los 3, aunque no es muy aconsejable.

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!

Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Esquiaryviajar.com. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x