No es lo mismo dormir que descansar

No es lo mismo dormir que descansar
Desde hace años que siento admiración y un punto de envidia sana por los hoteles y alojamientos de montaña gestionados por gente local con una acogida personalizada entrañable.

Emulando al genial Michael Palin (único e inimitable), quien mas allá de los Monty Phyton se dedicó a rodar un buen número de excelentes documentales y programas de viajes para la BBC, diré que el arte de viajar es el arte de disfrutar de experiencias. Viajar te deja sin palabras y después te convierte en un narrador de historias. Viajar te hace modesto. Te hace ver el pequeño lugar que ocupas en el mundo, descubriendo culturas, tradiciones e historias que te enriquecen como ser humano. Si hablamos de viajes, permítanme que lleve hasta mi campo el arte de viajar, en este caso, hacia la montaña y las grandes cumbres. Siempre me ha parecido fascinante descubrir la hospitalidad de las gentes de montaña, estudiando la evolución del turismo de montaña desde mediados del siglo XIX hasta el presente. En menos de 200 años se ha evolucionado muchísimo, comenzando por los grandes viajes de la burguesía inglesa a través de Suiza y Francia llegando hasta el presente, donde vivimos una homogenización necesaria, que ha permitido a muchas familias el poder seguir con una tradición hotelera y culinaria que, generación tras generación, sigue elevando el listón hasta cotas muy altas.

Recuerdo con cariño los reportajes que escribí hace cinco años sobre el 150 aniversario de la conquista del Matterhorn y sobre los 150 años de varios hoteles, entre ellos los míticos Beau Rivage de Ginebra y Lausanne, magnífico ejemplo de tradición centenaria por donde han pasado personajes tan míticos como la emperatriz Sissy o Coco Chanel. ¡Que sería de la montaña sin sus hoteles, hostelerías y refugios!. De mis últimos viajes por los Alpes franceses me quedo con la espectacularidad de los Parques Nacionales de Les Ecrins y La Vanoise, la magia de Chamonix, que redescubro año tras año y la gastronomía transfronteriza, desde Ginebra a Martigny, pasando por Morzine y Avoriaz.

Recientemente he compartido con todos ustedes la labor de algunos entrañables personajes que habitan entre el lago Leman y el Mont Blanc, disfrutando de la hospitalidad de unas gentes que se vuelcan en el invitado, tal y como sucede en Zermatt (Suiza) o en Cortina d´Ampezzo (Italia). Es la magia del pueblo-estación alpino, la magia de unas tradiciones que se comparten y transmiten generación tras generación, descubriéndonos un mundo de sensaciones a años luz de las grandes ciudades.


Siempre me he considerado un gran admirador de la gastronomía y la tradición hotelera de la Alta Saboya desde que descubrí su cocina el mes de julio de 1990 y tengo que reconocer que fue tal el embrujo, que no he parado de regresar, siempre con las mismas ganas de regresar. Hoy le toca el turno al descanso, al donde dormir, recopilando durante varias temporadas aquellos establecimientos mas entrañables donde poder disfrutar de la hospitalidad alpina junto a uno de los dominios mas grandes del mundo. Siempre que viajo busco aquellos establecimientos cuya tradición familiar se ha mantenido generación tras generación. A nivel personal valoro muchísimo la labor que realizan las familias con niños a cargo de hostales, hoteles y refugios de montaña, sea donde sea, y en el caso que nos implica, si viajamos al área de influencia de Portes du Soleil, e incluso mas allá, adentrándonos en valles colindantes e incluso en territorio suizo, descubriremos auténticas maravillas, donde el tiempo se detiene y los sentidos se agudizan. Son los Alpes franceses, es la magia de la Alta saboya, la magia alpina que late con fuerza a los pies de su cumbre mas alta.

Champ Fleuris Hotel

Situado en el número 247 de la  Route du Téléphérique, 74110 en Morzine. El Champ Fleuris se merece una visita ya sea en invierno o en verano. La historia del hotel se remonta a 1934, año en el que se inaugura el primer remonte mecánico de Morzine, creando un efecto llamada que atraería a miles de turistas a la región. Tamaño avance tecnológico genera el interés de una pareja de recién casados (Madeleine y Jean Berger) que no tardan en construir un chalet con cuatro habitaciones. El nombre de Champs Fleuris (campos en flor) es un homenaje directo a los campos que rodean el establecimiento, llenos de flores en primavera.

La Alta Saboya es una de las regiones de los Alpes con mayor número de especies florales, por tal motivo, la familia Berger dedicó el nombre de su chalet a la flora alpina que les vio crecer como pareja y como hosteleros. En 1958, Françoise y Marcel Michaud contraen matrimonio y continuan con el negocio familiar, inciado con éxito años atrás. En 1986, Véronique y Jean-Marie Michaud (recién casados) toman el testigo de sus familiares y siguen al frente de un negocio familiar de tres generaciones que no ha parado de ampliar y renovar el Champs Fleuris. Hoy en día, el pequeño chalet de cuatro habitaciones se ha convertido en un espléndido establecimiento a pié de pistas rodeado por un entorno natural de gran belleza ideal para disfrutar de unos días de paz y relax esquiando o caminando en pareja, con amigos o en familia.

El Charm´Hôtel l´Equipe

Construido en un antiguo garaje de los años 50 en Morzine, situado a los pies del teleférico de Pléney en el 733 de la Avenue de Joux Plane, 74110, el Hotel Equipe primero fue un bar que, con el los años, acabó convirtiéndose en el magnífico y práctico hotel que hoy en día acoge a miles de esquiadores y visitantes. Son tres las máximas que rigen en el hotel: autenticidad, respeto por el territorio y tradición. Annabel y Patrick lo tiene muy claro. Para estar al frente de un hotel de montaña con historia es importante saber mantener viva dicha historia, llevando año tras año el hotel hacia nuevas cotas de hospitalidad y comodidad. 

El entorno familiar y la simpatía ayudan a crear el marco ideal para que nuestra estancia en el Equipe sea inolvidable. En el hotel encontramos una piscina interior, una pista de squash, hidromasaje, hammam, sauna y una sala con juegos. Al mediodía podemos disfrutar de una magnífica raclette en el Chalet d´Alpage, creado como una extensión natural del hotel junto al lago de Nyon, accesible en invierno esquiando.

 

La Bergerie

Una historia, un espíritu…En el Hotel La Bergerie mantienen viva una interesante llama en forma de saga familiar. El veterano campeón olímpico de descenso en Squaw Valley en 1960, Jean Vuarnet, pasó parte de su juventud en La Bergerie, ubicado en el 103 de la Route du Téléphérique, 74110 siendo uno de sus grandes embajadores. En 1976, el matrimonio formado por Paule y su esposo arquitecto Claude Marullaz, deciden darle forma al actual establecimiento, convirtiéndose en uno de los hoteles mas vanguardistas de Morzine, con sus cocinas en las habitaciones.

Tras 25 años trabajando sin parar, Caroline, la hija de Paule y Claude, se hace cargo de La Bergerie junto a su esposo Eric y sus hijos, Alexandra y Arthur, aportando experiencia y un trato familiar únicos. Actualmente, la Bergerie es un precioso chalet de cuatro estrellas donde todo está pensando para que los sentidos disfruten de un relax total, siendo un establecimiento ideal para pasar una semana de vacaciones en familia en la nieve. La Bergerie es un magnífico ejemplo de negocio familiar que crece generación tras generación, dedicando una especial atención a los niños menores de 12 años, que no pagan habitación siempre que vengan acompañados por sus padres, abuelos, primos etc…

 

Le Petit Dru

El hotel en si es un paréntesis de libertad, una pausa necesaria donde recuperar fuerzas tras una buena jornada de esquí. Situado en Morzine, el hotel nos ofrece un entorno de calma y paz donde las tradiciones se conservan generación tras generación (y llevan tres). Con 50 años de experiencia, el Petit Dru es una muestra de cómo la montaña ayuda a forjar relaciones, amistades, dando sentido a la palabra “hospitalidad”. El Petit Dru es un hotel de cuatro estrellas resume a la perfección los valores y la filosofía de una familia que sabe exprimir la visión del arte de vivir y de recibir.

Lejos de ofrecer un lujo ostentoso, el hotel está construido con la esencia de quienes pueblan el territorio y la tierra donde durantes años se han construido alojamientos para viajeros, turistas, alpinistas y esquiadores. Ubicado en el número 289 de la Route des Putheys, 74110 Morzine, en el Petit Dru el verdadero lujo es el tiempo.

 

The Farmhouse

Un hotel, hostelería de montaña, caserío…de cuento, ubicado en el Mas De La Coutettaz, 429 Chemin de la Coutettaz, 74110 Morzine. Lo que mas nos atrae del Farmhouse, conocido localmente como Le Mas de la Coutettaz, es la calidez de su interior, la amabilidad del equipo humano que lo gestiona y la cantidad de historia que acumulada en su interior. Construido en 1771, es uno de los chalets con mas solera de los Alpes franceses, siendo el edificio más antiguo de todo el área de influencia de Portes du Soleil. Originalmente fue propiedad de la prominente familia Baud y con el paso de los siglos, la gestión del establecimiento a recaído en Dorrien, Di y James, quienes desde hace 20 años dan la bienvenida a viajeros, esquiadores y montañeros llegados de todo el mundo, muchos de los cuales se han convertido en buenos amigos. El ambiente familiar y cálido desprende una simpatía única, disfrutando de un magnífico trato profesional, a la vez que cercano y amable.


Las 11 habitaciones se distribuyen entre varios ambientes, como pueden ser el Atelier, donde la madera y las tradiciones locales protagonizan la decoración o la Chambre Inde, decorada con objetos y telas traídas desde tierras lejanas. Ah!! y desde los balcones se disfrutan preciosas vistas sobre Morzine…Dorrien, Di y James abren las puertas del Farmhouse durante los meses de invierno y en verano, ofreciendo la posibilidad de poder abrir bajo reserva fuera de temporada. Siguiendo la tradición de la mejor hospitalidad alpina, en The Farmhouse nos informarán de cualquier tema relacionado con la montaña, siendo un magnífico campo-base para pasar una semana o varios días, ya sea esquiando o pateando cumbres, algo que personalmente disfruto en verano y en otoño, cuando la policromía de los Alpes franceses invita a agotar varias tarjetas de memoria.

 

Decía John Steinbeck: - “La gente no hace viajes, son los viajes los que hacen a la gente”.

 

9 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    29/11/2019 23:00
    #1
    La Savoie me tiene loquito !!! :love: :love:

    Enamorado de sus pueblos, hospitalidad, costumbres, paisajes, simplemente de su encanto !!! :+:

    Me encanta siempre que puedo volver y seguir conociendo nuevos rincones de la Saboya :) :+: :+: :+:

    karma del mensaje: 18 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #2
    Fecha comentario:
    30/11/2019 10:07
    #2
    Muy bueno el reportaje. Gracias!!! :)

    karma del mensaje: 18 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #3
    Fecha comentario:
    30/11/2019 16:22
    #3
    buenisimo..

    otros paraisos de locales son siempre alberg y val di fassa

    karma del mensaje: 18 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #4
    Fecha comentario:
    01/12/2019 00:02
    #4
    En un mundo cada vez mas estandarizado y más común, estos lugares aún albergan la esencia.

    Muy buen reportaje

    karma del mensaje: 18 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #5
    Fecha comentario:
    03/12/2019 10:31
    #5
    Es una zona impresionante, llena de encanta y con pueblos bucólicos que muchas veces pasan desapercibidos, y bien se merecen una visita. O dos, y tres....#1

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #6
    Fecha comentario:
    03/12/2019 10:31
    #6
    Si señor, dos grandes destinos. #3

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #7
    Fecha comentario:
    03/12/2019 10:31
    #7
    A usted por leerlo. #2

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #8
    Fecha comentario:
    03/12/2019 10:32
    #8
    Es usted muy amable. #4

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #9
    Fecha comentario:
    10/12/2019 15:19
    #9
    ¡Qué artículo más bonito! :love: :love:

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!

Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Discovery Snow. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x