Viaje a Noruega, la cuna del esquí moderno

Viaje a Noruega, la cuna del esquí moderno
Nos desplazamos hasta Noruega para ver los museos de Morgedal (Telemark) y Holmenkollen (Oslo), dos de los más importantes del mundo.
Uno de los lugares de referencia que debe visitar alguien que viva exclusivamente del esquí, es sin duda la cuna de este deporte. Más aun, si en ese momento de su vida está inmerso en una publicación tan importante como un libro, y debe saber con absoluta veracidad todos lo que ha ocurrido en la historia, y que muchas veces se encuentra expresado de manera confusa.

Éste viaje data de mayo de 2007.
Tras muchas horas consultando en internet, estudiando libros y preguntando a los mejores conocedores de la historia del esquí en nuestro país, se tomó la decisión de viajar allí. No estaba claro: Mathias Zdarsky y Sondre Norheim,... ambos padres del esquí...

Era evidente que solamente uno podía haber sido el primero. Pero es cierto que ambos lo eran, aunque cada uno en un punto diferente.
Había que ir a Øverbø, en el valle de Morgedal. Ambas localidades (Morgedal también es un pueblo y Øverbø es una mini aldea) se encuentran en la región Noruega de Telemark.





Al llegar a Noruega en la línea de bajo coste más grande del mundo, por un precio muy bajo, al aeropuerto de Torp Sandefjord, uno se da cuenta de la altísima renta per cápita de los noruegos. Costó más del doble el viaje en autobús desde el aeropuerto hasta Oslo, que estaba a unos 100 km., que el billete de avión. Y desde allí nos desplazamos a Morgedal.


Habíamos visto muchas fotos de aquel lugar con tanta relevancia histórica, pero no era comparable a verlo con nuestros propios ojos.
El primer punto de referencia obligado era el museo del esquí de Morgedal.

Allí su director y gran telemarker, Asle K. Bø, nos aclaró muchos de los diferentes conceptos y puntos de vista sobre ambas teorías.
Paseamos por el pequeño (comparado con el de Holmenkollen) pero completo museo, donde se pueden observar elementos antiguos como fotos, vídeos, trajes, talleres de ceras y de esquís, e incluso una réplica de cabaña lugareña de hace 200 años parecida a la utilizada por Sondre.
Asle nos indicó donde se encontraba la cabaña de Sondre (que se divisa desde el museo) y como acceder.

Fotos del interior del museo



















La mayor impresión fué que se podía entrar en la histórica caseta tan solo cogiendo la llave que hay unos metros antes de subir la parcela, cualquier día del año, a cualquier hora, y sin ninguna vigilancia.
Una vez allí fue aun más impresionante si cabe el ver que ésta se encontraba en perfectas condiciones, con todo tipo de artilugios utilizados por Sondre personalmente hace 150 años y sus fotos, sillas, mesa y cama reales.

Nadie lo había maltratado y mucho menos aprovechado.
También había un gran libro en el que dejar constancia escrita de los visitantes.
La sensación de encontrarnos en la casa del mencionado esquiador, junto a las laderas por las que descendía, era placentera.

En Øverbø, valle de Morgedal. Junto a la cabaña de Sondre Norheim, padre del esquí moderno, y con sus llaves en la mano



Alrededores e interior de la cabaña







La estatua de Sondre en Morgedal, junto al museo



Desde allí fuimos a Bergen, una ciudad al sudoeste, y a Voss, una de las estaciones con más importancia del país y cuna de grandes esquiadores a nivel mundial, especialmente de esquí de baches.
Cuando se viaja se observan continuamente trampolines de salto nórdico donde entrenan y se divierten los lugareños. Mantienen orgullosos sus costumbres y tienen claro que son el punto de referencia, por tradición, del resto del mundo. Mas aun, cuando el récord de longitud de salto nórdico lo posee un noruego, Bjoern Einar Romoeren, con 239 metros.

El siguiente punto de referencia del viaje era ir al museo de Holmenkollen en Oslo. Posiblemente es el más importante hablando de esquí a nivel mundial, y uno de los primeros en fundarse. Tiene todo lo que se pueda imaginar sobre esquí alpino, nordico, e incluso snowboard.
Sobre él se levanta el histórico y renovado trampolín de Holmenkollen, al que se puede subir hasta el punto desde el que se lanzan los saltadores, y desde donde se divisa la bella bahía bahía de Oslo.

El museo de Holmenkollen, en las afueras de Oslo,
se sitúa bajo el trampolín del mismo nombre









Agredecimientos a Guille Gallego y Jorge Grande por acompañarme en este viaje, y a Asle K. Bø por su hospitalidad en Morgedal

Más información relacionada, en el libro enciclopédico "El Esquí" de Robert Puente.

|Copyright © 2009|

8 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    23/09/2009 08:51
    #1
    Historias que son difíciles de encontrar en la red :+:
    En mi caso, sólo pude leer sobre los pioneros del telemark (en plan serio y en español, claro) en un manual de un curso técnico :-:

    Una buena forma de "hacer cultura" Robert :)
    Y lo de que nadie toque nada en la cabaña...otra forma de vida, otra filosofía, otra educación :)

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #2
    Fecha comentario:
    23/09/2009 23:34
    #2
    Un placer ver este report.
    Un saludo a robert precisamente me
    encuentro leyendo uno de tus libros
    en concreto,tecnica y pedagogia del esqui alpino. ;)

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #3
    Fecha comentario:
    24/09/2009 00:50
    #3
    coñe, lavane llevamos cuatro años intentando difundir la historia del esqui en castellano, nos conoces de sobra como para decir que solo encontraste en serio y en español en un libro...

    :frown: :frown:

    www.retro-ski.com :frown:

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #4
    Fecha comentario:
    24/09/2009 00:50
    #4
    bonito report, Robert.

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #5
    Fecha comentario:
    24/09/2009 08:19
    #5
    muy interesante leer este tema y saber lo que estás escribiendo

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #6
    Fecha comentario:
    24/09/2009 10:55
    #6
    Raúl, no me seas sensible! me refería a \\"libros\\" de telemark! ;)

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #7
    Fecha comentario:
    24/09/2009 12:04
    #7
    He estado, he esquiado en sus pistas en verano y al final he decidido que no voy mas.
    Los Noruegos son rastreros, peseteros y poco amables.
    Noruega es un pais muy caro, las carreteras son una pu.. mi... No os pongais malos, os cobraran a lo grande y os evaluara quizas una aux.de enfermera.
    Sus vecinos los Suecos y Finlandeses son otra cosa muy diferente, amables, simpaticos precios normales.
    . La historia del esqui es muy bonita y muy bonito el reportaje pero para eso, en avion tres dias.
    No se lo recomiendo a nadie Noruega

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

  • #8
    Fecha comentario:
    29/01/2011 21:06
    #8
    Rober, que bien me lo pase en este viaje, se cumplieron todas mis expectativas, conoci la casa del amigo Sondre, pero no pude localizar los locales de moda noruegos , gracias como siempre a las zapas de nuestro amigo guillermo, un espectaculo... adios te quiero

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0


Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de RobertPuente.net . Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Lo más leído:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x