Reportajes Viajes y aventuras en la nieve de nuestros visitantes
Última actualización: 19/04/2021 a las 17:07:00 (CET)

Fuera de pista

Fuera de pista

Me pregunta un asiduo del foro cómo puede hacer para esquiar mejor en la nieve virgen. La manera de esquiar en todas las nieves es prácticamente la misma.

Me pregunta un asiduo del foro cómo puede hacer para esquiar mejor en la nieve virgen. La manera de esquiar en todas las nieves es prácticamente la misma. Si a esta afirmación le quitamos el "prácticamente" puede resultar sorprendente, pero no por ello sería menos cierta. Lo que pasa es que la técnica tiene multitud de pequeñas variaciones y, sobretodo, en cada tipo de nieve las sensaciones táctiles y cinestésicas que percibimos son distintas. Esto último es lo que hace que en la nieve virgen no nos salgan las cosas que podemos hacer en la pista, y no el hecho de que unas nieves sean más dificultosas o, como suele decirse, malas. 

En las nieves en que el deslizamiento no es muy bueno se esquía igual, pero la percepción de este mal deslizamiento quizás nos haga pensar que los esquíes no funcionan o que no sabemos desenvolvernos ahí. El secreto es, pues, favorecer los movimientos de traslación. Ello lo avala el hecho de que con los modernos esquís de carving, que tienen mayor superficie y un tallaje que favorece la conducción, la mayoría de estas dificultades han desaparecido como por arte de magia, ya que con ellos se corta más y se desliza mejor. Vamos a ver una serie de trucos que quizás nos ayudarán a superar estos problemas, incluso, aunque tengamos unos esquíes convencionales. 

1. Cortar en la nieve con un movimiento hacia adelante 

La clave para que los cantos de los esquís funcionen consiste en tratar de cortar. Los cantos están diseñados para ello, y es en cortar de manera efectiva, en lo que debemos concentrarnos en primer lugar. 

Al encontrar dificultades, la mayoría de nosotros nos precipitamos, e intentamos girar los esquís lo más rápido posible en busca de un apoyo que nos confiera seguridad. De este modo, olvidamos que para esquiar y cortar con el canto hay que imprimirle a éste un movimiento longitudinal hacia delante, y no un movimiento lateral, que es lo que provocamos con nuestras prisas por girar. Al tratar de mover los esquís de lado en una nieve pesada, lo que conseguimos es que éstos encuentren mucha resistencia y que nosotros percibamos más dificultad aún. Con esto, posiblemente nos asustaremos, se nos acumulará el trabajo, nos desequilibraremos y, finalmente, no conseguiremos girar. 

Cuando esquiemos en una nieve pesada o profunda, dejemos que los esquíes se muevan hacia delante sin forzar la situación. Comprobaremos cómo no se enganchan ni se frenan, sino que hacen su trabajo, tal como se explica a continuación. 

2. Dejar a los esquís hacer su trabajo 

Los esquís están diseñados para hacer curvas. Si insinuamos con nuestros pies que deseamos girar y dejamos a los esquís trabajar, se combarán bajo la presión de nuestro cuerpo y, gracias a su tallaje, describirán una curva. Dependiendo de cuánta presión les pongamos encima, girarán más o menos, pero si confiamos en que esto es así, no forzaremos su trayectoria y efectuarán un corte limpio en la nieve. En cuanto notemos que han terminado con su labor, sólo tendremos que iniciar un nuevo giro, y ya estaremos viajando dentro de la siguiente curva. Es tan fácil como eso. Tenemos que confiar en que los esquís están diseñados para virar

Desgraciadamente no gira igual un esquí de carving moderno que unas viejas tablas de slalom "de taller". La presión que tendremos que imprimir a estos últimos será mucho mayor que la que hagamos sobre el de carving y el radio de la curva resultante también será diferente, pero los principios generales que hacen funcionar a uno y a otro son exactamente iguales, sólo hay que ponerlos a trabajar y, quizás, "colaborar" con uno más que con otro. 

3. La velocidad adecuada 

Otro de los problemas que encontramos para conducir en las dificultades es la velocidad. Lógicamente, si no dominamos un terreno, vamos a reducir nuestra velocidad por pura prudencia, pero sin darnos cuenta caeremos en la trampa del deslizamiento. Yendo despacio contribuimos a que nuestros cantos corten peor, y encima, no nos podemos beneficiar de la inercia para mantener el equilibrio. También tendremos que hacer movimientos de aligeramiento exagerados y esto, posiblemente, nos desequilibrará. 

Quizás para controlar la velocidad estemos realizando erróneamente  virajes demasiado cerrados. Entonces deberemos pensar en lo que comentábamos antes acerca de dejar a los esquís hacer su trabajo. Si los forzamos no girarán fácilmente, con lo que nuestras pretensiones de controlar la velocidad mediante un viraje cerrado se verán frustradas o, en el mejor de los casos, terminaremos "fundidos" de luchar contra la nieve, en lugar de deslizarnos por ella. Para dar solución a esto existe un truco muy divertido. Veámoslo en el siguiente párrafo. 

4. Hacer ochos a una huella 

Un buen truco para no precipitarnos a girar más de la cuenta y para descender a la velocidad adecuada, es hacer "ochos" a la huella de un buen esquiador que nos preceda. Si intentamos esquiar justo encima de la huella que deja el esquiador que nos antecedía, posiblemente nos enganchemos o nos encarrilemos y la dificultad será mayor. Pero si dibujamos nuestra huella cruzándola a la suya, sólo coincidiremos con ella en el punto en que ésta es menos profunda. Así, como la trazada nos sirve de referencia, describiremos las mismas curvas que al otro le permitieron descender con efectividad, a una velocidad parecida y con un radio similar. Así descubriremos cuál es la cadencia, la velocidad y el ritmo adecuado, y quizás seamos capaces entonces de distinguir éstas de las que tratábamos de describir antes, seguramente más cerradas y lentas o rápidas y descontroladas. 

Por otra parte, el hecho de concentrarnos en la trazada del otro esquiador, nos mantendrá focalizados en la tarea de hacer curvas, y esto hará desaparecer otros pensamientos negativos que pueden distraernos.  

Y por hoy... nunca mejor dicho 

¡Buenas huellas! 

Carolo © 2001

 

Siguiente página del reportaje:
Página 2: Fuera de pista. ¡Y dos!


1 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    08/04/2016 23:37
    #1
    Gracias lin.
    A probarlo se ha dicho!

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!

Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de nevasport.com. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x