Noticias La actualidad más blanca de la red
Última actualización: 23/02/2020 a las 23:43:00 (CET)

Rossignol quiere reducir su huella de carbono a cero... y tiene mucho trabajo por delante

Rossignol quiere reducir su huella de carbono a cero... y tiene mucho trabajo por delante
Lograr que nada de tu proceso de fabricación deje una huella de carbono cero es un proceso farragoso y caro. Aún así, el Grupo Rossignol ha querido 'liarse la manta a la cabeza' y promete que para 2030 todo lo que salga de sus fábricas habrá sido y seguirá siendo totalmente respetuoso con el medio ambiente.
"Vamos a reducir la huella de carbono". La frase de moda entre muchas de las empresas que quieren dar una mejor imagen de cara a su cliente y además están concienciadas con la protección al medio ambiente. Pero la realidad es que un proceso así la mayoría de veces es lento y costoso. Si además la intención es reducir a cero, entonces hay que agarrarse los machos!.

Y sino que se lo digan a los del Groupe Rossignol. Bruno Cercley, CEO de la empresa francesa ha dado orden de reducir la huella de carbono a cero. Es decir, que todos sus procesos de fabricación van a ser no-contaminantes. Como si eso fuera poco, además pretende que las materias primas sean también renovables. Vamos, que esquiaremos con tablas fabricadas con maderas taladas responsablemente.

Para lograr todo esto ha creado un programa bautizado como RESPECT. Lo presentó a la prensa hace unos días, nada más acabar las fiestas de Navidad. Lo primero que dijo es que la industria de los deportes de invierno debe tener una especial sensibilidad ante el cambio climático. Que si bien Rossignol es el responsable de la emisión de unas 100.000 toneladas de CO2 anuales de los 160 millones que emite el sector de los deportes de invierno, y de las 53 mil millones de toneladas emitidas por todo el planeta, tienen la responsabilidad de reducir esta gota de agua en un mar de mala praxis ambiental.

Según un estudio encargado por la misma compañía, de estas 100.000 toneladas que emiten todas las empresas de Groupe Rossignol, el 56% proviene de los materiales, el 14% de enfriamiento, un 15% de electricidad, un 8% de transporte, 4% de servicios externos y finalmente un 3% de la famosa categoría "otros". A modo de comparación, ese mismo estudio informa que en las estaciones de esquí, el transporte se lleva un un 57%, un 33% para calentar edificios y pisado de pistas, 8% para "otros" y solo 2% para esquiar, lo que significa que cuando se ataca el esquí como práctica, realmente se hace con el objetivo equivocado...

Para revertir la situación y entrar en la era de la responsabilidad ecológica, Rossignol se ha fijado varios objetivos a través de su programa "RESPECT":
- Reducir un 30% su huella de carbono para 2030
- Reducir a cero su huella de carbono en 2050.
- Reducir sus residuos un 40% para 2025
- Implicar a sus empleados para que tampoco contaminen.

Bruno Cercley afirmaba que aunque todavía no tienen una hoja de ruta marcada, ya sabe que reducir esas últimas toneladas de residuos será lo que más quebraderos de cabeza les traerán.

Producción en Europa para contaminar menos en transporte
El 80% de los productos que fabrica la marca francesa se hace en plantas de nuestro continente. Si excluimos el material téxtil, esa porcentaje se incrementa hasta el 90%. Y es que Europa es el mayor mercado, de largo, para los productos de deportes de invierno. Así que fabricar y vender en el mismo sitio reduce la contaminación. Si China algún día llega a tener esos 300 millones de esquiadores que quiere tener, probablemente sí que habrá que ir allí a fabricar.

Rossignol cuenta con cuatro centros de producción además de su sede en Saint-Jean-de-Moirans (Isère, Francia):
- Sallanches (Alta Saboya, donde se fabrica principalmente producto Dynastar),
- Nevers (fijaciones Look, situada justo en el centro de Francia).
- Artés (Barcelona, de donde sale casi todo el producto Rossignol y alguna marca más como Roxy) y
- Montebelluna (Italia, de donde salen las botas Lange y los patines).

Todos ellos se encuentran a menos de 600 km de la plataforma logística de Saint-Étienne-de-Saint-Geoirs (Isère), lo que contribuye a reducir las emisiones relacionadas con el transporte.

En cada fábrica, se han tomado medidas eco-responsables. En Sallanches, el uso de un nuevo sistema de refrigeración mediante un sistema de circuito cerrado, redujo el consumo de agua en un 97%!. En Artés, donde tienen el certificado ISO 14001 desde 2012, el consumo de energía para la iluminación se ha reducido en un 51% y el de su plataforma logística en un 30% gracias a que el 100% de la electricidad ahora proviene de fuentes renovables. En la sede central de Rossignol, la instalación de 600 paneles solares debería garantizar una producción anual de alrededor de 200,000 kWh, lo que equivale al consumo de 87 hogares. Además, tres de las cuatro plantas de producción cuentan con la certificación ISO 14001, un estándar que garantiza el cumplimiento de una serie de requisitos ambientales. Se espera que la planta de Montebelluna la consiga este año.

Materiales reciclados y reciclables.
También se presta atención a los procesos de producción y los materiales utilizados. Rossignol está a punto de lanzar una nueva colección de esquís que sustituirá a la Serie S. Bautizada como Blackops, están fabricados con un núcleo de madera con certificación PEFC y FSC, dos etiquetas que garantizan que proviene de bosques gestionados de forma sostenible. La parte superior del esquí será reciclable en un 15% y las de las suelas se puede recuperar del 30 al 70% y el 100% de los cantos. Rossignol espera vender 50.000 unidades en el primer año, y tiene como objetivo generalizar el uso de este tipo de material en toda su gama para 2025.

En sus diversos puntos de venta, la compañía también ha comenzado a recuperar esquís viejos cambiándolos por vales. El proceso de reciclaje de un esquí es uno de los más complicados y caros. Aún así, los materiales recuperados vuelven a poder ser utilizados en el diseño de nuevos productos.

La ropa y complementos, una de las industrias más contaminantes del mundo, no se escapan del programa RESPECT. Para su fabricación se seleccionan materiales ecológicos. Los cascos por ejemplo, están hechos con un material presentado como 100% reciclable, sin compuestos orgánicos volátiles (VOC) o clorofluorocarbono (CFC). Los tejidos térmicos, lanas y cueros son sintéticos o de la industria alimentaria que tenga un certificado que garantice que no hay abuso animal. No obstante desde 2018 la marca francesa eliminó por completo el uso de pieles animales cuando lanzó la serie de ropa Atelier S, sin costuras ni termosellado con flúor.

Algunas líneas de ropa también usan materiales especiales como Sympatex, un tejido impermeable hecho completamente de elementos reciclados, sin PTEE (politetrafluoroetileno) o HPF (perfluorocarbonos).

Sympatex


Finalmente, el grupo está buscando reducir totalmente sus envases y cajas de cartón y plástico donde envía sus productos a distribuidores y detallistas. También planea eliminar gradualmente las instrucciones de sus productos para ofrecerlos on-line y reducir así también el uso de papel y tintas.

Además de haber tomado una parte activa en la reducción de la huella de carbono en todos sus procesos industriales y de producto entregado al cliente, además ha iniciado un programa para ayudar a asociaciones eco-responsables. Por ejemplo, el grupo se ha embarcado en un importante programa de plantación de 25.000 árboles a lo largo de este año 2020 en Tanzania con Reforest'Action. Bruno Cercley reconocía que "plantar árboles no será suficiente para hacernos verdes, pero puede ser el comienzo de una solución".

Como podemos ver, son muchísimos los procesos y puntos a tocar para poder lograr el objetivo de emisión cero: energías renovables, materias primas sostenibles, fabricación local, eliminación de plásticos en paquetes, de papel en los prioductos, etc,. etc, y etc... .Y esto en un gigante de los deportes de invierno como es Groupe Rossignol, con varias planas de producción y más de 1.500 empleados, cuesta todavía más. Por fortuna Rossignol es una empresa ya totalmente saneada, que presentó una facturación en su último ejercicio fiscal a 31 de marzo de 2019, de 370 millones de euros, un +7% en comparación con el año anterior.

1 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    19/01/2020 13:08
    #1
    Lo cierto es que las marcas que producen material para el disfrute de la montaña siempre han sido pioneras en sus compromisos ambientales, lo cual tiene su lógica.
    Me alegra ver que son compromisos reales alejados del greenwashing, aunque lo correcto hubiese dicho alcanzar una huella de carbono neta cero o compensar su huella de carbono, ya que llegar a cero es imposible ;)

    karma del mensaje: 11 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!

Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de nevasport.com. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x