Supervivencia extrema

Supervivencia extrema
Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Mikel Zabalza han regresado del Himalaya con «cara de póquer». Con un sentimiento de «frustración» , porque «después de haberlo intentado por todos los medios, el viento que llegó a los 100 km/h y las nevadas» les han impedido lograr el objetivo de subir al Everest por el corredor Hornbein de la cara norte en estilo alpino: sin sherpas, oxígeno ni campos de altura.
Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Mikel Zabalza han regresado del Himalaya con «cara de póquer». Con un sentimiento de «frustración» , porque «después de haberlo intentado por todos los medios, el viento que llegó a los 100 km/h y las nevadas» les han impedido lograr el objetivo de subir al Everest por el corredor Hornbein de la cara norte en estilo alpino: sin sherpas, oxígeno ni campos de altura.


Progresando en libre hacia el corredor Hornbein


Los tres alpinistas, en una comparecencia ante los medios de comunicación, hicieron ayer balance en Bilbao de la Expedición Naturgas'09. «Frustración es la palabra. Por no haber tenido una oportunidad sólida de poder intentarlo debidamente». Culpable fue la climatología, que dictó sentencia y abortó un intento serio que estuvo cerca de acabar en tragedia.


Intensa nevada a 7200 metros y de noche


Juan Vallejo lo resume: «El momento más crítico fue el ataque a cumbre, el 25 de septiembre. Partimos con una previsión meteorológica buena y entró una tormenta imprevisible. Empezó a nevar. Aunque no fue una nevada muy copiosa, provocó avalanchas por la cara Norte. Vivimos una situación crítica. En mitad de la noche tuvimos que salir reptando de la tienda. Un alud nos había sepultado. Fue un ejercicio de supervivencia extrema. Nos refugiamos debajo de una piedra para pasar la noche, y ahí se acabó el intento. Al amanecer descendimos como pudimos. A partir de ahí el mal tiempo se instaló y se acabó».

Aquel susto les reforzó. «De noche, en medio del alud no perdimos los nervios. Se activaron las autodefensas y actuamos con la pericia que da el oficio». Salieron el pasado 30 de agosto hacia la capital de Nepal, Katmandú. El 21 de septiembre vivaquearon en el collado norte, a 7.500 metros, en medio de una fuerte tormenta. La falsa mejoría llegó el día 25. El resto es historia. Después de dos semanas a la espera de un parte favorable, el 10 de octubre se vieron obligados finalmente a renunciar a su objetivo.

De lo que están seguros es de volver. «De cara al futuro, planes, mil, demasiados diría yo. Dependerá de los patrocinadores de Naturgas, que sigan confiando en nuestra forma de ver y de hacer alpinismo. Tenemos claro que no vamos a bajar el listón».

Artículos relacionados:


0 Comentarios Escribe tu comentario


    Escribe tu comentario





     

    Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
    AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

    Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Nivalis. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



    Lo más leído:

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x