El recuerdo

El recuerdo

Pepe llevaba ya dos años estudiando psicología en la facultad. Esa clase fue diferente... el profesor estaba explicando sobre los recuerdos perdurables y la obsesión de algunos padres en fijar recuerdos en sus hijos. 

Pepe escuchaba en diagonal pues empezó a soñar con imágenes de sus padres cuando él era pequeño...  estaba dejándose llevar...

El profe seguía dando la barrila con su tesis... -La mente humana es demasiado compleja para saber que recuerdos perdurarán y que es lo que pasa a formar parte de la basurilla mental- Esta frase despertó un poco a Pepe y pensó que la mayoría de los recuerdos que tenía con sus padres eran buenos. No recordaba basurilla de esa. 

El profe seguía con lo suyo...

-Los padres se empeñan en que sus hijos guarden en un saco todas experiencias positivas y que les perduren toda la vida, protegiéndolos de las malas experiencias para que de esta forma, alguna vez en su vida aparezca sin más esa feliz experiencia guardada y le devuelva a ese estado de felicidad y emoción que en su día le provocó... 

Pepe, sumido en su letargo de memorias, hizo un esfuerzo para recordar la mejor experiencia con su padre... 

Enseguida le vino a la mente ese día...  lo recordaba como si fuera hoy. Tendría él cuatro o cinco años... era un día soleado y el palmo de nieve virgen de la noche anterior centelleaba por ahí donde miraras. Su padre le llevó por una diagonal que nunca habían cogido antes... él le seguía. Sus pequeños esquís cabían perfectamente dentro de las trazas que abría su padre delante suyo. Confiaba en su papi. Llegaron a una bajada muy amplia y su padre le dijo:

-Puedes bajar sin miedo. Baja tu primero, así puedes tener toda esta nieve para ti solo. Mira, nadie ha pasado por aquí antes. Acuérdate de ir girando como te he enseñado. Cuando llegues a los árboles paras y me esperas.

Pepe había escuchado atentamente las palabras de su padre... miró unos segundos la pala pensando que si su padre le decía que bajara era por que que podía. Superó su miedo inicial y salió abajo con un -¡Vale papá!-  Aún hoy recordaba la agradable sensación de sus esquís presionando esa nieve esponjosa y fácil en cada uno de los giros que dio hasta los árboles. Fue una de las mejores sensaciones que jamás había tenido. 

En medio de la clase, sin querer y en voz muy alta Pepe soltó sin darse cuenta... -¡Gracias papá! 

Toda la clase se giró a mirarle.... él estaba con los ojos cerrados, tenía una sonrisa boba en la cara y estaba muy lejos del aula...  seguía esquiando en esa pala. 

14 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    29/10/2021 08:55
    #1
    Tengo recuerdos de estos, pero no uno mejor que otro, sino varios.... como si fuera ayer...

    gracias por recordar!

    karma del mensaje: 14 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #2
    Fecha comentario:
    29/10/2021 08:56
    #2
    ¡Seguro que todos tenemos alguno!

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #3
    Fecha comentario:
    29/10/2021 09:31
    #3
    Ufff, hay infinidad de buenos recuerdos, en la nieve casi todos son únicos, pero el que sí que recordaré cómo el que más, fue el primer día que pude subir a un telesilla con mis dos hijas y bajar una pista de verdad.
    No hay día de powder que pueda superar ese momento.

    karma del mensaje: 50 - Votos positivos: 4 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #4
    Fecha comentario:
    29/10/2021 09:45
    #4
    Brillante artículo. Muchas gracias. Creo incluso que todavía es mas feliz el recuerdo del padre que el del hijo.

    karma del mensaje: 32 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0

  • #5
    Fecha comentario:
    29/10/2021 09:48
    #5
    Bonito texto. Muy evocador. Gracias!

    En mi caso ese recuerdo sería en mi luna de miel haciendo cat-ski en Canadá. Pero no sería uno, sino un montón, porque a cada bajada yo repetía: "ha sido la mejor bajada de mi vida". Y mi mujer se descojonaba de risa. Qué recuerdos!

    karma del mensaje: 32 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #6
    Fecha comentario:
    29/10/2021 13:25
    #6
    Tengo muchos momentos, pero creo que un día de esquí en Utah hace algunos años (2011) con mis colegas y mi mujer

    karma del mensaje: 43 - Votos positivos: 3 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #7
    Fecha comentario:
    29/10/2021 14:09
    #7
    Uno de los mejores recuerdos a nivel de esquiador, fue un viaje con 6 amigos a los alpes.

    El primer día nevando todo el día y disfrutando en les Deux Alpes de 2 palmos de nieve nueva.
    Pero viento, niebla, nieve y muy mala visibilidad que convirtieron un día memorable, en uno de supervivencia.

    Por mala suerte al día siguiente al despertar nos encontramos casi dos palmos más de nieve encima del coche. Seguía nevando, pero poco. El problema era la niebla que nos encontramos y el drama para llegar a la Grave.

    Teníamos reservado un guía en la Grave, para poder disfrutar de todas las posibilidades que ofrece la Meca del freeride.
    Y aunque el día pintaba muy mal allí nos plantamos. Al llegar al telecabina ya nos dicen que toca esperar, el remonte está parado y no saben si podrán abrir todos los tramos.
    Al final tampoco nos importa mucho, la visibilidad era nula por la niebla.

    Llegan “ buenas noticias” el telecabina abre sus puertas hasta la cima. Pero ya nos indican que no hay visibilidad.
    Pero ya que estamos y hemos pagado al guía subimos, vamos subiendo y subiendo, y realmente hay un paquete épico, pero no vemos nada. Pasamos la intermedia y a pocos metros de llegar a la cima vemos que sale el sol.
    Increíble, no puede ser verdad tenemos sol, un metro de nieve nueva en la cima de los dos últimos días y frío.
    Creo que el resto no hace falta contarlo, cuando compartes un día de esos con alguien ya sabes que esa amistad es para toda la vida.

    karma del mensaje: 26 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #8
    Fecha comentario:
    30/10/2021 11:20
    #8
    Los buenos recuerdos perduran.... los malos, ¡"basurilla mental"!! :) :) :) :) :)

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #9
    Fecha comentario:
    30/10/2021 22:20
    #9
    ;)

    karma del mensaje: 14 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #10
    Fecha comentario:
    02/11/2021 10:08
    #10
    Enorme, tengo tantos, algunos muy recientes, otros borrosos de cuando tenía 5/6 años y necesitaba poco más que un poco de nieve (me daba igual si habia nevado o no) y un chocolate caliente al acabar el día!

    BUAH! que grande!

    karma del mensaje: 14 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #11
    Fecha comentario:
    02/11/2021 17:53
    #11
    Hay muchos buenos recuerdos. Difícil quedarse con uno solo. Seguramente hoy elegiría uno y dentro de unos días, otro.

    karma del mensaje: 14 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #12
    Fecha comentario:
    08/11/2021 18:31
    #12
    #7 no tendrás imágenes de esos días? me encantaría ver y leer más!

    karma del mensaje: 14 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #13
    Fecha comentario:
    08/11/2021 19:59
    #13
    #12 Pues de ese día creo que las únicas fotos que tengo son del grupo.
    Poco tiempo tenía para sacar el teléfono con lo que me quemaban las piernas y el trabajo que tenía para no perder al grupo.
    Pero es de aquellos días que recordaré toda la vida, nieve profunda y estable, muchos de los couloirs típicos como la banana, que siempre son baches y hielo, eran una alfombra d’aquellas que te frenan en cada giro para encarar el siguiente…

    karma del mensaje: 27 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #14
    Fecha comentario:
    12/11/2021 17:23
    #14
    Un amigo me envía esto por watsap...

    Lo veo genial y creo que vale la pena ponerlo en el post.



    "Esta historia me ha recordado que el otro día hablando de mi padre, comentamos que cuando teníamos entre 12 y 15 años, hace unos 35 años, en Baqueira cuando cerraban la estación a las 17:00h ponían la canción de Heidi.

    Pues bien, cada día de esquí los 5 hermanos que esquiábamos, pues la peque todavía no esquiaba y se quedaba con mi madre, podíamos ir por libre durante todo el día y esquiar por donde quisiéramos pero a las 17:00h teníamos que estar todos puntuales en el Cap de Baqueira, arriba del telesilla 3 y allí nos esperaba mi padre.

    Cuando todo el mundo ya había bajado bajábamos los 6 en paralelo hasta casa sin parar, era una gozada. Esto lo hicimos cada día de esquí hasta durante 4 o 5 años hasta que dejaron de poner la música de Heidi.

    Además me acuerdo que esta tradición les encantaba a los pisteros y a la gente de los remontes, porque le decían a mi padre: "Ya pueden bajar porque no subirá nadie más" y entonces empezábamos a bajar solos , sin más esquiadores por la pista. Era una gozada, no era cuestión de velocidad sino que era cuestión de disfrutar toda la familia esquiando juntos".


    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!

Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Diario de un friki. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x