Normas de comportamiento | Foro de ayuda y tutoriales | Normas de seguridad y esquí Síguenos desde Facebook Síguenos desde Twitter Síguenos desde Vimeo Síguenos desde Youtube Síguenos desde Instagram
Cambia de foro:
Hola amigos y compañeros
Soy profesor en una escuela de esquí en España, y quiero reforzar mi visión sobre la técnica que algunos llamados profesores de esqui alpino defiende y de la cual yo no estoy de acuerdo
Resulta, que utilizan los dos bastones, para ponerlos en la cadera o abdomen del alumno, para sujetarle en el descenso y cuando están aprendiendo hacer la cuña, y a su vez el profesor se encuentra de espaldas a la pendiente y de cara al alumno.

Yo opino lo siguiente:
1.- Cuanto menos se toque al alumno en la enseñanza mejor
2.- Utilizar medios que puedan provocar lesiones a los alumnos, por mi parte deberían estar prohibidos.
3.- Podemos provocar una denuncia o queja, en el caso que por desequilibrio toquemos partes del alumno intimas o vitales

¿Que opinais de esta técnica que no he encontrado en ningún libro, y que la defienden alguna como eficaz y de pedagogía?



Editado 1 vez/veces. Última edición el 28/02/2019 20:46 por Miguel M..

  Responder Responder citando
Karma del mensaje: 9 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0
Gracias Positivo Positivo  Negativo Negativo
Y yo toda la vida pensándome:

- que las cuarentonas querían un joven maromo que las sujetara con fuerza

- que las adolescentes se caían lascivamente hacia los genitales del personal (algunas hasta te alcanzan el culo a mano abierta) por error

- que los maromos tutelados por esa vikinga hecha profesora de esquí le cogían de las trenzas para no caerse

Y resulta que nada de eso.

Hasta me llamaron profesor de esquí.

Toda la vida engañado. ¡Qué tristeza se desata en mi corazón! :crying:

  Responder Responder citando
Karma del mensaje: 68 - Votos positivos: 5 - Votos negativos: 0
Cita
SnowCowboy no-login
Y yo toda la vida pensándome:

- que las cuarentonas querían un joven maromo que las sujetara con fuerza

- que las adolescentes se caían lascivamente hacia los genitales del personal (algunas hasta te alcanzan el culo a mano abierta) por error

- que los maromos tutelados por esa vikinga hecha profesora de esquí le cogían de las trenzas para no caerse

Y resulta que nada de eso.

Hasta me llamaron profesor de esquí.

Toda la vida engañado. ¡Qué tristeza se desata en mi corazón! :crying:

:lol2::lol2::lol2:





  Responder Responder citando
Karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0
Gracias Positivo Positivo  Negativo Negativo
Los profesores de esqui de Senegal no tenemos esos problemas.:oh!: :lol2: :lol2:

  Responder Responder citando
Karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0
Gracias Positivo Positivo  Negativo Negativo
Ahora en serio, un debate sobre un tema como este siempre es interesante.

El problema es cuando se propone con un lenguaje del tipo: "llamados profesores", un "deberían estar prohibidos" en relación a unos ejercicios, etc

Está claro que tocar a un alumno, en cualquier circunstancia, siempre es un problema. Hoy todavía más, que además de castos nos hemos vuelto imbéciles.

De hecho, bien usados, los bastones pueden valer para, precisamente, evitar ese contacto físico.

Hay circunstancias dónde el alumno se bloquea mentalmente y necesita sujetarse a algo.

Lo más recomendable sería dar un paso atrás en la evolución, pero si la base está bien asentada, la palabra por más buena que sea no siempre sirve.

Un asidero, en forma de "barra", como un bastón paralelo al suelo, puede ser aquél elemento que ayude al alumno a superar su miedo.

E insisto en asidero, y no en la forma que ha comentado RUL, porque no hay necesidad de acercar el bastón al abdomen.

El alumno debe aprender a bloquear su musculatura.

Tampoco es "sensato" a priori que el alumno no descienda porque tiene las manos sujetas a unos bastones cruzados a modo de barra.

Pero si consiguen no escurrirse ya están empezando a poner su cuerpo como deben y con la tensión necesaria.

Unas cuantas indicaciones y un guiado de esa "barra" por parte del profesor, pueden traer un buen final de clase con un alumno que ya no se agarra a nada.

El profesor no tiene por qué tocar al alumno más allá de poner una rodilla un poco así o asá como mucho.

Durante un tiempo utilicé un palo fijo de competición (los que no llevan rosca) en clases particulares, colectivas y hasta en mi esquí libre.

Recuerdo más de un alumno que funcionaba en el llano, absolutamente bloqueado en lo alto de una bajada de una cinta de debutantes.

Como también recuerdo dejar a más de uno con el palo a modo de barra y alejarme dos metros cuando ya dominaban.

La sonrisa que se les dibujaba cuando veían que ya iban solos no tiene precio.

La barra es la interfície que ayuda al alumno a cogerse a algo, y al profesor le ayuda a no tener que ser esa cosa a la que el alumno se agarra.

También se puede usar esquiando en paralelo, pero para eso los bastones suelen quedar cortos y es mejor un palo tipo "Liski o Dalloz".

Hay muchos alumnos a los que les cuesta entender que un mecanismo que tienen para controlar su velocidad es terminar sus giros.

Agarrados de esa barra uno puede obligarles a terminar el giro ejerciendo como la punta de un compás.

En esquí libre ese bastonazo tiene otra aplicación. Y es que es diferente ir clavando los bastones que utilizar uno largo a modo de remo.

Una manera bien extraña de marcar los giros. Apto para pisteros en días de niebla inspeccionando zonas para su apertura o cierre.

Es evidente que no hay que tocar más de la cuenta. Hay gente que es "sobona" y hay gente que además de escrupulosa con el contacto, le sienta mal.

A veces se dan situaciones un poco difíciles, hasta cómicas.

No será la primera vez que una debutante con unas tetas operadas tamaño XXL aparece escotada en lo alto de una cinta.

Habrá la que esté encantada de que la levanten y la ayuden como sea y habrá la que al mínimo contacto pensará que le están mirando las tetas y buscando la estrategia del contacto.

O acaba alguien debajo o encima de alguien por una caída, y sí, te tiraron a ti también y acabaste con la cara demasiado cerca de la cara, el busto o el pubis de alguien que es un alumno.

No pasa nada. Simplemente hay que fijarse en quién se tiene delante. Y por qué no, preguntar. Con la respuesta uno ya sabe qué puede y qué no puede hacer.

Hay personas que el mero hecho de que las toquen cuando perciben un peligro y están tensas les desboca y les bloquea aún más.

Hay otras, en cambio, que buscan ese contacto y les ayuda.

Con las primeras habrá que ir despacio, modulando bien la voz y midiendo bien las palabras.

Con las segundas el bastón puede ayudar y unas pequeñas correcciones con un contacto bien medido les servirán.

Ni hace falta prohibir, ni tampoco ir sobando.

Sólo hace falta tener ojos en la cara y no ser un malpensado.

A los histéricos que ven contactos sexuales dónde no los hay, machismos aquí y allá, en definitiva a toda esa caterva de agitados histriónicos, ni caso.

Por más periódicos que vendan y más clicks generen.

  Responder Responder citando
Karma del mensaje: 78 - Votos positivos: 6 - Votos negativos: 0
Hola,
Una pregunta, parcialmente relacionada con lo que hablamos, y sólo por curiosidad: últimamente he visto monitores bajando de la mano con debutantes, y otros cogidos de la cintura en plan trenecito chu-chu...Como lo he visto en varias ocasiones me pregunto si es algo conocido o una nueva moda ( los monitores que vi eran todos de la misma escuela). Yo todavía estoy aprendiendo (y lo que me quedan) pero me parece que cogerme haría que me mal acostumbrara... Desde luego yo intento que no me ayuden ni a levantarme, por una cuestión de tener confianza y autoestima, más que por otra cosa...
Lo de los sobeteos me ha resultado muy gracioso, yo que bajo super concentrada pensando 'la cadera, los hombros, el peso, la flexión extensión, los tobillos, que viene más pendiente, ay Dios mío! Recupera la posición, toca la bota para poner el peso contra la pendiente, levanta el esquí de dentro, no te pliegues! no totes!'..etc :lol2: :lol2: :lol2: No queda un segundo para pensar en tetas y culos la verdad :lol2:

  Responder Responder citando
Karma del mensaje: 29 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0
Gracias Positivo Positivo  Negativo Negativo
1- mejor en unos casos, peor en otros, porque no hay dos alumnos iguales

2- los esquís pueden provocar lesiones, las botas también, la misma nieve, por poder todo puede provocar una lesión, ¿qué prohibimos?

3- podemos provocar denuncia a queja hasta por respirar, hay que moverse con naturalidad y sabe lo que uno se trae entre manos, y nunca mejor dicho.

Quiero visualizar la forma en la que dices que esos "pseudoprofesores", entre los que no quieres incluirte y calificados así sólo por esa utilización de los bastones, y creo que es cogidos por su extremo inferior y apoyando los puños en las crestas ilíacas del alumno, a modo de retención y como forma de facilitar las curvas mediante una ligera rotación de cintura, bajando el profesor de espaldas ¿es así?.
No le veo yo mayor problema si es algo puntual y con el objetivo de que el alumno adquiera confianza y se acostumbre al deslizamiento sin tener que estar pensando en controlar su velocidad y dirección.
Hay que poner todo en contexto, y creo que has aislado un ejercicio de su conjunto, calificando además a los que lo realizan poco menos que de farsantes.
Me gustaría conocer la opinión de esos alumnos, porque la tuya no me gusta un pelo.

  Responder Responder citando
Karma del mensaje: 40 - Votos positivos: 3 - Votos negativos: 0
Autor:

Su dirección de correo:


Asunto:


Mensaje:

Foros nevasport.com @ 2019
nevasport.com | noticias | reportajes | estaciones | nevablogs | foros | mapa del sitio | Publicidad | Contáctanos | Aviso legal | Política de privacidad
Normas de comportamiento | Foro de ayuda y tutoriales | Normas de seguridad y esquí
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x