Web de Fernando Wilhelmi sobre Sierra Nevadaaa




Buscar en esta web

TREVÉLEZ - Cortijo Piedra Redonda - Siete Lagunas - Piedra del Yunque - Alcazaba - Goterón - LAG. DE LAS CALDERETAS - Puntal de Vacares - Reguera de los Caños - Rio Juntillas - Acequia Vacares - El Horcajo - Rio Trevélez - TREVELEZ.

Tiempo: 2 días
Croquis día 1: Trevélez - 7 Lagunas
Croquis día 2: Siete Lagunas - Vacares - Trevélez
Plano de la ruta -Sur       Plano de la ruta - Norte

Piedra del Yunque, a la izquierda, el Mulhacén

La primera parte de esta ruta coincide plenamente con la descrita en la ruta Nº6 de la web, Trevélez - Mulhacén, por lo que a ella me remito para llegar hasta Siete Lagunas.

Una vez en Siete Lagunas (2.900m), hasta donde habremos tardado unas 5 horas (con mochilas pesadas), debemos dirigirnos hacia la Loma de la Alcazaba, para sin perder ni ganar altura, cruzarla en dirección NE, hasta encontrar la Piedra del Yunque (2.900m, unos 45 minutos), muy característica por su extraña forma, parecida al yunque de un herrero. Dejando las mochilas en los alrededores para subir más cómodos, ascendemos a la Alcazaba siguiendo la Loma, tardaremos alrededor de 1 hora.

Desde la cima de la Alcazaba (3.371m) se puede contemplar una de las mejores vistas de Sierra Nevada: Hacia el S.W., Veleta, Los Machos, Mulhacén con la Lag. de la Mosca a sus pies; un gran vacío al Norte, hacia el Rio Genil (más de 800m de precipicio), y ya en dirección N.E., el Puntal de Vacares, y toda la cuerda hasta Juntillas y Cerro Pelao.

Tras disfrutar un rato de la cima, volvemos sobre nuestros pasos a buscar las mochilas (30min), y un poco por encima de la piedra del Yunque nos dirigimos hacia la Cañada del Goterón, haciendo una media ladera descendente en dirección a una bonita cascada que vemos bajo los tajos del Goterón. Es un tramo un poco incómodo, ya que es terreno suelto que resbala bastante. Al llegar a la cascada, la cruzamos por arriba, y sin perder altura, cruzamos la cañada del Goterón hasta quedar justo bajo las Lagunas de las Calderetas, que a duras penas habremos podido distinguir hasta ahora, ya que están ligeramente más altas que la piedra del Yunque (sí se ven muy bien desde la Alcazaba). Siguiendo las chorrerillas de desagüe alcanzamos cualquiera de las Lagunas (alrededor de 1'15 horas desde el Yunque), justo bajo el Puntal del Goterón, donde pasaremos la noche en un lugar realmente precioso (2.900m).

Al dia siguiente, podemos subir a la arista divisoria de los 3.000m por una empinada cuesta que termina justo antes del Puntal del Goterón (3.066m), para ascender a éste por su vertiente Norte. Con las debidas precauciones (la arista tiene algún paso donde hay que poner las manos) seguimos la Arista hasta llegar al Puntal de Vacares. Si lo preferimos, podemos dirigirnos directamente hacia éste último, acortando el trayecto y evitando las dificultades de la arista (45min.)

Desde la cima del Puntal de Vacares (3.136m) se puede disfrutar de una nada habitual vista de la Alzcazaba, con los impresionantes tajos del Goterón (así llamados por las grandes gotas de agua que caen a plomo hasta su base en el deshielo) en primer plano. Igualmente bonita la panorámica hacia el Veleta y el Cerro de los Machos, que nos enseñan sus verticales caras Este.

Laguna de Vacares

La bajada hasta la Laguna de Vacares comienza con una marcada vereda que desciende rápidamente por una empinada pendiente, para más tarde perderse una vez nos acercamos a la Laguna, aunque no hay problema para llegar hasta ella (unos 30 min.).

La Laguna de Vacares (2.900m) es la más "misteriosa" de Sierra Nevada. Hay numerosas leyendas que pretenden explicar su origen, e incluso debido a su color oscuro, más cuanto más al centro, se decia que no tenía fondo, y que comunicaba directamente con el mar, mediante pasadizos subterráneos.

En cualquier caso, es una bonita laguna, de tamaño considerable y aguas de un azul inusualmente intenso.

Comenzamos ya el descenso hacia Trevélez, bajando desde la Laguna en dirección al Rio Juntillas. Un poco más abajo comienzan a nacer las chorreras que desaguan la laguna, y que forman la Reguera de los Caños. Vamos buscando el camino, siguiendo el curso de los arroyos, hasta llegar a su unión con el Rio Juntillas, a la altura de la "Isla de la Juntilla" (1h, aprox). Justamente en ese lugar, nace la Acequia de Vacares, que discurre por toda la falda de la Loma Pelá en dirección Este, a unos 2.400m. Debemos seguir la vereda que acompaña a la acequia, aunque a veces se separe de ella para evitar zonas tajadas.

Conforme vamos avanzando, se nos va abriendo un expléndido panorama a nuestras espaldas: La impresionante Loma de la Alcazaba, la Cañada del Goterón, la Loma de Vacares y la Reguera de los Caños... Al mismo tiempo, el valle de Trevélez empieza a aparecer tras la Loma de la Alcazaba, con todo su verdor. Abajo vemos correr el Rio Juntillas, próximo ya a unirse al Rio del Puerto, que baja del Puerto de Jérez/Trevélez, antigua via pecuaria y paso natural entre las comarcas del Marquesado y la Alpujarra.

Debemos continuar por la vereda, bien marcada, hasta llegar casi encima del Horcajo (la zona de la unión de los mencionados rios). Entonces tenemos dos opciones:

· Una vez nos encontremos justo encima del Cortijo de las Jesusas (muy característico por sus cuatro grandes mimbres), que divisamos más abajo, podemos dejarnos caer campo a través en esa dirección, para una vez alcanzado, buscar los siguiente cortijos hasta dar con la vereda que los recorre, que dependiendo de la época del año encontraremos más o menos marcada. Dicha vereda nos llevará hasta la Vereda del Puerto, mucho más marcada, que descenderemos hasta la junta de los Rios Juntillas y del Puerto.

· La otra opción consiste en continuar por la vereda de la acequia de Vacares, en sentido ascendente, hasta encontrar la vereda del Puerto, que igualmente descenderemos hasta la Junta de los Rios.

Cortijo de las Jesusas y Alcazaba

Si vamos bien de fuerzas, y no nos importa caminar campo a través, yo os recomiendo la primera opción, por las preciosas vistas de la Alcazaba que se pueden contemplar desde los cortijos. Eso sí, es territorio de mucho ganado vacuno, mejor extremar las precauciones si nos cruzamos con reses, manteniendo las distancias.... El camino es más incómodo, pero más bonito.

Una vez alcanzada la junta de los Rios Juntillas y del Puerto (2h desde la Isla de la Juntilla), zona conocida como el Horcajo, encontramos unos cortijos antiguos, con su correspondiente era. Es un lugar magnífico para darse un refrescante baño, en las preciosas y heladas pozas que forma el rio que tras la unión de los dos antes mencionados, pasa ya a llamarse Trevélez.

La vereda que traemos (la del Puerto) pasa justamente por delante del cortijo, y se dirige en suave descenso hacia Trevélez, al principio más accidentada por lo encajonado del rio, para muy pronto deslizarse suavemente junto al mismo, cruzando varias "islas" de prados de un verde intenso, y ganando poco a poco en frondosidad, humedad y frescor. La vegetación se hace en algunos sitios exuberante, hay agua por todas partes, incluso en muchos tramos, debemos tener cuidado para no empaparnos los pies. Tras andar alrededor de 2'30h desde el cortijo, llegaremos al Molino Altero, donde encontramos un carril de tierra rojiza que en escasos 10 minutos nos conduce al barrio medio de Trevélez, justo a la plaza de la Iglesia. Por cierto, que si el calor y el hambre aprietan y os apetece acabar la ruta con un buen "homenaje", pasaos por Casa Julio, enfrente de la Iglesia, donde Mª Carmen y Julio os atenderán estupendamente... Podeis decirles que vais "de mi parte"...