Web de Fernando Wilhelmi sobre Sierra Nevadaaa




Buscar en esta web

Esquí de Montaña

Ascenso al Tosal del Cartujo. Al fondo, su arista.

Sierra Nevada es un lugar maravilloso para practicar el esquí de montaña, debido sobre todo a la orientación de sus laderas, su magnífica meteorología y la gran cantidad de cimas de más de 3.000m, que aseguran largas travesías sin escasez de nieve. Las caras Norte de casi todas los picos son muy escarpadas, con profundos cortes o tajos y chorreras que se despeñan vertiginosamente hacia el Genil. En cambio las orientadas al sur son suaves lomas que descienden poco a poco hacia las Alpujarras y el mar. Gracias a ellas se puede subir con los esquís puestos a todas las cimas importantes.

Los extremos del macizo de Sierra Nevada se localizan en el Peñón de La Polarda, en la provincia de Almería y en el Cerro del Caballo, ya en Granada. La zona almeriense tiene menor altitud, rondando los 2.500m sin alcanzar nunca los 3.000m. Se trata de una zona fácil de recorrer por la cuerda pero de mucha dificultad por su cara norte, debido a lo escarpado del terreno. A partir del Picón de Jeres, las cimas superan sin interrupción los 3.000m. hasta del Cerro del Caballo, pasando por los 3.482m del Mulhacén, techo de la península. Esta sucesión de tresmiles forma un eje que separa perfectamente la divisoria de aguas de la vertiente atlántica (al Norte) y la mediterránea (al Sur).

Raspones de Rio Seco

La climatología de Sierra Nevada es típica de alta montaña, muy distinta del clima que por su situación geográfica tan meridional se podría esperar. Los períodos de buen tiempo pueden ser largos incluso en invierno, caso en que las travesías son realmente magníficas. Sin embargo, el mal tiempo también puede hacer acto de presencia en cualquier momento. Las borrascas suelen entrar desde el atlántico, y se emplean con especial violencia cuando vienen acompañadas de vientos fuertes, cosa bastante frecuente debido a la proximidad al mar y a la ausencia de otras montañas de altura que la protejan. Debido a las nevadas muy venteadas es muy común encontrar grandes cornisas voladas sobre accidentes del terreno (tajos o simples elevaciones) que añaden dificultad (y diversión) a las bajadas.

Una característica muy definida de "La Sierra" es la brusquedad de sus cambios meteorológicos; en un par de horas podemos pasar de disfrutar de un día primaveral con sol radiante y temperaturas agradables a vernos en la necesidad de "huir" de la tempestad de nieve y viento buscando cobijo en algún refugio. Incluso en condiciones de buen tiempo la diferencia de temperaturas diurnas y nocturnas suele ser muy extrema, por lo que hay que ir siempre muy bien preparado.

Alcazaba y Mulhacén

Respecto a la nieve, suele caer a partir del mes de octubre, aunque es desde noviembre cuando es más segura su presencia en las cumbres. En abril o mayo comienza el deshielo, y en julio o agosto suelen quedar únicamente algunos ventisqueros en lugares donde el viento acumula grandes espesores durante el invierno. La raya de la nieve se suele situar en los 2.000 metros, sobre todo en la cara Norte. En la vertiente Sur lógicamente está más alta, unos 2.300 ó 2.500m dependiendo de la cantidad de nieve que haya caido ese año. La calidad del manto blanco es muy variable, siendo bastante común el hielo "transparente" en los primeros meses del invierno, en que las temperaturas no son lo suficientemente bajas para que nieve y cae una lluvia muy fría que lo deja todo como una pista de patinaje. A partir de abril se puede disfrutar de la nieve primavera, que no es tan pegajosa como en otras cordilleras y permite un esquí fácil y seguro. Las avalanchas no son tan frecuentes como en otros lugares, pero "haberlas haylas", sobre todo en laderas muy empinadas como los Tajos de la Virgen, la Carihuela del Veleta, vertiente Oeste de la Alcazaba, el Goterón, Oeste del Mulhacén... Debemos tomar todas las precauciones posibles.

El Cerro del Caballo, Tosal del Cartujo, Elorrieta, Cerro de los Machos, Laguna de Río Seco y Refugio de Poqueira, Mulhacén... son excursiones fáciles que permiten disfrutar de la montaña en un solo día, partiendo desde la estación de esquí. Para los más preparados, la parte Noreste de Sierra Nevada, Picón de Jeres, Pico del Cuervo, Alcazaba, sitios que requieren un mejor conocimiento de la montaña en invierno.

Rutas de Esquí de Montaña en Sierra Nevada