Reportajes Viajes y aventuras en la nieve de nuestros visitantes
Última actualización: 18/10/2020 a las 18:36:00 (CET)

Montañas a vela: Ski & Sail en Noruega

Montañas a vela: Ski & Sail en Noruega
Fiordos, nieve, mar, sol de abril con ganas de medianoche… un ski and sail en Noruega es siempre especial, pero si la aventura tiene como barco de referencia el mítico velero Christian Radich, el viaje es único.

Los esquís y un barco de vela… de los Alpes hacia el sur parece un anatema. Pero, por suerte, existe Noruega para romper ese tópico y enseñar lo natural que es navegar en el mar y esquiar o hacer snowboard en la montaña. Cada viaje a tierras escandinavas es un descubrimiento y, a pesar de que son ya multitud de experiencias tanto en Suecia como en Noruega, los nórdicos nunca dejan de sorprendernos.

Cuando uno se embarca, nunca mejor dicho, en un ski and sail siempre tiene esa contradicción interna entre la navegación (y ese mareo que lleva aparejado para los poco duchos en cuestiones marítimas) y la alta montaña. Si bien es cierto que en veleros pequeños puede ser incómodo a veces, el barco que nos ocupa supera los 50 metros de eslora, por lo que hay espacio hasta para montar un trazado de fondo si la cubierta está nevada.

Exageraciones a parte, la llegada al puerto de Alessund, ciudad pesquera al norte de Fjordland y punto de partida, ya deparaba una semana de emociones cuando llegamos a finales de abril. El evento en este antiguo barco escuela lo montaba la revista Fri Flyt, publicación de prestigio en Escandinavia. Por lo que bajo los tres espectaculares mástiles visibles desde toda la ciudad se agolpaban ya, a nuestra llegada, gentes de rubias melenas vistiendo ropa técnica de montaña y oteando el horizonte en busca de la ruta a seguir en dirección a los míticos fiordos.

En total 50 pasajeros ávidos de la experiencia entre los cuales los únicos no escandinavos, éramos una pareja suiza, un turco residente en Londres y con mucho éxito, por lo que pudimos ver, entre los bellezones con los que tuvimos la suerte de compartir singladura… y nosotros.

Viento en popa a toda vela
Montañas a vela: Ski & Sail en Noruega @Marc Gasch
Montañas a vela: Ski & Sail en Noruega @Marc Gasch
Fotos: Marc Gasch en Skishock Magazine

El primer día de viaje consistía en una experiencia de navegación a mar abierto en la que los pasajeros nos poniamos el gorro de grumete para ayudar en todas las tareas del barco. Eso incluía trimar las velas encaramados al primer trinquete, lo cual significa que pasamos durante largos bordos a una altura de 10 m. sobre el gélido Mar del Norte.

La experiencia fue divertida y muy recomendable, siempre que no se tenga vértigo, ya que sirvió para romper el hielo entre los distintos grupos embarcados. Tras esa sensación a lo Roald Amundsen embarcado en el Maud en busca del Polo Norte, llegaron los días de calzarse los esquís. El resto de viaje, y ya en el interior de los fiordos de la región de Møre og Romsdal, olvidamos nuestras ínfulas de explorador del siglo XIX para centrarnos en la no menos ardua labor de subir esas moles que surgen del fondo del mar.

Acabamos en el interior del fiordo más popular de la zona, el Geirangerfjord, muy bonito y con más de 250m de profundidad. Vimos pasar alguno de los enormes cruceros de la zona lo que nos hizo sentir especialmente privilegiados al estar embarcados en un histórico barco de vela y no en un hotel flotante. Esto prometía.

Los mejores días de nuestras vidas
A quién le guste sentirse vivo, este es un viaje para no perderse. La reunión con al menos 10 guías, todos locales, la primera noche tras estar colgados de la mayor durante buena parte de la jornada fue clarificadora. El principal mensaje: “aquí venimos a pasarlo bien”. Dicho esto, lo que vino hasta la vuelta a España fueron pateadas interminables entre helechos y bosques, foqueadas con todo tipo de nieves y descensos que devuelven la confianza en la harmonía del universo.

Las ascensiones las hicimos alrededor de diferentes picos de los Sunnmore Alps. Se trata de montañas de hasta 1.700 m de altura, alguna de las cuales emergen directamente de las profundidades de los fiordos. El Slogen y el Skarasalen fueron dos de los elegidos pero en realidad lo importante no es la cima seleccioda en este viaje ya que eso depende de las condiciones de meteorología y nieve. Lo básico es encontrarse a gusto con el grupo y disfrutar de unas vistas en las cimas que dan la medida de un país que es la perfecta combinación entre mar y montaña.

Ascensiones pico Noruega en esquis. @Marc Gasch
Botas puestas y esquís a la espalda a por las cimas de los Sunnmore Alps. Foto: Marc Gasch en Skishock Magazine

Ski and Sail Noruega. Fotos: Marc Gasch
Ski and Sail Noruega. Fotos: Marc Gasch
Ski and Sail Noruega. Fotos: Marc Gasch
Ski and Sail Noruega. Fotos: Marc Gasch
Fotos: Marc Gasch en Skishock Magazine

Este viaje, para mi, resultó justo 10 días después de volver de la 34ª edición de la Marathon des Sables en Marruecos. Aún con arena en las orejas, callos en los pies y una cintura de avispa. Me sentía capaz de todo. Junto con el fotógrafo, Marc Gasch, snowboarder reconvertido en ciclista de piernas depiladas de las que siempre quieren más, nos apuntamos el primer día con el equipo de los “geypermans”. En una subida de más de 1.500 m de desnivel por nieve papa y una bajada adaptándanos a las circunstancias descubrimos que, al final, los vigoréxicos escandinavos eran menos lobos de lo que parecían. Así que el grupo de 12 machos pelo (rubios ellos) en pecho disfrutamos de una ascensión en la que cada cual marcó su terreno sin llegar a las manos. Por la noche en la cena nos reímos muy mucho de las manías montañeras de cada uno… ¡Cervezas para todos!.

El segundo día decidimos que la pareja ibérica se acoplaría al grupo más tranquilo porque, de hecho, era el que más se reía y, además, estaba cargado de escandinavas con ganas de una semana loca (montañeramente hablando). La ascensión nos permitió sacar centenares de fotos, hablar del futuro de la humanidad y la problemática del arenque en los mares polares. Vamos, que el altísimo logro social conseguido fue inversamente proporcional al esfuerzo físico desarrollado.

Marika Kielland, una marchante de arte noruega afincada en Londres que apenas pasa de los 30 años, explicaba que practicaba ocasionalmente el esquí de montaña en sus vacaciones en Noruega pero había decidido apuntarse al Christian Radich para “descubrir los fiordos del oeste de Noruega en los que no había esquiado nunca”. Su amiga Astrid Berild, médico en el norte de Noruega, destacaba la “camaradería a bordo, el buen rollo entre la gente y los paisajes”. Ambas tenían un nivel de esquí medio aunque por juventud y espíritu eran capaces de darlo todo en la montaña. Uno de sus amigos, el turco Kemal Yalcinkaya quizá fue el que más sufrió del grupo... pero vamos, que todos hemos hecho locuras por amor, como apuntarse a un ski and sail sin haber hecho esquí de montaña en su puñetera vida.

El resto de días decidimos dedicarlos a grupos intermedios con los que siempre descubriamos capacidades humanas de adaptación al medio natural que sólo pueden tener los nórdicos. ¡Cómo les gusta a esta gente hacer el cabra!

La vida a bordo
En el barco hay mucho espacio en cubierta y se duerme en un dormitorio común que alterna las literas empotradas con las hamacas típicas de los marineros más rudos, colgadas por doquier. Se puede escoger donde dormir. Como nostros somos deportistas aburguesados, nos quedamos con las literas que, además, tenían unos cajones internos ideales para meter toda la ropa. El orden en un barco es fundamental.

Christian Radich. Foto: Marc gasch
Christian Radich. Foto: Marc gasch
Christian Radich. Foto: Marc gasch
Christian Radich. Foto: Marc gasch
Fotos: Marc Gasch en Skishock Magazine

El desayuno era a primerísima hora de la mañana tras lo cual se partía en barcazas desde el barco hasta el pequeño muelle escogido más cercano al incio de la ruta de ese día. De vuelta al barco, ya entrada la tarde, una ducha era obligatoria igual que la cerveza antes de la cena. La comida en el Christian Radich es entre buena y excelente con cocineros propios que se dedican a unas viandas prácticas y con las calorías suficientes para mantener a la tripulación motañera a tope para los cinco días de salidas con pieles de foca.

La convivencia en el dormitorio fue excelente, con gente capaz de entender lo que es la vida en común en un espacio limitado, y a le vez descubrimos que el taciturno carácter de la gente del norte no lo aplica a los meses de primavera en que el sol les invita a olvidar sus duros inviernos a base de cháchara y buen rollo.

El barco: Christian Radich
 Christian Radich. Foto: Marc gasch
Buque noruego Christian Radich. Foto: Marc Gasch en Skishock Magazine
Christian raich
Christian raich
Fotos: Marc Gasch en Skishock Magazine

El buque es un tres mástiles con 62 m de eslora con casco metálico sencillamente espectacular. Tiene una larga historia desde que fuera botado en 1937. Lleva el nombre de su armador, un rico hombre de negocios Noruego, que lo hizo construir como buque escuela para marineros comerciales y a eso se dedicó este barco hasta finales de siglo XX. Puede alcanzar la velocidad de 14 nudos (26 km/h) a toda vela en condiciones óptimas.

Tiene una tripulación de 18 marineros y puede acoger hasta 88 pasajeros. Desde 1999, el buque ha sido utilizado para viajes charter, visitas guiadas y viajes en verano a puertos extranjeros con aspirantes a bordo. También ha participado en las Cutty Sark Tall Ships Races y regatas europeas de importancia.

El concepto:: Skis and Sail
Ski And sail. Foto: Marc Gasch
Manipulando nuestro material de esquí a bordo del Christian Radich. Foto: Marc Gasch en Skishock Magazine

Un Ski and Sail en el Christian Radich no es una experiencia deportiva más. Las condiciones tanto en el mar como sobre la nieve pueden ser cambiantes e incluso, algunas veces, lejanas a lo que se considera idóneo. Pero esa es la gracia, adaptarse a lo que hay en un entorno brutal.

Los guías locales lo saben y escogen las rutas según el nivel de los diferentes grupos y a las condiciones.

En cuanto a qué llevar
Equipaje estrictamente necesario dejando elementos superfluos en tierra (la maleta debe ser un petate -en ingles duffel- ideal poder colgarla).

Ganas de destinar muchísimas horas a subir por fiordos increíbles en esquí de montaña, telemark o splitboard (todos ellos con pieles y cuchillas) para después bajarlas en unas condiciones de nieve cambiantes a medida que llegamos al mar.

Disposición a cumplir las órdenes del capitán y resto de tripulación.

Voluntad de participar en las tareas habituales de un barco de vela, a pesar de que en el Christian Radich no hay labores de cocina ni limpieza (que sí existen en barcos de ski and sail más pequeños) y algunos turnos de vigía.

Si uno se marea en el mar, subir cargado de biodraminas y tapones para los oídos ya que el dormitorio es común.

Llevar todo el material de seguridad de montaña: piolet, grampones, ARVA, pala, sonda, ABS o Avalung.

En definitiva, disfrutar de la exhuberante naturaleza con seguridad de los fiordos tanto desde el mar como desde las cimas.

Elementos de seguridad. Foto: Marc Gasch
Revisando el material de seguridad, vital para este viaje. Foto: Marc Gasch en Skishock Magazine

El entorno: Ålesund and Sunmore
Ålesund es una ciudad pequeña, ronda los 50.000 habitantes, y costera del Mar del Norte en el distrito de Sunnmore. Cuenta con un puerto, históricamente pesquero, en el que el turismo está cada vez más presente ya que se la considera “la capital” de los fiordos.

Es una población que a primera vista no tiene nada de especial hasta que se visita con ganas de empaparse de la historia del lugar. Se encuentra al norte del area de Fjorland a más de 200km al noreste de Bergen. Está edificada sobre siete islas de la costa oeste Noruega por lo que su clima es marítimo con inviernos suaves por la latitud, aunque ventosos. Tiene buenos restaurantes a lo largo del muelle histórico.

Puerto pesquero Ålesund
En grupos según el nivel, desembarcamos en pequeños puertos de los fiordos. Foto: Marc Gasch en Skishock Magazine

A principios del siglo XX la ciudad sufrió un devastador incendio que desplazó a más de 10.000 habitantes. En unos años volvió a reconstruirse con arquitectos noruegos y alemanes que aplicaron el Art Nouveau, el estilo arquitectónico de la época, conocido por sus torrecillas, agujas y ornamentación decorativa.

Cómo llegar
Desde España recomendamos los vuelos con Norwegian ya que tienen bastantes vuelos directos entre España y Oslo o Bergen y desde allí buenas conexiones a Alesund. KLM, con escala en Amsterdam (Schipol I.A.), también tiene enlace directo con Alessund. Si se ha contratado el Ski and Sail en el Christian Radich en el mismo paquete se puede cerrar el transfer entre aeropuerto y puerto.

Contactos
Información y precios
www.fjordnorway.com
www.radich.no/en/the-ship
www.visitalesund.com
www.visitnorway.es
www.friflyt.no

Montañas a vela: Ski & Sail en Noruega @Marc Gasch
Esquiando en los fiordos de Noruega
Esquiando en los fiordos de Noruega
Esquiando en los fiordos de Noruega
Premio a un viaje por aire, carretera, mar y montaña. Fotos: Marc Gasch en Skishock Magazine

Reportaje publicado en Skishock Magazine por Toti Rosselló (texto) y Marc Gasch (fotos). Puedes descargar la revista gratuitamente en este enlace o buscarla en miles de puntos de lectura repartidos por nuestras estaciones de esquí en España.

Momentos...

ski and sail
ski and sail
ski and sail
ski and sail

8 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    13/01/2020 12:33
    #1
    Espectacular!! Pero faltan muchas fotos de acción y de montañas nevadas junto al mar ;)

    karma del mensaje: 9 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #2
    Fecha comentario:
    13/01/2020 12:43
    #2
    #1 Si, he pensado lo mismo. A ver si tienen más por ahí...

    karma del mensaje: 18 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #3
    Fecha comentario:
    13/01/2020 17:23
    #3
    Muchas gracias por poner más fotos!!

    Ahora sí que es envidia máxima!! :love: :love: :love:

    karma del mensaje: 18 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #4
    Fecha comentario:
    14/01/2020 09:21
    #4
    Espectacular!!!! :love:
    Que recuerdos de cuando estuve por allí. Es una zona increible, aunque que no lo es por esas latitudes... soy un enamorado de los paises nordicos!

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #5
    Fecha comentario:
    14/01/2020 17:56
    #5
    INCREÍBLE !!! :+: :+: :love: :love: :love: :love:

    Ojalá pueda algún día !!

    Sólo hay 1 pero ????

    Toti, porque no hay bajadas genuflexionando ??? :za!ar: :za!ar: :za!ar: Mmmmm, es el sitio ideal para plasmar la esencia de los orígenes !! ;)

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #6
    Fecha comentario:
    15/01/2020 09:49
    #6
    Echo de menos más fotografías, aún así queda apuntado el Christian Radich y su ski and sail como cosas que hacer antes de morir. :love: :love: :love:

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #7
    Fecha comentario:
    15/01/2020 17:24
    #7
    #5 La verdad es que el telemark del que fui casi telepredicador... ya no me quita el sueño, sinceramente. Sigo con él pero sin proselitismos. Han sido dos décadas divertidas genuflexioando pero cuando se trata de subir montañas los esquís de montaña, valga la redundancia, les dan 1000 vueltas a los de telemark. Más que los esquís, las botas. Es un tema entre la practicidad y la supervivencia.
    No obstante, ouedo prometer y prometo que en mi próximo viaje habrá telemark

    karma del mensaje: 34 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #8
    Fecha comentario:
    15/01/2020 17:46
    #8
    #7 :) :) :+:

    Estoy de acuerdo contigo !!!

    A mí aún me queda una década :lol2: ;)

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!

Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de nevasport.com. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x