Reportajes Viajes y aventuras en la nieve de nuestros visitantes

Decálogo del esquiador principiante

Decálogo del esquiador principiante
Como no todo va a ser técnica, aquí tenéis el decálogo del buen esquiador, que también es importante respetarlo si uno quiere convertirse en un auténtico “pro”.

Como no todo va a ser técnica, aquí tenéis el decálogo del buen esquiador, que también es importante respetarlo si uno quiere convertirse en un auténtico “pro”. 

1.      Pide el equipo prestado. No se te ocurra alquilar un equipo en una tienda atendida por profesionales. Pide el equipo a un amigo experto, e iníciate en los giros en cuña con unas tablas de descenso de 2,23 cm. Mete varios calcetines gordos dentro de ésas botas del 52 y siente cómo se te salen los pies, y cómo la nieve entra dentro para refrescarte. Si, por el contrario, las botas te están pequeñas, no llores; el esquí es así.

2.      Contrata tu viaje en cualquier agencia. Corre a hacerte con ésa oferta de "todo por cincomil" y no preguntes si las sábanas van incluidas en el apartamento (no preguntes tampoco si las ventanas tienen cristales y si el agua de la ducha debes calentarla tú, con un mechero). Tras las sesenta horas de autobús maldiciendo al conductor suicida, busca desorientado los apartamentos más apartados, arrastrando el equipaje de una semana. Usa ese material alquilado que incluyen en el paquete, aunque sea de hace unas temporadas (cuando lo de las botas de cuero) y disfruta la única bajada que harás en la clase colectiva con veinticinco compañeros en el mismo grupo. El monitor, mirando al suelo, te dirá un escueto ¡bien! Y eso será lo mejor que te pase en toda la semana.

3.      Mejor, no contrates tu viaje ni lo organices. Preséntate en esa estación que viste en tu revista favorita, después de dos días vagando por las autopistas alpinas, interpretando carteles indicadores y pasándote los cruces que te llevan a tu destino (paga los peajes, no creas que te escaparás). Olvida las cadenas en casa. Quédate en el único hotel que disponía de habitaciones y no preguntes cuánto cuesta: seguro que es el más lujoso del lugar y el servicio valdrá lo que piden. Compra unos guantes nuevos (otros más para olvidar la próxima vez en el cajón de casa junto a los otros tres pares). No esquíes durante tres días debido a la ventisca y abúrrete en ese lugar donde no hay un cine en trescientos kilómetros. Luego, llega tarde al trabajo tras tu semana de vacaciones en una estación llena de piedras y pasto: el día que sale el sol es siempre el Lunes después de un fin de semana atascado en la nieve de la carretera.

4.      No tomes clases. No contrates un guía. Tú esquías muy bien para perder el tiempo con tonterías y tu sentido de la orientación (y un buen mapa de la estación, que no tienes) te llevarán a las peores pistas y a los barrancos más pintorescos. Enseña a tu pareja todos los errores que cometes esquiando y esforzaos, ambos, en que se os reconozca por tener un estilo similar. Grita a tu pareja cuando no haga las cosas como tú y, luego, no os habléis en toda la velada. Recrimínale, eso sí, que esquía peor que tú y que la culpa de que os perdieseis por aquella pista negra fue suya.

5.      Toma clases con la monitora o el monitor que te parezca más guapo o más simpático. Trata de ligar y no te hagas cargo de que están trabajando. Si no ligas, protesta luego en la escuela de que no te han dado el servicio que esperabas. Si es tu pareja quien liga, protesta igualmente. Si no entiendes la cháchara excesivamente tecnicista y enigmática del monitor, haz luego cualquier cosa y dile que lo has intentado. Él tampoco sabía muy bien qué decía.

6.      Haz caso de los consejos de tus amigos. Sigue a tu amigo el experto a esa pista que él dice ser tan divertida. Hazle perder su precioso día de esquí (al fin y al cabo, él te llevó allí) y no le tengas en cuenta sus gritos, su impaciencia ni su incomprensión. Cuando finalmente lo vuelvas a ver en la cafetería, a las seis de la tarde, pídele que él pague los gastos de la enfermería y la tasa del servicio de pistas por sacarte en helicóptero de aquél barranco. Cuéntale, eso sí, que ya te sale el paralelo tal como él te lo ha enseñado: fatal.

7.      No observes las normas de comportamiento, ni siquiera leas los carteles. No te pares en los laterales de las pistas, no mires antes de comenzar el descenso, pasa a todos rozando y no frenes ante esos carteles rojos que pone "despacio". Párate siempre tras un cambio de rasante y procura que otros esquiadores no puedan verte. Cuélate en las colas y pisa los esquíes de todo el mundo. Tira papeles al suelo y fuma en la cabina ese día de frío en el que las ventanas van cerradas. Pon el timbre de tu móvil a todo volumen y úsalo constantemente para decir a tus amigos en qué centímetro de la pista te encuentras. Ve muy rápido por la zona de principiantes, pidiendo paso, y cágate de miedo en la negra donde los carteles decían "sólo muy, pero que muy expertos". Pasa siempre por debajo de las cuerdas: los pisteros cierran los mejores itinerarios por capricho.

8.      Compra el material más caro y la ropa más brillante. Ríete con suficiencia de los consejos del empleado de la tienda, acerca del material apropiado para cada nivel de esquí ¡qué sabrá él de lo que tú necesitas! Paga la factura religiosamente y a él no le importará tu poca sensatez. Te harás amigo del dueño.

9.      No cuides el material. Guarda tus botas húmedas y desabrochadas en el maletero del coche; déjalas ahí toda la noche y todo el día siguiente; al fin y al cabo tú has ido a descansar, no a esquiar. No enceres los esquíes, la mejor nieve, la más fría, seca y suelta, tiene la mala costumbre de pegarse a la suela; así tendrás siempre una excusa para no esquiar nieve virgen. Igual pasa con los cantos; las reparaciones son demasiado caras para lo que uno se juega en una pala congelada de una pista negra al final de la cual hay un precipicio. No afiles los cantos ni vayas a las pistas negras, mejor, no vayas a las pistas ¿para qué?

10. Pasa la mayor parte del tiempo en la cafetería. ¿Para qué vas a gastar energías esquiando? Las botas están húmedas, tus esquíes no funcionan y, encima, tienes un resaca de espanto. Ve a la cafetería, busca un grupo que esté contando historias acerca de cómo se esquía y, si tienes suficiente imaginación, miente más que ellos (tu indumentaria, radiante y cara, será una buena aliada). Este tipo de esquí es mucho más saludable: aumenta la autoestima y no tiene secuelas físicas, no compromete la salud, fomenta las relaciones sociales e impresiona tanto o más que las hazañas patéticas de los que sufren el contacto con la naturaleza y con los elementos. 

Un último consejo comprende los diez que le preceden: ignora cualquier buena recomendación y no emplees el sentido común; los deportistas competentes se distinguen por su falta de inteligencia. 

Carolo © 1999

2 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    10/07/2006 15:03
    #1

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

  • #2
    Fecha comentario:
    10/12/2009 12:59
    #2
    Muy bueno el artículo, además de muy útil para los principiantes como yo, he estado a punto de aceptar que alguien me dejara su equipo de esqui diciendome que metiendo periódico en la punta de las botas me quedaría bien, ahora veo que es una burrada.

    Gracias!

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0


Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de nevasport.com. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x