Reportajes Viajes y aventuras en la nieve de nuestros visitantes
Última actualización: 19/04/2021 a las 17:07:00 (CET)

Técnica de baches

Técnica de baches

Los baches intimidan a muchos esquiadores; sin embargo, la cresta de una bañera es una zona del terreno menos empinada donde se frena mejor y donde, además, los esquíes pivotan estupendamente ¿para qué queremos más?

Los baches intimidan a muchos esquiadores; sin embargo, la cresta de una bañera es una zona del terreno menos empinada donde se frena mejor y donde, además, los esquíes pivotan estupendamente ¿para qué queremos más? El mayor problema de los baches es psicológico; es, ni más ni menos, que solemos verlos como un obstáculo, cuando las bañeras son todo lo contrario, son un lugar donde todo resulta más fácil. 

La mayoría dirá que sí, que a mi me la vas a dar, Carolo, pero bueno, si uno no se lo cree que baje muchos baches haciendo lo que sigue y seguro que al final me dará la razón, je. 

Como decíamos, cuando estamos en lo alto de una pista de bañeras la primera impresión que tenemos es la de toparnos con un montón de obstáculos que no sabemos cómo vamos a sortear. Lo primero es pensar que los baches se forman por el paso de los esquiadores, o sea, que por donde han pasado otros es seguro que, tarde o temprano, más rápido o más despacio, también podremos pasar nosotros. 

Lo segundo es tratar de llegar al bache con el bastón antes que con los esquíes. Ello no es del todo posible, pero intentarlo me dará una actitud de anticipación y, sobretodo, me permitirá recuperarme mejor de la posición. Esto último es lo realmente importante; en las ondulaciones lo difícil es mantenerse más o menos centrado, por eso, como es seguro que me desequilibraré, debo asumir que en cada bache tendré que recuperarme y, para eso, lo mejor es clavar muy adelante utilizando muy activamente el bastón. 

A los principiantes se les suele insistir mucho en la absorción, pero si no anticipamos y no somos capaces de mantener o recuperar la posición, absorber perfectamente no nos servirá de nada. Eso pasa en cualquier vehículo, lo primero es estar bien colocados y, luego, tratar de conducirlo o dominarlo. Por eso seguiremos pensando en la clavada y, antes de llegar al bache, ya estaremos pensando en el siguiente y le estaremos lanzando el bastón. Si me empeño en llegar con los bastones antes que con los esquíes, siempre tendré una buena actitud hacia la línea de máxima pendiente y, no sólo iré más adelantado como decía antes, sino que iré encadenando un bache tras otro y descubriré - ¡magia! - que acabo de dar un extraordinario progreso: quizás no absorba bien, quizás vaya feo o despendolado, pero seré capaz - más rápido o más despacio - de mantenerme en la pista de baches que es lo que pretendo ... de momento. 

Cuando he descubierto esto, ya estoy preparado para aprender a absorber y para depurar mi técnica, pero esto será el tema de la semana que viene. 

Siguiente página del reportaje:
Página 2: La segunda de baches: amortiguación


0 Comentarios Escribe tu comentario


    Escribe tu comentario





     

    Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
    AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

    Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de nevasport.com. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x