Reportajes Viajes y aventuras en la nieve de nuestros visitantes

El clavado de bastón

El clavado de bastón
Un lector (y gran navegante) me pide que hable sobre el clavado de bastón. La clavada de bastón bien ejecutada es tan beneficiosa que no tengo espacio suficiente aquí para explicarla en toda su extensión, pero intentaremos resumirla para aclarar los conceptos.

Nivel de medio a expertos

Un lector (y gran navegante) me pide que hable sobre el clavado de bastón. La clavada de bastón bien ejecutada es tan beneficiosa que no tengo espacio suficiente aquí para explicarla en toda su extensión, pero intentaremos resumirla para aclarar los conceptos

La clavada de bastón ofrece tres beneficios fundamentales: nos equilibra hacia delante, nos anticipa y dispone nuestras articulaciones de manera conveniente tanto para ejecutar el viraje como para iniciar el siguiente: ¡casi nada!. 

El bastón, por eso, se debe clavar justo antes de desencadenar un viraje (es más, sirve para ello) y hacerlo tarde, la mayoría de las veces, no nos valdrá para nada. Lo mismo se puede decir de dónde se clava. El bastón se planta a la máxima pendiente, y si no es ahí adonde lo mandamos, tampoco nos ofrecerá los beneficios que describo arriba. 

En la foto, José Luis Alejo demuestra
cómo el bastón se dirige a la máxima
pendiente obligando a sus articulaciones
a flexionar, angular y anticiparse.

Foto cortesía de “Esquiar con los pies” 

El mayor problema que encuentra cualquier esquiador es mantener una buena posición. Sabemos que ésta cambia a lo largo del viraje pero que resulta fundamental que sea adelantada para iniciar una vuelta. Al ir moviendo la mano a lo largo de la curva, y terminar ésta clavando el bastón para iniciar la siguiente, nuestro cuerpo se irá adelantando hasta conseguir una posición equilibrada. Esa actitud de clavar a la máxima pendiente, nos facilitará proyectarnos hacia ella, es decir, adelantarnos. 

Pero no sólo nos adelantaremos, sino que nos anticiparemos y ¡magia! como vemos en la foto, todos los ejes de nuestro cuerpo (los tobillos, las caderas, los hombros) estarán dispuestos perfectamente para iniciar la siguiente curva. Esto que trato de explicar se veía muy bien antiguamente, cuando esquiábamos con mucha contrarrotación: nos volvíamos mucho hacia el valle y flexionábamos mucho las articulaciones buscando clavar lo más abajo posible en la pendiente. Ahora, que se esquía de manera más natural, no existe esta contrarrotación exagerada del cuerpo hacia el valle, pero sí que existe una angulación equivalente con la que conseguimos “acercar” la mano que clava el bastón hacia la máxima pendiente. En cuanto la punta del bastón toque el suelo, la energía que nos transmite, la buena posición que nos confiere y nuestra intención de seguir descendiendo, hará que desencadenemos la vuelta. 

Resumiendo, para que el bastón nos sirva de algo deberemos tenerlo siempre en acción. A medida que describimos la curva la mano la acompañará adelantándose, y tendremos que hacer coincidir el final de la vuelta con la clavada, pues el final de una curva es el comienzo de la siguiente. Sólo cuando hayamos clavado a la máxima pendiente (o, al menos, hayamos insinuado la clavada) nuestro cuerpo tendrá una postura funcional y podremos desencadenar eficientemente el siguiente viraje. Si clavamos tarde, o arriba, o atrás, el bastón será más un estorbo que una ayuda, pues nuestro cuerpo no estará en una buena posición. 

En la foto, el demostrador francés
Philippe Dufour ha clavado en la cresta
del bache, justo donde termina la curva y
comienza la siguiente;

La otra mano, bien anticipada, se dirigirá inmediatamente hacia la siguiente cresta.
Este movimiento hacia adelante de las manos
le permite permanecer en buena posición.

Cortesía de “Esquiar con los pies” 

Pero no hay que quedarse dormidos, en cuanto hemos clavado un bastón el otro ya está preparándose para la siguiente, pues el esquí es una sucesión de curvas, una cuestión de ritmo y de acción continua. El error más típico en la clavada suele ser hacerlo tarde, ya que nos preocupamos mucho de girar y, cuando llega el momento, la mano que tiene que clavar está ahí atrás olvidada, “en el bolsillo”. Tenemos que saber que, cuando ya sabemos esquiar, el gesto de ejecutar una curva está más o menos automatizado, así que no merece la pena preocuparse tanto de girar como de mantener una posición estable y anticipada. Una buena clavada nos dará esta posición; por eso, mantengo en mi libro lo que propugnan tantos buenos entrenadores por todo el mundo, que el bastón es un “desencadenante atencional”, un gesto sencillo del que se obtiene una respuesta compleja, y que muchas veces lo mejor es concentrarse, simplemente, en plantarlo adecuadamente para hacer unas buenas curvas. 

¡Buenas huellas! 

Carolo © 2003

2 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    12/06/2007 02:43
    #1

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

  • #2
    Fecha comentario:
    25/07/2008 21:39
    #2
    Y a nivel principiante: Es tan importante el clavado del baston ?

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!

Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de nevasport.com. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x