Aspectos varios de las emociones

Aspectos varios de las emociones
Seguimos ampliando nuestro análisis sobre las emociones

Cuando la emoción emerge lo hace repentinamente y no es voluntaria ni razonada. Debido a su rápida aparición es difícil de evitar, por eso decimos que la podemos moderar mediante la anticipación, pero no podemos controlarla. El disparador de la emoción es, generalmente, una necesidad o la persecución de un objetivo de importancia para nosotros, es decir, un interés que sería el origen de la experiencia emocional. Este interés personal comprende nuestra integridad psicofísica, nuestra protección corporal o nuestra autoestima.

Según el psicólogo John Watson, propulsor del conductismo, existen importantes diferencias individuales de reacción emocional entre nosotros en cuanto a la organización verbal-visceral-motriz. De acuerdo a esta propuesta, al atravesar un estado emocional algunos tendemos a reaccionar mediante la sensación visceral, otros por medio de la verbalización o de la reacción motriz, pero también puede presentarse la combinación y predominancia entre estos tres tipos de reacciones.

De acuerdo a Wilhelm Wundt, fisiólogo, médico, psicólogo y filósofo, considerado el precursor de la psicología experimental, se desprende la teoría tridimensional en cuanto a que la emoción sería una experiencia combinada de tres dimensiones: agrado-desagrado, tensión-relajación y excitación-calma. Si bien es complejo establecer una clasificación precisa de todas las emociones de acuerdo a sus dimensiones, pareciera que la dimensión agrado-desagrado o placer-displacer sería una característica común de todas las reacciones emocionales que nos ocurren cuando esquiamos.

El doble principio placer-displacer forma parte del conjunto de la actividad psíquica por el cual tendemos a procurar el placer y a evitar el displacer. Utilizamos nuestra estructura emocional para saber si la situación que enfrentamos es favorable o no, lo cual colabora con nuestra adaptación al medio y nuestra supervivencia. Este mecanismo lo utilizamos a modo de brújula para orientarnos al buscar situaciones favorables, las cuales nos generan emociones positivas (satisfacción, alegría) y evitamos así las desfavorables, las cuales nos generan emociones negativas (desilusión, pena, angustia). Por ejemplo, antes de descender una pista desconocida primero identificamos sus características sobresalientes y, casi simultáneamente, se nos generan nuevas emociones vinculadas con la nueva situación. Si son agradables significa que valoramos el descenso positivamente y promueve nuestro acercamiento. Si nos sentimos nerviosos o forzados, indica que nuestro mecanismo emocional manifiesta que la situación puede perjudicarnos, entonces promovemos la evitación. En otras palabras, por medio de las emociones reconocemos si la situación que se nos presenta es favorable o perjudicial. Al evaluar la situación, este funcionamiento puede no ser efectivo dado que estamos sometidos a errores debido a circunstancias internas propias como externas del entorno.

Según el psicólogo Richard Lazarus, evaluamos constantemente nuestra relación con el ambiente en cuanto a las implicancias para nuestro bienestar personal, y las emociones que experimentamos modifican la forma en que percibimos las situaciones. Estas emociones se basan en nuestras interpretaciones y desempeñan un rol decisivo al esquiar. Pueden actuar como refuerzo para lo que decidimos emprender promoviendo confianza, pero también pueden operar como un obstáculo causando limitaciones.

Cuando enfrentamos una situación nueva al esquiar, o una que consideramos más allá de nuestras posibilidades, experimentamos una reacción emocional que depende directamente de nuestra evaluación de esa situación y de lo que somos capaces de hacer al respecto. Realizamos de manera rápida y constante apreciaciones emocionales de los contextos en la montaña, pero no nos damos cuenta de este proceso. Este procedimiento emocional resulta esencial para la toma de decisiones racionales dado que sin él estaríamos enfrascados en un continuo análisis sobre los pros y los contras de cada decisión que debemos tomar.

Cada uno de nosotros establece una percepción personal del esquí y las emociones que sentimos emanan de esa propensión. El miedo empuja al alejamiento, al afrontamiento o a la inmovilización frente a un contexto amenazante; mientras que el enojo, el interés y la curiosidad motivan, generalmente, conductas ejecutoras.

Tanto el profesor como el entrenador de esquí no deberían otorgar demasiada importancia a las emociones de sus alumnos y atletas, pero tampoco eludirlas. Correspondería tratarlas como mecanismos psicológicos positivos evitando que se transformen en instrumentos negativos que interfieran con las conductas apropiadas, o que fomenten conductas desorganizadas al afrontar realidades desafiantes, motivantes o amenazantes.

Es importante saber que nuestro mecanismo emocional no puede ser controlado, pero sí regulado. Frente a una circunstancia amenazante, es inútil decirle al esquiador bajo un estado emocional alterado que no tenga miedo. Esto se refleja cuando es víctima de sus propias emociones, impidiéndole razonar y tomar decisiones inteligentes. Una manera de disminuir la actividad del sistema emocional es orientar la mente hacia lo que efectivamente necesitamos hacer en la situación presente. Prestar atención a la propia técnica de ejecución o hacia dónde realizar el próximo giro en vez de focalizar la amenaza, activará el área cognitiva, permitiendo sentirnos menos nerviosos y así el temor tenderá a disminuir.

Conclusiones

  • Las emociones son inherentes a nuestra condición de esquiadores en situación dado que están presentes en cada momento. Nos alegramos cuando esquiamos bien; nos enojamos cuando la esquiada no resulta como pretendemos; experimentamos aprensión al descender una pista desafiante; nos angustiamos cuando observamos un accidente grave; y experimentamos ansiedad antes de largar en una competición.
  • Las emociones no son simples reacciones; son también componentes claves de la conducta motivada ya que casi siempre reaccionamos emocionalmente ante la situación que enfrentamos.

Continuaremos en breve.

¡Hasta la próxima!

1 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    04/07/2024 19:40
    #1
    De acuerdo! muy bueno, gracias!

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!

Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Psicología y esquí. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Lo más leído: