La composición de la afectividad

La composición de la afectividad
Avanzando con la afectividad, veremos sus diferentes componentes: el afecto, el estado de ánimo, la pasión, el sentimiento y los humores

Existen conceptos que son tomados como parte de las emociones por su similitud y que se prestan a confusión.

El afecto se refiere al fenómeno afectivo genérico de tono agradable o desagradable y la intensidad alta o baja que presenta una determinada situación.

El estado de ánimo es una condición de carácter global de una cierta duración en el tiempo y de baja intensidad. Es un proceso afectivo más o menos estable, el cual puede variar en relación a las situaciones que experimentamos de acuerdo a nuestra propia personalidad. Por alguna razón este estado fluctúa a lo largo del día y, a veces, sin ninguna razón en particular. Podemos iniciar el día con un buen ánimo, aconteciendo luego una situación frustrante que nos predispone de mal ánimo. Cuando llegamos a esta instancia, los eventos pueden provocarnos inquietud, la cual genera más molestia, entonces comenzamos a sentirnos desilusionados con la propia esquiada.               

La pasión se presenta como estado afectivo intenso que nos puede llegar a dominar cuando la experimentamos. Se diferencia de la emoción por su mayor duración y la relación con la esencia de la esquiada que la impulsa. Es profunda y persistente, pudiendo llegar a imponerse en nuestras actividades.

Se clasifica en superior (valor positivo representado en la pasión por la técnica o por el fuera de pista) orientado a nuestro progreso personal y al reconocimiento social; e inferior (valor negativo reflejado en la pasión excesiva por sobresalir o por la velocidad desmedida que pone en peligro a los demás). Las pasiones inferiores impiden el desarrollo personal, mientras que las superiores lo fomentan.

El sentimiento es un proceso afectivo de larga duración relacionado con la práctica recreativa o competitiva. Se caracteriza por ser subjetivo, por una cierta estabilidad relacionada a la creación de un vínculo que va surgiendo progresivamente, el cual promueve conductas particulares hacia esa actividad. Al contrario de la emoción, no revoluciona nuestra fisiología, al menos no con tanta intensidad. Promueve la aproximación gradual y el disfrute de las actividades, al contrario del sentimiento desagradable que genera la tendencia a alejarnos.

Es frecuentemente confundido con la emoción que, si bien está estrechamente relacionado, se diferencia de ésta por el plazo: el sentimiento se va construyendo con el tiempo, mientras que la emoción es vivenciada de manera puntual. Según el neurocientífico Antonio Damasio, el sentimiento es privado mientras que la emoción es observable por los demás.

Podemos clasificar al sentimiento en ético como, por ejemplo, el cumplimiento con las pautas legales y morales de las normas FIS de conducta; estético: lo que genera agrado, asombro y una impresión positiva ante el paisaje escénico de la montaña o el descenso de un esquiador virtuoso; y trascendental, relacionado con aspectos que nos unen a los esquiadores, como podría ser la pasión por la técnica.

Según el profesor de psicología general y dinámica Albino Ronco, los humores son considerados sentimientos difusos, poco conscientes y sin objeto preciso. Podemos experimentar diversos estados de humor de acuerdo a diferentes factores como el personal (nivel de bienestar o malestar); la tendencia pesimista-optimista; los desajustes fisiológicos, la situación ambiental (clima, condiciones de la pista en cuanto a estado de la nieve, visibilidad y tránsito); y la situación social (integración al grupo en cuanto a aceptar y ser aceptado).

El estado de humor afecta nuestro rendimiento ya que sus efectos consisten en que no logramos valorar de manera determinada la esencia de nuestro estado, por lo que disminuyen nuestras capacidades para enfrentarnos a la situación.

Seguiremos en el siguiente artículo con un aspecto de nuestra afectividad muy influyente al esquiar: nuestras emociones.

¡Hasta la próxima!

0 Comentarios Escribe tu comentario


    Escribe tu comentario





     

    Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
    AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

    Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Psicología y esquí. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



    Lo más leído: