Las instancias psíquicas de la personalidad: el Superyó

Las instancias psíquicas de la personalidad: el Superyó
Hablamos anteriormente que en la teoría psicoanalítica freudiana existen tres dimensiones psíquicas: el Ello, el Yo y el Superyó, siendo esta última la dimensión que reprime nuestras conductas.

Las influencias del mundo exterior hacen que el Yo tienda a regular los deseos del Ello aplicando la racionalidad para alcanzar el placer, pero como el Yo no es suficiente, entonces interviene el Superyó. Esta instancia, que se desarrolla con el tiempo, sería una especie de inconsciente represor que marca el ideal de lo que el Yo debe tender a ser y así contener los impulsos del Ello.     

El Superyó se refiere a una dimensión psíquica moral y enjuiciadora del Yo en cuanto al seguimiento normativo, a las prohibiciones y al deber ser. Actúa como el sentido de lo correcto y lo incorrecto basados, según Freud, en los padres y en la sociedad. Del Superyó, como instancia castigadora y vigilante de nuestra conducta, se pueden observar los complejos de culpabilidad y de autoexigencia.

La psicoterapeuta Ana Castro comenta que el Superyó está compuesto por el sistema del Yo ideal, que expresa el conjunto de los valores ideales; y por la conciencia moral, la cual tiende a reprimir las conductas moralmente reprochables como, por ejemplo, no respetar las Normas de Conducta FIS al desplazarse por la montaña. Esta psicóloga continúa diciendo que el Superyó es altamente moral, restrictivo y prohibitivo, tendiendo a reprimir los impulsos desestabilizadores del orden ético-social.

Esta instancia es consecuencia de la socialización y la interiorización de las normas sociales y morales. Tiende a hacer que nuestra personalidad se acerque hacia el bien, hacia lo ideal y lo que debería ser. Para Freud, la sociedad nos exigiría respetar las normas implícitas, obligándonos a autoobservarnos y cumplir, asumiendo una conducta socialmente apropiada. Si el Superyó se impone, puede producir conflictos por la represión de pensamientos y emociones en individuos ligados excesivamente a normas morales rígidas y restrictivas.

Un ejemplo sencillo de las tres instancias psíquicas podría ser representado en nuestro deseo de adquirir una nueva chaqueta de esquí para la propia satisfacción o para llamar la atención ajena (Ello). Como no contamos con suficiente dinero, no la deberíamos comprar (Superyó). Mientras que, para complacer nuestro sistema cerebral de recompensa, la mediación podría llegar a ser que, si no contamos con suficiente dinero, entonces podemos adquirir un modelo no muy costoso (Yo).

El sistema cerebral de recompensa tiene por objeto estimular nuestra conducta hacia la búsqueda de placer. Cuando se dispara a través de la dopamina, experimentamos la tentación a obtener aquello que percibimos como felicidad pero que, en realidad, es una promesa de recompensa que origina una acción determinada. Es la tendencia hacia la gratificación inmediata sin preocuparnos por los efectos a futuro. La dopamina afecta el discernimiento generando una sensación de decepción por nuestra conducta compulsiva (por ejemplo, comprar una nueva chaqueta, algo que no necesitamos). La secreción de este neurotransmisor induce a prestar atención menos a lo familiar (la chaqueta vieja) y más a lo nuevo y variado (la nueva chaqueta). Al hacerlo, también produce estrés a través de la ansiedad experimentada por alcanzar lo deseado. En otras palabras, cuando nuestro sistema de recompensa se activa, nuestro cerebro interpreta que se trata de una ‘emergencia’ que debe ser atendida. El problema del funcionamiento de este sistema es que existen posibilidades de falsas promesas de felicidad, es decir, provoca malos hábitos, pero la motivación a hacer algo depende de la promesa, por eso se lo considera un mecanismo conflictivo.

Hasta aquí llegamos con el desarrollo de las instancias psíquicas de la personalidad. En breve iniciaremos un nuevo eje temático.

¡Hasta la próxima!

 

1 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    29/05/2024 17:46
    #1
    Gracias por seguir contándonos cosas interesantes!!!

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!

Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Psicología y esquí. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Lo más leído: