FORO GENERAL

Enviado: 22-09-2021 17:51
Registrado: 1 año antes
Mensajes: 26
Hola a todos:

Me gustaría compartir con vosotros y conocer cual fue vuestra primera experiencia con el esquí, y porque seguís esquiando, perdonar el tocho, pulgar arriba

En mi caso he empezado muy tarde a esquiar; la primera vez que me puse unos esquís fue en Semana Santa en el mes de marzo de 2015, con 39 años, en la actualidad tengo 47 años, en un viaje organizado por un Club de Esquí, que se anunció en la Universidad donde trabaja mi Santa, y sin ningún conocimiento del medio.

Hasta esa fecha ni yo, ni mis tres hijos, ni mi santa, (ella había esquiado tres días en Cerler en un viaje organizado por su Colegio en BUP, es decir no tenía nada de experiencia), habíamos esquiado, ni teníamos noción alguna sobre el esquí.

El cuadro que pintamos fue, sin habernos puesto nunca unos esquís y con absoluto desconocimiento del medio y de ambiente que nos podíamos encontrar , nos embarcamos en un viaje de cinco días a Baqueira; desconocía donde estaba Baqueira, y el pedazo viaje en carretera que me iba a hacer en nuestro coche particular con nuestros tres hijos que entonces tenían 5, 7 y 8 años, y donde además no conocíamos a ninguna del Club que organizaba el viaje, es decir una auténtica majadería con muchas papeletas para que hubiera salido mal.

El Club que organizaba el viaje, era además un Club de nueva creación que se había escindido de otro Club de Madrid y este era su primer viaje como nuevo Club, aunque sus integrantes llevaban organizando viajes desde hace más de veinte años.

Una vez llegamos al Hotel que estaba en Vielha, a eso de las siete de la tarde, alojarnos, presentarnos a los integrantes del Club, menos nosotros 5 todos los demás competían y los padres de los competidores llevaban esquiando desde que les habían salido los dientes de leche. Nos llevan a alquilar el material, mi primera experiencia con unas botas de esquí, que yo pensaban que eran escayolas, y a cenar que al día siguiente nos tocaba levantarnos a las 7 de la mañana, para subir a Beret.

Ya en el Hotel, mis hijos mayores dormían en otra habitación Y mi santa y yo con la peque, pensando pero donde nos hemos metido, que necesidad tenemos de meternos en estos jardines y estos madrugonnes.

Al día siguiente, nos subimos todos a Beret a las 7:45 de la mañana desde Vielha, una vez allí, Cristina, el alma del Club y la que organiza todo, nos dice vuestros hijos son nuestros, se van a quedar todo el día con estos monitores, los veréis a la hora de comer y por la tarde a la hora de volvernos a casa.

Y vosotros dos os vais a quedar con Morsa, monitor de la vieja escuela y con muchos años de experiencia, que os dará clase de dos horas al día. Nos despedimos de nuestros retoños, que se iban más felices que unas perdices, y nos vamos con Morsa a la cinta de debutantes de Beret, después de luchar al menos cinco minutos con los esquís consigo ponerlos, yo no se que hacía pero no era capar de que enganchasen, tan sólo tenía que bajar un pequeño desnivel hasta la cinta, me dejo deslizar, y en ese momento empiezo a pensar como coño se frena, y oigo a Morsa y a mi mujer gritar haz la cuñaaaaa!!!!!!!, y yo pensando; que haga el queeee!!!, que coño es eso de la cuña, consecuencia acabo metido en un talanquera donde tras quitarme los esquís, creo que tarde otros cinco minutos en quitarlos, consigo salir, con bastante cachondeo por parte de mi Santa y de Morsa, consigo subir a la cinta de debutantes.

Tras pasar dos horas en la cinta y con la esperanza de que las clases ya se habían acabado, Morsa nos coge a a mi mujer y a mí y nos dice venga que nos subimos a Pla de Beret la pista verde, que os veo animosos, ese día conseguimos bajar la pista verde, en cuña, cayéndonos infinitas veces, tanto mi santa como yo, y con un notable cachondeo por parte del que no se caía.

Mientras tanto veíamos como nuestros hijos adorables retoños, que tampoco se habían puesto unos esquís en su vida, esquiaban en la misma pista y progresaban a una velocidad pasmosa, aplicando la turbo-cuña, que velocidad pueden coger en cuña cuando tienen el centro de gravedad tan bajo.

El resumen fue que estuvimos cinco días en Beret, esquiando con Morsa todo el día, en vez de las dos horas que habíamos contratado con el club, al que le caímos en gracia, con bastante retranca por su parte, a mí en una de mis numerosas caídas de la pala azul, Clot Det Ors que sirve de enlace para llegar a la pista verde Pla de Beret. Pala que me parecía que tenía la inclinación del Everest, ve que me quito los esquís, los lanzo al lateral de la pista, donde yo pensaba que había menos inclinación, y salgo arrastrándome cual lombriz hasta el lateral, para intentar ponerme los esquís, me dice has inventado un nuevo paso, el paso de la lombriz. Mientras mi Santa se descojonaba de mí.

Y encima con unas agujetas, como las que no recuerdo haber tenido en mi vida., me dolía absolutamente dos.

El quinto día del viaje y como colofón, dado que nos veían sueltos a mi santa y a mí, mientras tanto mis hijos ya habían ido esquiando aplicando la turbo-cuña desde Beret a Baqueira, por pistas azules, nos llevan a la Reina por la tarde, para bajar por la zona del Camino, y enganchar con Ta Beret 2 o Ta Beret 3, pistas muy sencillas, pero Morsa se despista, él conoce bien Sierra Nevada, pero no Baqueira y acabamos metidos en la pala roja de La Reina, con nieve primavera, pala que creo que pudimos tardar en bajar como veinte minutos, eso sí con risas y coñas por parte de los dos y también con notable agobio.

El resumen del viaje es que mis hijos salieron encantados, y mi santa y yo, que partíamos los dos con el mismo nivel de esqui, 0 patatero, nos lo pasamos como enanos.

La consecuencia es que 6 años después, mis hijos están en el equipo de competición del Club, y mi Santa y yo a base de dar clases y de intentar no quedarnos atrás con el resto de padres del Club con los que hemos acabado esquiando y con nuestros hijos, las hemos pasado moradas en algunas ocasiones, nos hemos despistado y metido en pistas cerradas, nos hemos perdido, pero hoy bajamos por cualquier pista de la estación.

Soy consciente de mis limitaciones, empezar un deporte con casi cuarenta años es complicado, en mi caso esquío en bloque, sin disociar la cadera porque tengo hormigón armado en la cadera y no ángulo ni a tiros, pero me lo paso como un niño pequeño con una caja de cartón.........

Espero que compartáis vuestra experiencia, y os sirva la mía para animaros a empezar a esquiar.


Editado 1 vez/veces. Última edición el 02/10/2021 11:04 por nevasport.
Karma: 352 - Votos positivos: 30 - Votos negativos: 0
Enviado: 22-09-2021 18:29
Registrado: 12 años antes
Mensajes: 5.449
Maravillosa experiencia!! Enhorabuena por haber empezado en este gran deporte, ya ves que la edad es sólo un factor mental, si quieres, puedes!!
Lo dicho, enhorabuena!!!
Karma: 61 - Votos positivos: 5 - Votos negativos: 0
Enviado: 22-09-2021 19:59
Registrado: 6 años antes
Mensajes: 2.255
Desde luego hace falta valor!! jajaja. Pero bien por vosotros.
¿Recordais Ciudadano Kane? El hombre todopoderoso que añoraba su trineo de la infancia... Aunque seamos más modestos
creo que seguimos esquiando por eso, es nuestro Rosebud, nuestra vuelta a casa.
Karma: 42 - Votos positivos: 3 - Votos negativos: 0
Enviado: 22-09-2021 20:00
Registrado: 9 años antes
Mensajes: 326
Hola Madruvilla
Yo voy a ser más breve, empecé con 45 años y llevo 10.
Y mi única preocupación es hasta que edad voy a poder seguir esquiando.
Espero que muchos más y en ocasiones lamento no haber empezado antes.
Con esto te lo digo todo, me apasiona este deporte, sobre todo en donde se desarrolla, en la montaña.
Saludos.
Karma: 35 - Votos positivos: 3 - Votos negativos: 0
Enviado: 22-09-2021 20:17
Registrado: 9 años antes
Mensajes: 6.149
Lo conté en su momento en un hilo con un motivo similar. Lo copio y lo pego, para no repetirlo todo.

"Buenas a todos. Lo prometía un poco mas arriba, y aquí va el ladrillazo, en el que desvelo los quienes y los comos de mi llegada al maravilloso muindo del esquí.

Prólogo: Simpática familia madrileña que nunca estuvo en la nieve, primeros años 70, sábado invernal con buen tiempo. Papá, mamá y seis niños, seis, se suben al milquinientos todos apretaos y emprenden el camino a Cotos. Legendario lugar, según ahora se. Entonces, para mi, un monte con nieve. A los dos mayores les alquilan esquís y botas, trineos para los siguientes y los enanos con mamá. Ni clases ni nada, ¿eso que es lo que es? ni experiencia ninguna paterna o materna. Y a trepar con aquello a hombro por la cuesta , bajar revolcado y hecho polvo, y repetir. A la tercera o cuarta decidí que nunca mas, que aquello no era para mi, y con once o doce años había terminado mi carrera de esquiador. Y mi hermano mas o menos. Todos al milquinientos y vuelta para Madrid. y no se volvió a hablar de esquí en esa feliz familia.

Pasan los años, y el otro sufrido esquiante de aquella experiencia (que no yo) se encuentra unas vacaciones inesperadas en invierno y decide sacarse la espina, como podía haberse ido a Valdepeñas a hacer vino. Pero se engancha a la nieve (en el mejor de los sentidos, OJO). Un tiempo después cae uno de los que no tenían talla ni para el trineo, que además pilla novia con casa en Candanchú, y muerde el anzuelo. Y luego uno de los trineistas. Total, que volvemos ha hablar de esquí. Y servidora de ustedes que no y que no, que me da miedo, que eso va mu rápido y que no hay frenos.

Capítulo tres. Éste que lo es, tras vicisitudes diversas a las que la vida le aboca, tropieza con una mozuela que le hace bastante tilín, y casualmente es también esquiadora. Total, que en estos momentos intensos que inician toda relación, y en los que se dicen las mayores tonterías, intercambio su aquiescencia a viajar conmigo a Alpes en moto el verano por la de probar el esquí el siguiente invierno. Durante ese viaje viene también uno de mis hermanos enganchaos, y hay bastantes conversaciones sobre el tema, sobre todo pasando por zonas como St. Anton, Livigno, Stelvio (donde bajaba gente con los esquís al hombro en agosto) y algún rincón mas. La relación cuaja, las conversaciones familiares cada vez incluyen mas referencias al esquí y yo, callado. La promesa, ni recordarla. Pero he aquí que la grácil mozuela, maestra de oficio y vocación, entre otras actividades, organiza las semana blancas del cole y se lleva a cerca de doscientos niños a esquiar todos los años, con lo que la cosa sigue latente. Y yo, calladito. Además, tiene dos hijos que se pirran por lo del esquí. Las conversaciones familiares acerca del tema aumentan, ella, sus hijos, mis hermanos y yo, calladito. Que a mi eso me da miedo, que no me hace ninguna gracia.... Pero no me organizan el viaje de cumplimiento de promesa, así que yo, calladito. Los niños crecen, siguen esquiando, el niño ya es profesor de esquí, y yo, calladito. Y en una celebración familiar en noviembre de 2009, anteayer como quien dice, suelta un hermano esquiador la frasecita: "Nos vamos a Tignes el puente de diciembre, tenemos sitio, ¿os apuntáis?". Respuesta inmediata :"no puedo pedir ya días libres, tendrá que ser otro año....". Y entonces, el momento fatídico: "Bueno, en enero vamos a Avoriaz con los niños, unos amigos, mis cuñados (¿Por qué siempre hay un cuñado por medio en todas las historias?) para entonces si puedes". Y voy yo y digo que si. Que nos vamos todos, mi chica y sus hijos esquían, yo pillo un par de novelas gordas y les espero en apartamento con la cena hecha. Bueno, bueno, ya veremos, a lo mejor podemos organizarte algo mejor.... Y yo, pues calladito.
Llega enero. Este que lo es no puede coger toda la semana, llegaré el lunes en avión+bus+funicular Prodains+oruga de servicio de la estación. Hago notar que la fecha corresponde a cinco días después de mi cincuenta cumpleaños. Hasta el apartamento, con mi novela, mis gafas de sol y la espumadera para los huevos fritos. E inmediatamente el culmen de la historia: Regalo de cumpleaños. Mañana a la nueve en el alquiler para probar y recoger el equipo. Aquí tienes vestimenta adecuada. El profesor a las nueve y media en la puerta, hasta las doce y media. Esto a coro mi chica, su hijo y mi hermano. Y en estas nos vemos.

Epílogo: Tras transformar miedos en pasiones, aquí me hallo, intentando sacar cuantos mas días pueda cada año, clases en unos y otros lugares (muchas clases, a ver si aprendo, que de viejo es mas difícil) y dispuesto a recuperar esos casi cuarenta años perdidos de disfrutar y disfrutar y disfrutar.

Fin

Avisaos estabais, no haber preguntado, que lo tenía que contar todo.

SL2, ratón"


Todo ello procede de este hilo de hace ya unos años: [www.nevasport.com]

Desde entonces, muchas cosas han pasado, y ahora me encuentro en el curioso y apasionante mundo del esquiador errante, con sus ratos mas y menos buenos. Pero sigo por lo blanco y, en ocasiones, hasta esquío.

SL2, ratón.
Karma: 216 - Votos positivos: 18 - Votos negativos: 0
Enviado: 22-09-2021 20:32
Registrado: 12 años antes
Mensajes: 32.661
Creo que a los 6 y lo que más recuerdo son las sudadas por toda la ropa que me ponían
Karma: 21 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0
Enviado: 22-09-2021 21:33
Registrado: 14 años antes
Mensajes: 138
Con 13 años en viaje con gente del colegio a Astun empecé en este precioso deporte. Recuerdo se me olvidaron los guantes y las pasé jodidas porque hacía un frío del carajo. Visibilidad escasa, nieve en grano que me pegaba en la cara empujada por el viento...

No desistí, le di otra oportunidad y después otra y después pues te enamoras. Te enamoras sobre todo de la montaña y de la sensación de libertad absoluta que tengo cuando estoy allí arriba. Muchos aquí sabéis de lo que hablo. Cuando estás bajando sólo tienes en la cabeza el siguiente giro, el siguiente bache, la placa de hielo que ves delante y la que no has visto y ya tienes debajo de los pies. Lo demás en ese momento no importa en absoluto.

Tengo rodilla, muñecas y hombro tocados por diferentes "lances" en la nieve, pero mientras las piernas aguanten allí que subiré.

Nos vemos en pistas! (O fuera de ellas)
Karma: 72 - Votos positivos: 6 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 08:05
Registrado: 15 años antes
Mensajes: 5.494
Lo conté en su momento en un hilo con un motivo similar. Lo copio y lo pego, para no repetirlo todo.

"Buenas a todos. Lo prometía un poco mas arriba, y aquí va el ladrillazo, en el que desvelo los quienes y los comos de mi llegada al maravilloso muindo del esquí.

Prólogo: Simpática familia madrileña que nunca estuvo en la nieve, primeros años 70, sábado invernal con buen tiempo. Papá, mamá y seis niños, seis, se suben al milquinientos todos apretaos y emprenden el camino a Cotos. Legendario lugar, según ahora se. Entonces, para mi, un monte con nieve. A los dos mayores les alquilan esquís y botas, trineos para los siguientes y los enanos con mamá. Ni clases ni nada, ¿eso que es lo que es? ni experiencia ninguna paterna o materna. Y a trepar con aquello a hombro por la cuesta , bajar revolcado y hecho polvo, y repetir. A la tercera o cuarta decidí que nunca mas, que aquello no era para mi, y con once o doce años había terminado mi carrera de esquiador. Y mi hermano mas o menos. Todos al milquinientos y vuelta para Madrid. y no se volvió a hablar de esquí en esa feliz familia.

Pasan los años, y el otro sufrido esquiante de aquella experiencia (que no yo) se encuentra unas vacaciones inesperadas en invierno y decide sacarse la espina, como podía haberse ido a Valdepeñas a hacer vino. Pero se engancha a la nieve (en el mejor de los sentidos, OJO). Un tiempo después cae uno de los que no tenían talla ni para el trineo, que además pilla novia con casa en Candanchú, y muerde el anzuelo. Y luego uno de los trineistas. Total, que volvemos ha hablar de esquí. Y servidora de ustedes que no y que no, que me da miedo, que eso va mu rápido y que no hay frenos.

Capítulo tres. Éste que lo es, tras vicisitudes diversas a las que la vida le aboca, tropieza con una mozuela que le hace bastante tilín, y casualmente es también esquiadora. Total, que en estos momentos intensos que inician toda relación, y en los que se dicen las mayores tonterías, intercambio su aquiescencia a viajar conmigo a Alpes en moto el verano por la de probar el esquí el siguiente invierno. Durante ese viaje viene también uno de mis hermanos enganchaos, y hay bastantes conversaciones sobre el tema, sobre todo pasando por zonas como St. Anton, Livigno, Stelvio (donde bajaba gente con los esquís al hombro en agosto) y algún rincón mas. La relación cuaja, las conversaciones familiares cada vez incluyen mas referencias al esquí y yo, callado. La promesa, ni recordarla. Pero he aquí que la grácil mozuela, maestra de oficio y vocación, entre otras actividades, organiza las semana blancas del cole y se lleva a cerca de doscientos niños a esquiar todos los años, con lo que la cosa sigue latente. Y yo, calladito. Además, tiene dos hijos que se pirran por lo del esquí. Las conversaciones familiares acerca del tema aumentan, ella, sus hijos, mis hermanos y yo, calladito. Que a mi eso me da miedo, que no me hace ninguna gracia.... Pero no me organizan el viaje de cumplimiento de promesa, así que yo, calladito. Los niños crecen, siguen esquiando, el niño ya es profesor de esquí, y yo, calladito. Y en una celebración familiar en noviembre de 2009, anteayer como quien dice, suelta un hermano esquiador la frasecita: "Nos vamos a Tignes el puente de diciembre, tenemos sitio, ¿os apuntáis?". Respuesta inmediata :"no puedo pedir ya días libres, tendrá que ser otro año....". Y entonces, el momento fatídico: "Bueno, en enero vamos a Avoriaz con los niños, unos amigos, mis cuñados (¿Por qué siempre hay un cuñado por medio en todas las historias?) para entonces si puedes". Y voy yo y digo que si. Que nos vamos todos, mi chica y sus hijos esquían, yo pillo un par de novelas gordas y les espero en apartamento con la cena hecha. Bueno, bueno, ya veremos, a lo mejor podemos organizarte algo mejor.... Y yo, pues calladito.
Llega enero. Este que lo es no puede coger toda la semana, llegaré el lunes en avión+bus+funicular Prodains+oruga de servicio de la estación. Hago notar que la fecha corresponde a cinco días después de mi cincuenta cumpleaños. Hasta el apartamento, con mi novela, mis gafas de sol y la espumadera para los huevos fritos. E inmediatamente el culmen de la historia: Regalo de cumpleaños. Mañana a la nueve en el alquiler para probar y recoger el equipo. Aquí tienes vestimenta adecuada. El profesor a las nueve y media en la puerta, hasta las doce y media. Esto a coro mi chica, su hijo y mi hermano. Y en estas nos vemos.

Epílogo: Tras transformar miedos en pasiones, aquí me hallo, intentando sacar cuantos mas días pueda cada año, clases en unos y otros lugares (muchas clases, a ver si aprendo, que de viejo es mas difícil) y dispuesto a recuperar esos casi cuarenta años perdidos de disfrutar y disfrutar y disfrutar.

Fin

Avisaos estabais, no haber preguntado, que lo tenía que contar todo.

SL2, ratón"


Todo ello procede de este hilo de hace ya unos años: [www.nevasport.com]

Desde entonces, muchas cosas han pasado, y ahora me encuentro en el curioso y apasionante mundo del esquiador errante, con sus ratos mas y menos buenos. Pero sigo por lo blanco y, en ocasiones, hasta esquío.

SL2, ratón.
Cita
raton700
Lo conté en su momento en un hilo con un motivo similar. Lo copio y lo pego, para no repetirlo todo.

"Buenas a todos. Lo prometía un poco mas arriba, y aquí va el ladrillazo, en el que desvelo los quienes y los comos de mi llegada al maravilloso muindo del esquí.

Prólogo: Simpática familia madrileña que nunca estuvo en la nieve, primeros años 70, sábado invernal con buen tiempo. Papá, mamá y seis niños, seis, se suben al milquinientos todos apretaos y emprenden el camino a Cotos. Legendario lugar, según ahora se. Entonces, para mi, un monte con nieve. A los dos mayores les alquilan esquís y botas, trineos para los siguientes y los enanos con mamá. Ni clases ni nada, ¿eso que es lo que es? ni experiencia ninguna paterna o materna. Y a trepar con aquello a hombro por la cuesta , bajar revolcado y hecho polvo, y repetir. A la tercera o cuarta decidí que nunca mas, que aquello no era para mi, y con once o doce años había terminado mi carrera de esquiador. Y mi hermano mas o menos. Todos al milquinientos y vuelta para Madrid. y no se volvió a hablar de esquí en esa feliz familia.

Pasan los años, y el otro sufrido esquiante de aquella experiencia (que no yo) se encuentra unas vacaciones inesperadas en invierno y decide sacarse la espina, como podía haberse ido a Valdepeñas a hacer vino. Pero se engancha a la nieve (en el mejor de los sentidos, OJO). Un tiempo después cae uno de los que no tenían talla ni para el trineo, que además pilla novia con casa en Candanchú, y muerde el anzuelo. Y luego uno de los trineistas. Total, que volvemos ha hablar de esquí. Y servidora de ustedes que no y que no, que me da miedo, que eso va mu rápido y que no hay frenos.

Capítulo tres. Éste que lo es, tras vicisitudes diversas a las que la vida le aboca, tropieza con una mozuela que le hace bastante tilín, y casualmente es también esquiadora. Total, que en estos momentos intensos que inician toda relación, y en los que se dicen las mayores tonterías, intercambio su aquiescencia a viajar conmigo a Alpes en moto el verano por la de probar el esquí el siguiente invierno. Durante ese viaje viene también uno de mis hermanos enganchaos, y hay bastantes conversaciones sobre el tema, sobre todo pasando por zonas como St. Anton, Livigno, Stelvio (donde bajaba gente con los esquís al hombro en agosto) y algún rincón mas. La relación cuaja, las conversaciones familiares cada vez incluyen mas referencias al esquí y yo, callado. La promesa, ni recordarla. Pero he aquí que la grácil mozuela, maestra de oficio y vocación, entre otras actividades, organiza las semana blancas del cole y se lleva a cerca de doscientos niños a esquiar todos los años, con lo que la cosa sigue latente. Y yo, calladito. Además, tiene dos hijos que se pirran por lo del esquí. Las conversaciones familiares acerca del tema aumentan, ella, sus hijos, mis hermanos y yo, calladito. Que a mi eso me da miedo, que no me hace ninguna gracia.... Pero no me organizan el viaje de cumplimiento de promesa, así que yo, calladito. Los niños crecen, siguen esquiando, el niño ya es profesor de esquí, y yo, calladito. Y en una celebración familiar en noviembre de 2009, anteayer como quien dice, suelta un hermano esquiador la frasecita: "Nos vamos a Tignes el puente de diciembre, tenemos sitio, ¿os apuntáis?". Respuesta inmediata :"no puedo pedir ya días libres, tendrá que ser otro año....". Y entonces, el momento fatídico: "Bueno, en enero vamos a Avoriaz con los niños, unos amigos, mis cuñados (¿Por qué siempre hay un cuñado por medio en todas las historias?) para entonces si puedes". Y voy yo y digo que si. Que nos vamos todos, mi chica y sus hijos esquían, yo pillo un par de novelas gordas y les espero en apartamento con la cena hecha. Bueno, bueno, ya veremos, a lo mejor podemos organizarte algo mejor.... Y yo, pues calladito.
Llega enero. Este que lo es no puede coger toda la semana, llegaré el lunes en avión+bus+funicular Prodains+oruga de servicio de la estación. Hago notar que la fecha corresponde a cinco días después de mi cincuenta cumpleaños. Hasta el apartamento, con mi novela, mis gafas de sol y la espumadera para los huevos fritos. E inmediatamente el culmen de la historia: Regalo de cumpleaños. Mañana a la nueve en el alquiler para probar y recoger el equipo. Aquí tienes vestimenta adecuada. El profesor a las nueve y media en la puerta, hasta las doce y media. Esto a coro mi chica, su hijo y mi hermano. Y en estas nos vemos.

Epílogo: Tras transformar miedos en pasiones, aquí me hallo, intentando sacar cuantos mas días pueda cada año, clases en unos y otros lugares (muchas clases, a ver si aprendo, que de viejo es mas difícil) y dispuesto a recuperar esos casi cuarenta años perdidos de disfrutar y disfrutar y disfrutar.

Fin

Avisaos estabais, no haber preguntado, que lo tenía que contar todo.

SL2, ratón"


Todo ello procede de este hilo de hace ya unos años: [www.nevasport.com]

Desde entonces, muchas cosas han pasado, y ahora me encuentro en el curioso y apasionante mundo del esquiador errante, con sus ratos mas y menos buenos. Pero sigo por lo blanco y, en ocasiones, hasta esquío.

SL2, ratón.

Yo puedo complementar la historia de ratón para cerrar el círculo.

Resulta que servidora se va a Les Arcs allá por el año 92, solo, a compartir y coincide con una zagala en el curso de esquí, a la que uno de los hermanos de ratón del 1500, el que alquiló junto con él en Cotos al que llamaremos 2, estaba intentando "hablarle", pero hete aquí que este que escribe le levanta la zagala. La mencionada muchacha pasados los meses me presenta a la que luego sería mi esposa y madre de mis hijos que a su vez era intima amiga de 2 y que con el tiempo sería testigo de mi boda y al que pasado el tiempo le presento a la que posteriormente sería madre de los sobrinos de ratón, al que llamaremos 1. Pasado el tiempo, 1 no aparece por ningun sitio, pero si 2 y otros dos del 1500, 3 y 4 (el que pilló novia en Candanchú). Resulta que 3 y 4 digamos que esquiaban de forma manifiestamente mejorable y durante varias Inmaculadas este que escribe se encargo de criarlos a sus pechos en esto del esquí, haciendo de ellos dos esquiadores decentes. Pero hete aquí que 1 aparece en un viaje organizado por 2 en el que también están 3 y 4, es decir el 80% del 1500. Hay que aclarar que 1 fundamentalmente iba al viaje para comer jamón, beber vino, hacerse una fabada en Alpes (que estaba de cojones por cierto) y comerse el cocido que 4 hace como tradición desde el viaje en que yo presenté a 1 a su mujer. 4 se lesionó y como se aburría hizo un cocido con lo que encontró en Francia que estaba bastante decente. Pues bien un día este que escribe estaba trabajando en Tignes y visualiza a lo lejos a las 11 de la mañana un ser hundido en la miseria, arrastrando las botas con un aspecto de ir al matadero que resultó ser 1, que va y me suelta "esto no es lo mío. está claro que no he nacido para el esquí", sí, el mismo 1 que pasado el tiempo se ha recorrido Europa en un autocaravana de estación en estación, que se ha vuelto un enfermo de esto de ir para abajo y por lo blanco y al que todos conocéis como Ratón en los ambientes.

Tengo que decir que 1, 2, 3 y 4 son genéticamente iguales en muchos ámbitos de la vida. Todos cocinan de maravilla y son de buen comer y buen beber, todos tienen pautas de comportamiento bastante similares, a todos les puedes pedir lo que necesites cuando lo necesites y en la parte que nos atañe todos, los 4, esquían igual. Tienen una posición de brazos que si lo ves en la distancia piensas, no se si es 1, 2, 3 ó 4 pero ese es uno de los del 1500.

Un fuerte abrazo querido Juanjo
Nacho Campos







Karma: 242 - Votos positivos: 20 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 08:08
Registrado: 12 años antes
Mensajes: 32.661
La virgen! Avisad cuando estrenéis la telenovela Diablillo
Karma: 15 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 08:47
Registrado: 16 años antes
Mensajes: 5.518
Cita
raton700
Lo conté en su momento en un hilo con un motivo similar. Lo copio y lo pego, para no repetirlo todo.

"Buenas a todos. Lo prometía un poco mas arriba, y aquí va el ladrillazo, en el que desvelo los quienes y los comos de mi llegada al maravilloso muindo del esquí.

Prólogo: Simpática familia madrileña que nunca estuvo en la nieve, primeros años 70, sábado invernal con buen tiempo. Papá, mamá y seis niños, seis, se suben al milquinientos todos apretaos y emprenden el camino a Cotos. Legendario lugar, según ahora se. Entonces, para mi, un monte con nieve. A los dos mayores les alquilan esquís y botas, trineos para los siguientes y los enanos con mamá. Ni clases ni nada, ¿eso que es lo que es? ni experiencia ninguna paterna o materna. Y a trepar con aquello a hombro por la cuesta , bajar revolcado y hecho polvo, y repetir. A la tercera o cuarta decidí que nunca mas, que aquello no era para mi, y con once o doce años había terminado mi carrera de esquiador. Y mi hermano mas o menos. Todos al milquinientos y vuelta para Madrid. y no se volvió a hablar de esquí en esa feliz familia.

Pasan los años, y el otro sufrido esquiante de aquella experiencia (que no yo) se encuentra unas vacaciones inesperadas en invierno y decide sacarse la espina, como podía haberse ido a Valdepeñas a hacer vino. Pero se engancha a la nieve (en el mejor de los sentidos, OJO). Un tiempo después cae uno de los que no tenían talla ni para el trineo, que además pilla novia con casa en Candanchú, y muerde el anzuelo. Y luego uno de los trineistas. Total, que volvemos ha hablar de esquí. Y servidora de ustedes que no y que no, que me da miedo, que eso va mu rápido y que no hay frenos.

Capítulo tres. Éste que lo es, tras vicisitudes diversas a las que la vida le aboca, tropieza con una mozuela que le hace bastante tilín, y casualmente es también esquiadora. Total, que en estos momentos intensos que inician toda relación, y en los que se dicen las mayores tonterías, intercambio su aquiescencia a viajar conmigo a Alpes en moto el verano por la de probar el esquí el siguiente invierno. Durante ese viaje viene también uno de mis hermanos enganchaos, y hay bastantes conversaciones sobre el tema, sobre todo pasando por zonas como St. Anton, Livigno, Stelvio (donde bajaba gente con los esquís al hombro en agosto) y algún rincón mas. La relación cuaja, las conversaciones familiares cada vez incluyen mas referencias al esquí y yo, callado. La promesa, ni recordarla. Pero he aquí que la grácil mozuela, maestra de oficio y vocación, entre otras actividades, organiza las semana blancas del cole y se lleva a cerca de doscientos niños a esquiar todos los años, con lo que la cosa sigue latente. Y yo, calladito. Además, tiene dos hijos que se pirran por lo del esquí. Las conversaciones familiares acerca del tema aumentan, ella, sus hijos, mis hermanos y yo, calladito. Que a mi eso me da miedo, que no me hace ninguna gracia.... Pero no me organizan el viaje de cumplimiento de promesa, así que yo, calladito. Los niños crecen, siguen esquiando, el niño ya es profesor de esquí, y yo, calladito. Y en una celebración familiar en noviembre de 2009, anteayer como quien dice, suelta un hermano esquiador la frasecita: "Nos vamos a Tignes el puente de diciembre, tenemos sitio, ¿os apuntáis?". Respuesta inmediata :"no puedo pedir ya días libres, tendrá que ser otro año....". Y entonces, el momento fatídico: "Bueno, en enero vamos a Avoriaz con los niños, unos amigos, mis cuñados (¿Por qué siempre hay un cuñado por medio en todas las historias?) para entonces si puedes". Y voy yo y digo que si. Que nos vamos todos, mi chica y sus hijos esquían, yo pillo un par de novelas gordas y les espero en apartamento con la cena hecha. Bueno, bueno, ya veremos, a lo mejor podemos organizarte algo mejor.... Y yo, pues calladito.
Llega enero. Este que lo es no puede coger toda la semana, llegaré el lunes en avión+bus+funicular Prodains+oruga de servicio de la estación. Hago notar que la fecha corresponde a cinco días después de mi cincuenta cumpleaños. Hasta el apartamento, con mi novela, mis gafas de sol y la espumadera para los huevos fritos. E inmediatamente el culmen de la historia: Regalo de cumpleaños. Mañana a la nueve en el alquiler para probar y recoger el equipo. Aquí tienes vestimenta adecuada. El profesor a las nueve y media en la puerta, hasta las doce y media. Esto a coro mi chica, su hijo y mi hermano. Y en estas nos vemos.

Epílogo: Tras transformar miedos en pasiones, aquí me hallo, intentando sacar cuantos mas días pueda cada año, clases en unos y otros lugares (muchas clases, a ver si aprendo, que de viejo es mas difícil) y dispuesto a recuperar esos casi cuarenta años perdidos de disfrutar y disfrutar y disfrutar.

Fin

Avisaos estabais, no haber preguntado, que lo tenía que contar todo.

SL2, ratón"


Todo ello procede de este hilo de hace ya unos años: [www.nevasport.com]

Desde entonces, muchas cosas han pasado, y ahora me encuentro en el curioso y apasionante mundo del esquiador errante, con sus ratos mas y menos buenos. Pero sigo por lo blanco y, en ocasiones, hasta esquío.

SL2, ratón.

Yo puedo complementar la historia de ratón para cerrar el círculo.

Resulta que servidora se va a Les Arcs allá por el año 92, solo, a compartir y coincide con una zagala en el curso de esquí, a la que uno de los hermanos de ratón del 1500, el que alquiló junto con él en Cotos al que llamaremos 2, estaba intentando "hablarle", pero hete aquí que este que escribe le levanta la zagala. La mencionada muchacha pasados los meses me presenta a la que luego sería mi esposa y madre de mis hijos que a su vez era intima amiga de 2 y que con el tiempo sería testigo de mi boda y al que pasado el tiempo le presento a la que posteriormente sería madre de los sobrinos de ratón, al que llamaremos 1. Pasado el tiempo, 1 no aparece por ningun sitio, pero si 2 y otros dos del 1500, 3 y 4 (el que pilló novia en Candanchú). Resulta que 3 y 4 digamos que esquiaban de forma manifiestamente mejorable y durante varias Inmaculadas este que escribe se encargo de criarlos a sus pechos en esto del esquí, haciendo de ellos dos esquiadores decentes. Pero hete aquí que 1 aparece en un viaje organizado por 2 en el que también están 3 y 4, es decir el 80% del 1500. Hay que aclarar que 1 fundamentalmente iba al viaje para comer jamón, beber vino, hacerse una fabada en Alpes (que estaba de cojones por cierto) y comerse el cocido que 4 hace como tradición desde el viaje en que yo presenté a 1 a su mujer. 4 se lesionó y como se aburría hizo un cocido con lo que encontró en Francia que estaba bastante decente. Pues bien un día este que escribe estaba trabajando en Tignes y visualiza a lo lejos a las 11 de la mañana un ser hundido en la miseria, arrastrando las botas con un aspecto de ir al matadero que resultó ser 1, que va y me suelta "esto no es lo mío. está claro que no he nacido para el esquí", sí, el mismo 1 que pasado el tiempo se ha recorrido Europa en un autocaravana de estación en estación, que se ha vuelto un enfermo de esto de ir para abajo y por lo blanco y al que todos conocéis como Ratón en los ambientes.

Tengo que decir que 1, 2, 3 y 4 son genéticamente iguales en muchos ámbitos de la vida. Todos cocinan de maravilla y son de buen comer y buen beber, todos tienen pautas de comportamiento bastante similares, a todos les puedes pedir lo que necesites cuando lo necesites y en la parte que nos atañe todos, los 4, esquían igual. Tienen una posición de brazos que si lo ves en la distancia piensas, no se si es 1, 2, 3 ó 4 pero ese es uno de los del 1500.

Un fuerte abrazo querido Juanjo
Nacho Campos
Cita
Nacho Campos
Cita
raton700
Lo conté en su momento en un hilo con un motivo similar. Lo copio y lo pego, para no repetirlo todo.

"Buenas a todos. Lo prometía un poco mas arriba, y aquí va el ladrillazo, en el que desvelo los quienes y los comos de mi llegada al maravilloso muindo del esquí.

Prólogo: Simpática familia madrileña que nunca estuvo en la nieve, primeros años 70, sábado invernal con buen tiempo. Papá, mamá y seis niños, seis, se suben al milquinientos todos apretaos y emprenden el camino a Cotos. Legendario lugar, según ahora se. Entonces, para mi, un monte con nieve. A los dos mayores les alquilan esquís y botas, trineos para los siguientes y los enanos con mamá. Ni clases ni nada, ¿eso que es lo que es? ni experiencia ninguna paterna o materna. Y a trepar con aquello a hombro por la cuesta , bajar revolcado y hecho polvo, y repetir. A la tercera o cuarta decidí que nunca mas, que aquello no era para mi, y con once o doce años había terminado mi carrera de esquiador. Y mi hermano mas o menos. Todos al milquinientos y vuelta para Madrid. y no se volvió a hablar de esquí en esa feliz familia.

Pasan los años, y el otro sufrido esquiante de aquella experiencia (que no yo) se encuentra unas vacaciones inesperadas en invierno y decide sacarse la espina, como podía haberse ido a Valdepeñas a hacer vino. Pero se engancha a la nieve (en el mejor de los sentidos, OJO). Un tiempo después cae uno de los que no tenían talla ni para el trineo, que además pilla novia con casa en Candanchú, y muerde el anzuelo. Y luego uno de los trineistas. Total, que volvemos ha hablar de esquí. Y servidora de ustedes que no y que no, que me da miedo, que eso va mu rápido y que no hay frenos.

Capítulo tres. Éste que lo es, tras vicisitudes diversas a las que la vida le aboca, tropieza con una mozuela que le hace bastante tilín, y casualmente es también esquiadora. Total, que en estos momentos intensos que inician toda relación, y en los que se dicen las mayores tonterías, intercambio su aquiescencia a viajar conmigo a Alpes en moto el verano por la de probar el esquí el siguiente invierno. Durante ese viaje viene también uno de mis hermanos enganchaos, y hay bastantes conversaciones sobre el tema, sobre todo pasando por zonas como St. Anton, Livigno, Stelvio (donde bajaba gente con los esquís al hombro en agosto) y algún rincón mas. La relación cuaja, las conversaciones familiares cada vez incluyen mas referencias al esquí y yo, callado. La promesa, ni recordarla. Pero he aquí que la grácil mozuela, maestra de oficio y vocación, entre otras actividades, organiza las semana blancas del cole y se lleva a cerca de doscientos niños a esquiar todos los años, con lo que la cosa sigue latente. Y yo, calladito. Además, tiene dos hijos que se pirran por lo del esquí. Las conversaciones familiares acerca del tema aumentan, ella, sus hijos, mis hermanos y yo, calladito. Que a mi eso me da miedo, que no me hace ninguna gracia.... Pero no me organizan el viaje de cumplimiento de promesa, así que yo, calladito. Los niños crecen, siguen esquiando, el niño ya es profesor de esquí, y yo, calladito. Y en una celebración familiar en noviembre de 2009, anteayer como quien dice, suelta un hermano esquiador la frasecita: "Nos vamos a Tignes el puente de diciembre, tenemos sitio, ¿os apuntáis?". Respuesta inmediata :"no puedo pedir ya días libres, tendrá que ser otro año....". Y entonces, el momento fatídico: "Bueno, en enero vamos a Avoriaz con los niños, unos amigos, mis cuñados (¿Por qué siempre hay un cuñado por medio en todas las historias?) para entonces si puedes". Y voy yo y digo que si. Que nos vamos todos, mi chica y sus hijos esquían, yo pillo un par de novelas gordas y les espero en apartamento con la cena hecha. Bueno, bueno, ya veremos, a lo mejor podemos organizarte algo mejor.... Y yo, pues calladito.
Llega enero. Este que lo es no puede coger toda la semana, llegaré el lunes en avión+bus+funicular Prodains+oruga de servicio de la estación. Hago notar que la fecha corresponde a cinco días después de mi cincuenta cumpleaños. Hasta el apartamento, con mi novela, mis gafas de sol y la espumadera para los huevos fritos. E inmediatamente el culmen de la historia: Regalo de cumpleaños. Mañana a la nueve en el alquiler para probar y recoger el equipo. Aquí tienes vestimenta adecuada. El profesor a las nueve y media en la puerta, hasta las doce y media. Esto a coro mi chica, su hijo y mi hermano. Y en estas nos vemos.

Epílogo: Tras transformar miedos en pasiones, aquí me hallo, intentando sacar cuantos mas días pueda cada año, clases en unos y otros lugares (muchas clases, a ver si aprendo, que de viejo es mas difícil) y dispuesto a recuperar esos casi cuarenta años perdidos de disfrutar y disfrutar y disfrutar.

Fin

Avisaos estabais, no haber preguntado, que lo tenía que contar todo.

SL2, ratón"


Todo ello procede de este hilo de hace ya unos años: [www.nevasport.com]

Desde entonces, muchas cosas han pasado, y ahora me encuentro en el curioso y apasionante mundo del esquiador errante, con sus ratos mas y menos buenos. Pero sigo por lo blanco y, en ocasiones, hasta esquío.

SL2, ratón.

Yo puedo complementar la historia de ratón para cerrar el círculo.

Resulta que servidora se va a Les Arcs allá por el año 92, solo, a compartir y coincide con una zagala en el curso de esquí, a la que uno de los hermanos de ratón del 1500, el que alquiló junto con él en Cotos al que llamaremos 2, estaba intentando "hablarle", pero hete aquí que este que escribe le levanta la zagala. La mencionada muchacha pasados los meses me presenta a la que luego sería mi esposa y madre de mis hijos que a su vez era intima amiga de 2 y que con el tiempo sería testigo de mi boda y al que pasado el tiempo le presento a la que posteriormente sería madre de los sobrinos de ratón, al que llamaremos 1. Pasado el tiempo, 1 no aparece por ningun sitio, pero si 2 y otros dos del 1500, 3 y 4 (el que pilló novia en Candanchú). Resulta que 3 y 4 digamos que esquiaban de forma manifiestamente mejorable y durante varias Inmaculadas este que escribe se encargo de criarlos a sus pechos en esto del esquí, haciendo de ellos dos esquiadores decentes. Pero hete aquí que 1 aparece en un viaje organizado por 2 en el que también están 3 y 4, es decir el 80% del 1500. Hay que aclarar que 1 fundamentalmente iba al viaje para comer jamón, beber vino, hacerse una fabada en Alpes (que estaba de cojones por cierto) y comerse el cocido que 4 hace como tradición desde el viaje en que yo presenté a 1 a su mujer. 4 se lesionó y como se aburría hizo un cocido con lo que encontró en Francia que estaba bastante decente. Pues bien un día este que escribe estaba trabajando en Tignes y visualiza a lo lejos a las 11 de la mañana un ser hundido en la miseria, arrastrando las botas con un aspecto de ir al matadero que resultó ser 1, que va y me suelta "esto no es lo mío. está claro que no he nacido para el esquí", sí, el mismo 1 que pasado el tiempo se ha recorrido Europa en un autocaravana de estación en estación, que se ha vuelto un enfermo de esto de ir para abajo y por lo blanco y al que todos conocéis como Ratón en los ambientes.

Tengo que decir que 1, 2, 3 y 4 son genéticamente iguales en muchos ámbitos de la vida. Todos cocinan de maravilla y son de buen comer y buen beber, todos tienen pautas de comportamiento bastante similares, a todos les puedes pedir lo que necesites cuando lo necesites y en la parte que nos atañe todos, los 4, esquían igual. Tienen una posición de brazos que si lo ves en la distancia piensas, no se si es 1, 2, 3 ó 4 pero ese es uno de los del 1500.

Un fuerte abrazo querido Juanjo
Nacho Campos

Joder, hay que ser matemático para poder seguir la historiarisas

Gracias por compartir !





OSCAR L.
Karma: 10 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 10:00
Registrado: 15 años antes
Mensajes: 5.494
La virgen! Avisad cuando estrenéis la telenovela Diablillo
Cita
Yuri
La virgen! Avisad cuando estrenéis la telenovela Diablillo

Pero a que es bonito y luego terminar en este nuestro foro.

Abrazos
Nacho Campos







Karma: 26 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 10:18
Registrado: 2 meses antes
Mensajes: 2
¡Hola! ¡Soy un recién llegado y espero ganar experiencia!
Karma: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 10:52
Registrado: 12 años antes
Mensajes: 5.449
Cita
raton700
Lo conté en su momento en un hilo con un motivo similar. Lo copio y lo pego, para no repetirlo todo.

"Buenas a todos. Lo prometía un poco mas arriba, y aquí va el ladrillazo, en el que desvelo los quienes y los comos de mi llegada al maravilloso muindo del esquí.

Prólogo: Simpática familia madrileña que nunca estuvo en la nieve, primeros años 70, sábado invernal con buen tiempo. Papá, mamá y seis niños, seis, se suben al milquinientos todos apretaos y emprenden el camino a Cotos. Legendario lugar, según ahora se. Entonces, para mi, un monte con nieve. A los dos mayores les alquilan esquís y botas, trineos para los siguientes y los enanos con mamá. Ni clases ni nada, ¿eso que es lo que es? ni experiencia ninguna paterna o materna. Y a trepar con aquello a hombro por la cuesta , bajar revolcado y hecho polvo, y repetir. A la tercera o cuarta decidí que nunca mas, que aquello no era para mi, y con once o doce años había terminado mi carrera de esquiador. Y mi hermano mas o menos. Todos al milquinientos y vuelta para Madrid. y no se volvió a hablar de esquí en esa feliz familia.

Pasan los años, y el otro sufrido esquiante de aquella experiencia (que no yo) se encuentra unas vacaciones inesperadas en invierno y decide sacarse la espina, como podía haberse ido a Valdepeñas a hacer vino. Pero se engancha a la nieve (en el mejor de los sentidos, OJO). Un tiempo después cae uno de los que no tenían talla ni para el trineo, que además pilla novia con casa en Candanchú, y muerde el anzuelo. Y luego uno de los trineistas. Total, que volvemos ha hablar de esquí. Y servidora de ustedes que no y que no, que me da miedo, que eso va mu rápido y que no hay frenos.

Capítulo tres. Éste que lo es, tras vicisitudes diversas a las que la vida le aboca, tropieza con una mozuela que le hace bastante tilín, y casualmente es también esquiadora. Total, que en estos momentos intensos que inician toda relación, y en los que se dicen las mayores tonterías, intercambio su aquiescencia a viajar conmigo a Alpes en moto el verano por la de probar el esquí el siguiente invierno. Durante ese viaje viene también uno de mis hermanos enganchaos, y hay bastantes conversaciones sobre el tema, sobre todo pasando por zonas como St. Anton, Livigno, Stelvio (donde bajaba gente con los esquís al hombro en agosto) y algún rincón mas. La relación cuaja, las conversaciones familiares cada vez incluyen mas referencias al esquí y yo, callado. La promesa, ni recordarla. Pero he aquí que la grácil mozuela, maestra de oficio y vocación, entre otras actividades, organiza las semana blancas del cole y se lleva a cerca de doscientos niños a esquiar todos los años, con lo que la cosa sigue latente. Y yo, calladito. Además, tiene dos hijos que se pirran por lo del esquí. Las conversaciones familiares acerca del tema aumentan, ella, sus hijos, mis hermanos y yo, calladito. Que a mi eso me da miedo, que no me hace ninguna gracia.... Pero no me organizan el viaje de cumplimiento de promesa, así que yo, calladito. Los niños crecen, siguen esquiando, el niño ya es profesor de esquí, y yo, calladito. Y en una celebración familiar en noviembre de 2009, anteayer como quien dice, suelta un hermano esquiador la frasecita: "Nos vamos a Tignes el puente de diciembre, tenemos sitio, ¿os apuntáis?". Respuesta inmediata :"no puedo pedir ya días libres, tendrá que ser otro año....". Y entonces, el momento fatídico: "Bueno, en enero vamos a Avoriaz con los niños, unos amigos, mis cuñados (¿Por qué siempre hay un cuñado por medio en todas las historias?) para entonces si puedes". Y voy yo y digo que si. Que nos vamos todos, mi chica y sus hijos esquían, yo pillo un par de novelas gordas y les espero en apartamento con la cena hecha. Bueno, bueno, ya veremos, a lo mejor podemos organizarte algo mejor.... Y yo, pues calladito.
Llega enero. Este que lo es no puede coger toda la semana, llegaré el lunes en avión+bus+funicular Prodains+oruga de servicio de la estación. Hago notar que la fecha corresponde a cinco días después de mi cincuenta cumpleaños. Hasta el apartamento, con mi novela, mis gafas de sol y la espumadera para los huevos fritos. E inmediatamente el culmen de la historia: Regalo de cumpleaños. Mañana a la nueve en el alquiler para probar y recoger el equipo. Aquí tienes vestimenta adecuada. El profesor a las nueve y media en la puerta, hasta las doce y media. Esto a coro mi chica, su hijo y mi hermano. Y en estas nos vemos.

Epílogo: Tras transformar miedos en pasiones, aquí me hallo, intentando sacar cuantos mas días pueda cada año, clases en unos y otros lugares (muchas clases, a ver si aprendo, que de viejo es mas difícil) y dispuesto a recuperar esos casi cuarenta años perdidos de disfrutar y disfrutar y disfrutar.

Fin

Avisaos estabais, no haber preguntado, que lo tenía que contar todo.

SL2, ratón"


Todo ello procede de este hilo de hace ya unos años: [www.nevasport.com]

Desde entonces, muchas cosas han pasado, y ahora me encuentro en el curioso y apasionante mundo del esquiador errante, con sus ratos mas y menos buenos. Pero sigo por lo blanco y, en ocasiones, hasta esquío.

SL2, ratón.

Yo puedo complementar la historia de ratón para cerrar el círculo.

Resulta que servidora se va a Les Arcs allá por el año 92, solo, a compartir y coincide con una zagala en el curso de esquí, a la que uno de los hermanos de ratón del 1500, el que alquiló junto con él en Cotos al que llamaremos 2, estaba intentando "hablarle", pero hete aquí que este que escribe le levanta la zagala. La mencionada muchacha pasados los meses me presenta a la que luego sería mi esposa y madre de mis hijos que a su vez era intima amiga de 2 y que con el tiempo sería testigo de mi boda y al que pasado el tiempo le presento a la que posteriormente sería madre de los sobrinos de ratón, al que llamaremos 1. Pasado el tiempo, 1 no aparece por ningun sitio, pero si 2 y otros dos del 1500, 3 y 4 (el que pilló novia en Candanchú). Resulta que 3 y 4 digamos que esquiaban de forma manifiestamente mejorable y durante varias Inmaculadas este que escribe se encargo de criarlos a sus pechos en esto del esquí, haciendo de ellos dos esquiadores decentes. Pero hete aquí que 1 aparece en un viaje organizado por 2 en el que también están 3 y 4, es decir el 80% del 1500. Hay que aclarar que 1 fundamentalmente iba al viaje para comer jamón, beber vino, hacerse una fabada en Alpes (que estaba de cojones por cierto) y comerse el cocido que 4 hace como tradición desde el viaje en que yo presenté a 1 a su mujer. 4 se lesionó y como se aburría hizo un cocido con lo que encontró en Francia que estaba bastante decente. Pues bien un día este que escribe estaba trabajando en Tignes y visualiza a lo lejos a las 11 de la mañana un ser hundido en la miseria, arrastrando las botas con un aspecto de ir al matadero que resultó ser 1, que va y me suelta "esto no es lo mío. está claro que no he nacido para el esquí", sí, el mismo 1 que pasado el tiempo se ha recorrido Europa en un autocaravana de estación en estación, que se ha vuelto un enfermo de esto de ir para abajo y por lo blanco y al que todos conocéis como Ratón en los ambientes.

Tengo que decir que 1, 2, 3 y 4 son genéticamente iguales en muchos ámbitos de la vida. Todos cocinan de maravilla y son de buen comer y buen beber, todos tienen pautas de comportamiento bastante similares, a todos les puedes pedir lo que necesites cuando lo necesites y en la parte que nos atañe todos, los 4, esquían igual. Tienen una posición de brazos que si lo ves en la distancia piensas, no se si es 1, 2, 3 ó 4 pero ese es uno de los del 1500.

Un fuerte abrazo querido Juanjo
Nacho Campos
Cita
Nacho Campos
Cita
raton700
Lo conté en su momento en un hilo con un motivo similar. Lo copio y lo pego, para no repetirlo todo.

"Buenas a todos. Lo prometía un poco mas arriba, y aquí va el ladrillazo, en el que desvelo los quienes y los comos de mi llegada al maravilloso muindo del esquí.

Prólogo: Simpática familia madrileña que nunca estuvo en la nieve, primeros años 70, sábado invernal con buen tiempo. Papá, mamá y seis niños, seis, se suben al milquinientos todos apretaos y emprenden el camino a Cotos. Legendario lugar, según ahora se. Entonces, para mi, un monte con nieve. A los dos mayores les alquilan esquís y botas, trineos para los siguientes y los enanos con mamá. Ni clases ni nada, ¿eso que es lo que es? ni experiencia ninguna paterna o materna. Y a trepar con aquello a hombro por la cuesta , bajar revolcado y hecho polvo, y repetir. A la tercera o cuarta decidí que nunca mas, que aquello no era para mi, y con once o doce años había terminado mi carrera de esquiador. Y mi hermano mas o menos. Todos al milquinientos y vuelta para Madrid. y no se volvió a hablar de esquí en esa feliz familia.

Pasan los años, y el otro sufrido esquiante de aquella experiencia (que no yo) se encuentra unas vacaciones inesperadas en invierno y decide sacarse la espina, como podía haberse ido a Valdepeñas a hacer vino. Pero se engancha a la nieve (en el mejor de los sentidos, OJO). Un tiempo después cae uno de los que no tenían talla ni para el trineo, que además pilla novia con casa en Candanchú, y muerde el anzuelo. Y luego uno de los trineistas. Total, que volvemos ha hablar de esquí. Y servidora de ustedes que no y que no, que me da miedo, que eso va mu rápido y que no hay frenos.

Capítulo tres. Éste que lo es, tras vicisitudes diversas a las que la vida le aboca, tropieza con una mozuela que le hace bastante tilín, y casualmente es también esquiadora. Total, que en estos momentos intensos que inician toda relación, y en los que se dicen las mayores tonterías, intercambio su aquiescencia a viajar conmigo a Alpes en moto el verano por la de probar el esquí el siguiente invierno. Durante ese viaje viene también uno de mis hermanos enganchaos, y hay bastantes conversaciones sobre el tema, sobre todo pasando por zonas como St. Anton, Livigno, Stelvio (donde bajaba gente con los esquís al hombro en agosto) y algún rincón mas. La relación cuaja, las conversaciones familiares cada vez incluyen mas referencias al esquí y yo, callado. La promesa, ni recordarla. Pero he aquí que la grácil mozuela, maestra de oficio y vocación, entre otras actividades, organiza las semana blancas del cole y se lleva a cerca de doscientos niños a esquiar todos los años, con lo que la cosa sigue latente. Y yo, calladito. Además, tiene dos hijos que se pirran por lo del esquí. Las conversaciones familiares acerca del tema aumentan, ella, sus hijos, mis hermanos y yo, calladito. Que a mi eso me da miedo, que no me hace ninguna gracia.... Pero no me organizan el viaje de cumplimiento de promesa, así que yo, calladito. Los niños crecen, siguen esquiando, el niño ya es profesor de esquí, y yo, calladito. Y en una celebración familiar en noviembre de 2009, anteayer como quien dice, suelta un hermano esquiador la frasecita: "Nos vamos a Tignes el puente de diciembre, tenemos sitio, ¿os apuntáis?". Respuesta inmediata :"no puedo pedir ya días libres, tendrá que ser otro año....". Y entonces, el momento fatídico: "Bueno, en enero vamos a Avoriaz con los niños, unos amigos, mis cuñados (¿Por qué siempre hay un cuñado por medio en todas las historias?) para entonces si puedes". Y voy yo y digo que si. Que nos vamos todos, mi chica y sus hijos esquían, yo pillo un par de novelas gordas y les espero en apartamento con la cena hecha. Bueno, bueno, ya veremos, a lo mejor podemos organizarte algo mejor.... Y yo, pues calladito.
Llega enero. Este que lo es no puede coger toda la semana, llegaré el lunes en avión+bus+funicular Prodains+oruga de servicio de la estación. Hago notar que la fecha corresponde a cinco días después de mi cincuenta cumpleaños. Hasta el apartamento, con mi novela, mis gafas de sol y la espumadera para los huevos fritos. E inmediatamente el culmen de la historia: Regalo de cumpleaños. Mañana a la nueve en el alquiler para probar y recoger el equipo. Aquí tienes vestimenta adecuada. El profesor a las nueve y media en la puerta, hasta las doce y media. Esto a coro mi chica, su hijo y mi hermano. Y en estas nos vemos.

Epílogo: Tras transformar miedos en pasiones, aquí me hallo, intentando sacar cuantos mas días pueda cada año, clases en unos y otros lugares (muchas clases, a ver si aprendo, que de viejo es mas difícil) y dispuesto a recuperar esos casi cuarenta años perdidos de disfrutar y disfrutar y disfrutar.

Fin

Avisaos estabais, no haber preguntado, que lo tenía que contar todo.

SL2, ratón"


Todo ello procede de este hilo de hace ya unos años: [www.nevasport.com]

Desde entonces, muchas cosas han pasado, y ahora me encuentro en el curioso y apasionante mundo del esquiador errante, con sus ratos mas y menos buenos. Pero sigo por lo blanco y, en ocasiones, hasta esquío.

SL2, ratón.

Yo puedo complementar la historia de ratón para cerrar el círculo.

Resulta que servidora se va a Les Arcs allá por el año 92, solo, a compartir y coincide con una zagala en el curso de esquí, a la que uno de los hermanos de ratón del 1500, el que alquiló junto con él en Cotos al que llamaremos 2, estaba intentando "hablarle", pero hete aquí que este que escribe le levanta la zagala. La mencionada muchacha pasados los meses me presenta a la que luego sería mi esposa y madre de mis hijos que a su vez era intima amiga de 2 y que con el tiempo sería testigo de mi boda y al que pasado el tiempo le presento a la que posteriormente sería madre de los sobrinos de ratón, al que llamaremos 1. Pasado el tiempo, 1 no aparece por ningun sitio, pero si 2 y otros dos del 1500, 3 y 4 (el que pilló novia en Candanchú). Resulta que 3 y 4 digamos que esquiaban de forma manifiestamente mejorable y durante varias Inmaculadas este que escribe se encargo de criarlos a sus pechos en esto del esquí, haciendo de ellos dos esquiadores decentes. Pero hete aquí que 1 aparece en un viaje organizado por 2 en el que también están 3 y 4, es decir el 80% del 1500. Hay que aclarar que 1 fundamentalmente iba al viaje para comer jamón, beber vino, hacerse una fabada en Alpes (que estaba de cojones por cierto) y comerse el cocido que 4 hace como tradición desde el viaje en que yo presenté a 1 a su mujer. 4 se lesionó y como se aburría hizo un cocido con lo que encontró en Francia que estaba bastante decente. Pues bien un día este que escribe estaba trabajando en Tignes y visualiza a lo lejos a las 11 de la mañana un ser hundido en la miseria, arrastrando las botas con un aspecto de ir al matadero que resultó ser 1, que va y me suelta "esto no es lo mío. está claro que no he nacido para el esquí", sí, el mismo 1 que pasado el tiempo se ha recorrido Europa en un autocaravana de estación en estación, que se ha vuelto un enfermo de esto de ir para abajo y por lo blanco y al que todos conocéis como Ratón en los ambientes.

Tengo que decir que 1, 2, 3 y 4 son genéticamente iguales en muchos ámbitos de la vida. Todos cocinan de maravilla y son de buen comer y buen beber, todos tienen pautas de comportamiento bastante similares, a todos les puedes pedir lo que necesites cuando lo necesites y en la parte que nos atañe todos, los 4, esquían igual. Tienen una posición de brazos que si lo ves en la distancia piensas, no se si es 1, 2, 3 ó 4 pero ese es uno de los del 1500.

Un fuerte abrazo querido Juanjo
Nacho Campos




Menuda adivinanza nos has metido!! risasrisasrisasrisas

Bonita historia!!
Karma: 12 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 12:02
Registrado: 6 años antes
Mensajes: 1.153
Gracias por el hilo y por contar tu experiencia, muy bonita la historia. La de Ratón la había leído en el pasado pero me ha encantado releerla, y las aportaciones de Nacho lo han hecho todo aún más especial.

En mi caso tengo que empezar un poco antes de mi primer día de esquí. Mis padres son de los Países Bajos, país donde una buena parte de la población se desplaza invierno sí, invierno también para ir a esquiar en los Alpes (según datos que he buscado ahora, a lo largo de este siglo el número de practicantes ha ido bajando desde más de 1.1 millones/7% hasta unos 800mil/4.6%. En España los datos son confusos, pues solo he encontrado número de forfaits vendidos, unos 5 millones cada temporada, pero se dice que el esquiador medio va entre 5 y 10 días la temporada... pero esto para otro hilo). En su caso, mi madre iba ya desde pequeña con sus padres alguna semana cada temporada, mientras que mi padre había esquiado más bien poco hasta conocerla a ella.

Sea como sea, mis padres decidieron, allá por el 93, de irse a vivir a los Pirineos, dejar su anterior vida de la urbe holandesa y decantarse por las montañas aún salvajes del pirineo catalán. Se instalaron en un pueblo con la carretera asfaltada por primera vez hacía solo un par de años, con más vacas que personas, el hospital más cercano a más de una hora en coche. Viviendo en Amsterdam, el cambio les supuso un viaje en el tiempo.

Más cerca que el hospital quedaba la pequeña estación de Super Espot, donde esquiaban cuando visitaban en invierno su casa aún en construcción. En el invierno del 95 nació mi hermana, en Rotterdam, y un par de años más tarde nací yo en Amsterdam. Mi hermano menor vino en febrero de 99, también en Rotterdam. Nacimos en invierno los tres, por lo que se había decidido que el parto fuera en la ciudad y no en un pueblo donde la quitanieves pasaba de costumbre un día tarde. Ahora bien, una vez estuvimos los 3 y se decidió que no habría más, empezamos a pasar también los inviernos en el Pirineo y vendieron todo lo que aún les quedaba en Holanda. Por lo que a la práctica, empecé a esquiar a los 3 años, más o menos, y mi hermano empezó aún más pronto. Los primeros años fueron en Espot, primero con los padres, luego con el club, donde ya de pequeño el profesor nos llevaba por los juguetones fuera de pista en Espot. Con especial cariño recuerdo una incursión por la zona de La Roca/Mosquera, zona ahora llena de jóvenes árboles que impiden el paso, por aquel entonces enterrados bajo la nieve ofreciendo un terreno juguetón que hacía las delicias de nuestro grupo.

Nuestros padres dejaron de esquiar cuando nosotros empezamos en el CAEI, donde estuvimos unos 4 años si no me equivoco. El esquí en esta etapa empezó a parecer obligación más que disfrute, pues se tenía que ir sí o sí todos los días de la temporada en los que no hubiera escuela, cada mañana a las 07:45. Aunque estoy seguro que me ayudó un montón a mejorar mi esquí, el nivel de exigencia de nuestra entrenadora, que tenía la ambición de que nos apuntásemos al equipo de competición, nos desmotivó y dejamos el club. Pasé de hacer 50 días por temporada en Baqueira a hacer unos 20-25 en Espot, y eso en parte gracias a que empecé con el snowboard, que en nuestra pequeña estación resultó aliciente suficiente para no dejar la nieve. Y así un par de años, hasta que tuve 15 y les dijimos a nuestros padres que no se preocuparan, que podíamos esquiar perfectamente solos por Baqueira. Coincidió ese primer año en Baqueira con la temporada más nivosa que se recuerda por estos lares, y con mis rossignol comp7x cutres de segunda mano descubrí la nieve polvo, el esquí fuerapista y la libertad. Esa temporada nos cerraron el puerto un montón de días por las nevadas incesantes, pero algo había cambiado en nuestra forma de vivir el deporte, y las tardes de invierno las pasamos subiendo los prados del pueblo con los esquís al hombro, construyendo saltos y volando la pista forestal con nuestros esquís de 70 de patín.

Mientras nuestra hermana ya se iba de casa a los 17, para mis 16 y último año en el instituto de Esterri quise, no, necesité comprar unos esquís de freeride. Iba después de clase, o antes del volley, o cuando podía, a mirar los esquís del escaparate de Aràneu. Sin siquiera saber de qué servían, qué ventajas tenían o el precio que me pediría, yo sabía que los esquís más largos y anchos que habia tenían que ser los míos, enamorado estaba de unos Atomic Coax del 2011


Y así, con las segundas nieves en noviembre de 2013, estrené mis esquís en nuestros queridos prados. Aluciné al comprobar la diferencia con mis machacados rossignol, flotaba por la nieve polvo y cogía toda la velocidad que quería para saltar los muros, kickers, árboles y arbustos. Donde antes estábamos media hora pisando la nieve virgen, para después tener que remar para llegar con velocidad a los saltos, ahora deslizaba sin apenas esfuerzo. Fue un año mágico, aunque irresponsable pues nos metimos por todos lados de la estación sin tener idea de avalanchas, ni arva, ni nada. Conocimos un grupo del valle de arán con quien esquiábamos semana sí, semana también, disfrutando de Teso dera Mina y de infinitas Marconis, Blanhiblar era nuestro campo de aprendizaje, y las diagonales de cigalera el comodín al final del día.

Entonces empezó el bachillerato en Sort, por lo que se me acabó el descuento escolar de Baqueira. Además, con una novia que tenía casa en Rialp, pasé más tiempo del que me hubiera gustado en Port Ainé y no compré el forfait de Baqueira. Craso error que solucioné el año siguiente, comprando esta vez, el último año que pensaba estar en el Pallars, todos los forfaits habidos y por haber (que son 2risas).

Entonces me fui a Holanda a estudiar. En noviembre fui a los Pirineos a disfrutar de una primera nevada en la Bonaigua, pero pasó diciembre y apenas había esquiado. En enero un viaje universitario a los Alpes, decepción en portes du Soleil por mal tiempo, lluvia y escasez de nieve. Poco más tardé en darme cuenta que esa carrera no era la mía, y empecé a plantearme volver a España. La temporada de esquí había sido un fracaso, esquiando como antes de enamorarme del fuerapista. Necesitaba recuperar el tiempo perdido, por lo que, para meditar sobre qué me gustaría hacer a nivel académico, me tomé un invierno sabático en el que fui profesor en Austria. Como las desgracias nunca vienen solas, me tocó un invierno cálido, con cotas de nieve altas, mucho föhn y el monte pelado a finales de diciembre y otra vez pelado a finales de Marzo. Temporada corta en el que tuve algunos toques fatales para mis queridos atomic, que quedaron ya definitivamente relegados al agroesquí y la pretemporada. Por suerte, en Abril hice mi primera salida de varios días con nieve, al esquiar el pic de Amitges por varias de sus canales desde el refugio Mataró. No estaba yo muy en forma, ni tenía aún esquís de travesía, por lo que eso iba a ser el siguiente objetivo.

El año siguiente, por fin otra temporada buena, en el que quise aprovechar que en primero de carrera teníamos los viernes libres para volver a comprar los dos forfaits de temporada. Si la memoria no me falla, fue el primer año en el que descubrí realmente Peülla, para enamorarme, esta vez, de una montaña.

Y así he seguido, enamorado cada vez más de las montañas, que hace un par de años me empezaron a gustar también en verano. Me he enganchado al esquí de travesía, he tanteado el esquí de pendiente, y mis decisiones vitales tienen una componente nival nada despreciable. No hay cosa en el mundo que me guste más que deslizar por lo blanco, monopoliza mis sueños y deseos, paso horas leyendo sobre esquiar, viendo fotos y vídeos de nieve, mirando mapas para planear futuras bajadas, fotos de invierno para trazar líneas en mi mente. ¿Por qué sigo esquiando? ¿A caso es posible parar?

Karma: 274 - Votos positivos: 22 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 12:20
Registrado: 12 años antes
Mensajes: 5.449
Precioso Medicine!!!
Karma: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 12:29
Registrado: 3 meses antes
Mensajes: 58
Pues chicos yo tengo casi 43 años (los cumplo en diciembre) y me voy a estrenar en El Tarter. Voy solo sin conocer a nadie, y espero aprender mucho, caerme más aún y reírme lo suficiente para poder repetir muchos años.
Eso sí, con menos caídas que esté
Karma: 159 - Votos positivos: 12 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 12:36
Registrado: 12 años antes
Mensajes: 5.449
Pues chicos yo tengo casi 43 años (los cumplo en diciembre) y me voy a estrenar en El Tarter. Voy solo sin conocer a nadie, y espero aprender mucho, caerme más aún y reírme lo suficiente para poder repetir muchos años.
Eso sí, con menos caídas que esté
Cita
Pablito78
Pues chicos yo tengo casi 43 años (los cumplo en diciembre) y me voy a estrenar en El Tarter. Voy solo sin conocer a nadie, y espero aprender mucho, caerme más aún y reírme lo suficiente para poder repetir muchos años.
Eso sí, con menos caídas que esté




Disfruta mucho (seguro que lo vas a hacer), y sobre todo, empieza con un profesional que te ayude en los primeros pasos (seguramente también lo harás).
Karma: 23 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 13:37
Registrado: 2 años antes
Mensajes: 63
Lo conté en su momento en un hilo con un motivo similar. Lo copio y lo pego, para no repetirlo todo.

"Buenas a todos. Lo prometía un poco mas arriba, y aquí va el ladrillazo, en el que desvelo los quienes y los comos de mi llegada al maravilloso muindo del esquí.

Prólogo: Simpática familia madrileña que nunca estuvo en la nieve, primeros años 70, sábado invernal con buen tiempo. Papá, mamá y seis niños, seis, se suben al milquinientos todos apretaos y emprenden el camino a Cotos. Legendario lugar, según ahora se. Entonces, para mi, un monte con nieve. A los dos mayores les alquilan esquís y botas, trineos para los siguientes y los enanos con mamá. Ni clases ni nada, ¿eso que es lo que es? ni experiencia ninguna paterna o materna. Y a trepar con aquello a hombro por la cuesta , bajar revolcado y hecho polvo, y repetir. A la tercera o cuarta decidí que nunca mas, que aquello no era para mi, y con once o doce años había terminado mi carrera de esquiador. Y mi hermano mas o menos. Todos al milquinientos y vuelta para Madrid. y no se volvió a hablar de esquí en esa feliz familia.

Pasan los años, y el otro sufrido esquiante de aquella experiencia (que no yo) se encuentra unas vacaciones inesperadas en invierno y decide sacarse la espina, como podía haberse ido a Valdepeñas a hacer vino. Pero se engancha a la nieve (en el mejor de los sentidos, OJO). Un tiempo después cae uno de los que no tenían talla ni para el trineo, que además pilla novia con casa en Candanchú, y muerde el anzuelo. Y luego uno de los trineistas. Total, que volvemos ha hablar de esquí. Y servidora de ustedes que no y que no, que me da miedo, que eso va mu rápido y que no hay frenos.

Capítulo tres. Éste que lo es, tras vicisitudes diversas a las que la vida le aboca, tropieza con una mozuela que le hace bastante tilín, y casualmente es también esquiadora. Total, que en estos momentos intensos que inician toda relación, y en los que se dicen las mayores tonterías, intercambio su aquiescencia a viajar conmigo a Alpes en moto el verano por la de probar el esquí el siguiente invierno. Durante ese viaje viene también uno de mis hermanos enganchaos, y hay bastantes conversaciones sobre el tema, sobre todo pasando por zonas como St. Anton, Livigno, Stelvio (donde bajaba gente con los esquís al hombro en agosto) y algún rincón mas. La relación cuaja, las conversaciones familiares cada vez incluyen mas referencias al esquí y yo, callado. La promesa, ni recordarla. Pero he aquí que la grácil mozuela, maestra de oficio y vocación, entre otras actividades, organiza las semana blancas del cole y se lleva a cerca de doscientos niños a esquiar todos los años, con lo que la cosa sigue latente. Y yo, calladito. Además, tiene dos hijos que se pirran por lo del esquí. Las conversaciones familiares acerca del tema aumentan, ella, sus hijos, mis hermanos y yo, calladito. Que a mi eso me da miedo, que no me hace ninguna gracia.... Pero no me organizan el viaje de cumplimiento de promesa, así que yo, calladito. Los niños crecen, siguen esquiando, el niño ya es profesor de esquí, y yo, calladito. Y en una celebración familiar en noviembre de 2009, anteayer como quien dice, suelta un hermano esquiador la frasecita: "Nos vamos a Tignes el puente de diciembre, tenemos sitio, ¿os apuntáis?". Respuesta inmediata :"no puedo pedir ya días libres, tendrá que ser otro año....". Y entonces, el momento fatídico: "Bueno, en enero vamos a Avoriaz con los niños, unos amigos, mis cuñados (¿Por qué siempre hay un cuñado por medio en todas las historias?) para entonces si puedes". Y voy yo y digo que si. Que nos vamos todos, mi chica y sus hijos esquían, yo pillo un par de novelas gordas y les espero en apartamento con la cena hecha. Bueno, bueno, ya veremos, a lo mejor podemos organizarte algo mejor.... Y yo, pues calladito.
Llega enero. Este que lo es no puede coger toda la semana, llegaré el lunes en avión+bus+funicular Prodains+oruga de servicio de la estación. Hago notar que la fecha corresponde a cinco días después de mi cincuenta cumpleaños. Hasta el apartamento, con mi novela, mis gafas de sol y la espumadera para los huevos fritos. E inmediatamente el culmen de la historia: Regalo de cumpleaños. Mañana a la nueve en el alquiler para probar y recoger el equipo. Aquí tienes vestimenta adecuada. El profesor a las nueve y media en la puerta, hasta las doce y media. Esto a coro mi chica, su hijo y mi hermano. Y en estas nos vemos.

Epílogo: Tras transformar miedos en pasiones, aquí me hallo, intentando sacar cuantos mas días pueda cada año, clases en unos y otros lugares (muchas clases, a ver si aprendo, que de viejo es mas difícil) y dispuesto a recuperar esos casi cuarenta años perdidos de disfrutar y disfrutar y disfrutar.

Fin

Avisaos estabais, no haber preguntado, que lo tenía que contar todo.

SL2, ratón"


Todo ello procede de este hilo de hace ya unos años: [www.nevasport.com]

Desde entonces, muchas cosas han pasado, y ahora me encuentro en el curioso y apasionante mundo del esquiador errante, con sus ratos mas y menos buenos. Pero sigo por lo blanco y, en ocasiones, hasta esquío.

SL2, ratón.
Que grande eres ratón!!! pulgar arriba
Karma: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 13:48
Registrado: 2 años antes
Mensajes: 63
Muy breve: Empecé de mayor, soy de Brasil y allí la nieve apenas existe...

1ª vez: Final de año en Pas de la Casa, toda una semana en un cursillo de 5 dias en una pista verde con esquis largos antiguos, subiendo con la dichosa cuerda a 10 grados bajo cero y con hielo... Y encima cargando con los esquis de los niños pequeños (para olvidar).

2ª vez en Astun, otra semana de cursillo con hijos subiendo con gancho y bajando una pista verde de 100 metros... (también para olvidar)

3ª Como soy cabezota, regresé a Astún solo con mi hija mayor y ya empecé a disfrutar algo aunque poco.

Y así paso a paso, fueron pasando los años conociendo varias estaciones en la península hasta que fui a los Alpes, los Dolomitas y completé la Sella Ronda en ambas direcciones.

Ahora por causa de la pandemia llevo la temporada pasada sin esquiar y tengo un mono de nieve terrible.

Saludos a todos pulgar arriba
Karma: 73 - Votos positivos: 5 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 14:07
Registrado: 9 años antes
Mensajes: 6.149
Cita
Fronga
Que grande eres ratón!!! pulgar arriba

Bueno, mas bien gordo...

SL2, ratón.
Karma: 12 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 14:09
Registrado: 9 años antes
Mensajes: 6.149
Cita
raton700
Lo conté en su momento en un hilo con un motivo similar. Lo copio y lo pego, para no repetirlo todo.

"Buenas a todos. Lo prometía un poco mas arriba, y aquí va el ladrillazo, en el que desvelo los quienes y los comos de mi llegada al maravilloso muindo del esquí.

Prólogo: Simpática familia madrileña que nunca estuvo en la nieve, primeros años 70, sábado invernal con buen tiempo. Papá, mamá y seis niños, seis, se suben al milquinientos todos apretaos y emprenden el camino a Cotos. Legendario lugar, según ahora se. Entonces, para mi, un monte con nieve. A los dos mayores les alquilan esquís y botas, trineos para los siguientes y los enanos con mamá. Ni clases ni nada, ¿eso que es lo que es? ni experiencia ninguna paterna o materna. Y a trepar con aquello a hombro por la cuesta , bajar revolcado y hecho polvo, y repetir. A la tercera o cuarta decidí que nunca mas, que aquello no era para mi, y con once o doce años había terminado mi carrera de esquiador. Y mi hermano mas o menos. Todos al milquinientos y vuelta para Madrid. y no se volvió a hablar de esquí en esa feliz familia.

Pasan los años, y el otro sufrido esquiante de aquella experiencia (que no yo) se encuentra unas vacaciones inesperadas en invierno y decide sacarse la espina, como podía haberse ido a Valdepeñas a hacer vino. Pero se engancha a la nieve (en el mejor de los sentidos, OJO). Un tiempo después cae uno de los que no tenían talla ni para el trineo, que además pilla novia con casa en Candanchú, y muerde el anzuelo. Y luego uno de los trineistas. Total, que volvemos ha hablar de esquí. Y servidora de ustedes que no y que no, que me da miedo, que eso va mu rápido y que no hay frenos.

Capítulo tres. Éste que lo es, tras vicisitudes diversas a las que la vida le aboca, tropieza con una mozuela que le hace bastante tilín, y casualmente es también esquiadora. Total, que en estos momentos intensos que inician toda relación, y en los que se dicen las mayores tonterías, intercambio su aquiescencia a viajar conmigo a Alpes en moto el verano por la de probar el esquí el siguiente invierno. Durante ese viaje viene también uno de mis hermanos enganchaos, y hay bastantes conversaciones sobre el tema, sobre todo pasando por zonas como St. Anton, Livigno, Stelvio (donde bajaba gente con los esquís al hombro en agosto) y algún rincón mas. La relación cuaja, las conversaciones familiares cada vez incluyen mas referencias al esquí y yo, callado. La promesa, ni recordarla. Pero he aquí que la grácil mozuela, maestra de oficio y vocación, entre otras actividades, organiza las semana blancas del cole y se lleva a cerca de doscientos niños a esquiar todos los años, con lo que la cosa sigue latente. Y yo, calladito. Además, tiene dos hijos que se pirran por lo del esquí. Las conversaciones familiares acerca del tema aumentan, ella, sus hijos, mis hermanos y yo, calladito. Que a mi eso me da miedo, que no me hace ninguna gracia.... Pero no me organizan el viaje de cumplimiento de promesa, así que yo, calladito. Los niños crecen, siguen esquiando, el niño ya es profesor de esquí, y yo, calladito. Y en una celebración familiar en noviembre de 2009, anteayer como quien dice, suelta un hermano esquiador la frasecita: "Nos vamos a Tignes el puente de diciembre, tenemos sitio, ¿os apuntáis?". Respuesta inmediata :"no puedo pedir ya días libres, tendrá que ser otro año....". Y entonces, el momento fatídico: "Bueno, en enero vamos a Avoriaz con los niños, unos amigos, mis cuñados (¿Por qué siempre hay un cuñado por medio en todas las historias?) para entonces si puedes". Y voy yo y digo que si. Que nos vamos todos, mi chica y sus hijos esquían, yo pillo un par de novelas gordas y les espero en apartamento con la cena hecha. Bueno, bueno, ya veremos, a lo mejor podemos organizarte algo mejor.... Y yo, pues calladito.
Llega enero. Este que lo es no puede coger toda la semana, llegaré el lunes en avión+bus+funicular Prodains+oruga de servicio de la estación. Hago notar que la fecha corresponde a cinco días después de mi cincuenta cumpleaños. Hasta el apartamento, con mi novela, mis gafas de sol y la espumadera para los huevos fritos. E inmediatamente el culmen de la historia: Regalo de cumpleaños. Mañana a la nueve en el alquiler para probar y recoger el equipo. Aquí tienes vestimenta adecuada. El profesor a las nueve y media en la puerta, hasta las doce y media. Esto a coro mi chica, su hijo y mi hermano. Y en estas nos vemos.

Epílogo: Tras transformar miedos en pasiones, aquí me hallo, intentando sacar cuantos mas días pueda cada año, clases en unos y otros lugares (muchas clases, a ver si aprendo, que de viejo es mas difícil) y dispuesto a recuperar esos casi cuarenta años perdidos de disfrutar y disfrutar y disfrutar.

Fin

Avisaos estabais, no haber preguntado, que lo tenía que contar todo.

SL2, ratón"


Todo ello procede de este hilo de hace ya unos años: [www.nevasport.com]

Desde entonces, muchas cosas han pasado, y ahora me encuentro en el curioso y apasionante mundo del esquiador errante, con sus ratos mas y menos buenos. Pero sigo por lo blanco y, en ocasiones, hasta esquío.

SL2, ratón.

Yo puedo complementar la historia de ratón para cerrar el círculo.

Resulta que servidora se va a Les Arcs allá por el año 92, solo, a compartir y coincide con una zagala en el curso de esquí, a la que uno de los hermanos de ratón del 1500, el que alquiló junto con él en Cotos al que llamaremos 2, estaba intentando "hablarle", pero hete aquí que este que escribe le levanta la zagala. La mencionada muchacha pasados los meses me presenta a la que luego sería mi esposa y madre de mis hijos que a su vez era intima amiga de 2 y que con el tiempo sería testigo de mi boda y al que pasado el tiempo le presento a la que posteriormente sería madre de los sobrinos de ratón, al que llamaremos 1. Pasado el tiempo, 1 no aparece por ningun sitio, pero si 2 y otros dos del 1500, 3 y 4 (el que pilló novia en Candanchú). Resulta que 3 y 4 digamos que esquiaban de forma manifiestamente mejorable y durante varias Inmaculadas este que escribe se encargo de criarlos a sus pechos en esto del esquí, haciendo de ellos dos esquiadores decentes. Pero hete aquí que 1 aparece en un viaje organizado por 2 en el que también están 3 y 4, es decir el 80% del 1500. Hay que aclarar que 1 fundamentalmente iba al viaje para comer jamón, beber vino, hacerse una fabada en Alpes (que estaba de cojones por cierto) y comerse el cocido que 4 hace como tradición desde el viaje en que yo presenté a 1 a su mujer. 4 se lesionó y como se aburría hizo un cocido con lo que encontró en Francia que estaba bastante decente. Pues bien un día este que escribe estaba trabajando en Tignes y visualiza a lo lejos a las 11 de la mañana un ser hundido en la miseria, arrastrando las botas con un aspecto de ir al matadero que resultó ser 1, que va y me suelta "esto no es lo mío. está claro que no he nacido para el esquí", sí, el mismo 1 que pasado el tiempo se ha recorrido Europa en un autocaravana de estación en estación, que se ha vuelto un enfermo de esto de ir para abajo y por lo blanco y al que todos conocéis como Ratón en los ambientes.

Tengo que decir que 1, 2, 3 y 4 son genéticamente iguales en muchos ámbitos de la vida. Todos cocinan de maravilla y son de buen comer y buen beber, todos tienen pautas de comportamiento bastante similares, a todos les puedes pedir lo que necesites cuando lo necesites y en la parte que nos atañe todos, los 4, esquían igual. Tienen una posición de brazos que si lo ves en la distancia piensas, no se si es 1, 2, 3 ó 4 pero ese es uno de los del 1500.

Un fuerte abrazo querido Juanjo
Nacho Campos
Cita
Nacho Campos
Cita
raton700
Lo conté en su momento en un hilo con un motivo similar. Lo copio y lo pego, para no repetirlo todo.

"Buenas a todos. Lo prometía un poco mas arriba, y aquí va el ladrillazo, en el que desvelo los quienes y los comos de mi llegada al maravilloso muindo del esquí.

Prólogo: Simpática familia madrileña que nunca estuvo en la nieve, primeros años 70, sábado invernal con buen tiempo. Papá, mamá y seis niños, seis, se suben al milquinientos todos apretaos y emprenden el camino a Cotos. Legendario lugar, según ahora se. Entonces, para mi, un monte con nieve. A los dos mayores les alquilan esquís y botas, trineos para los siguientes y los enanos con mamá. Ni clases ni nada, ¿eso que es lo que es? ni experiencia ninguna paterna o materna. Y a trepar con aquello a hombro por la cuesta , bajar revolcado y hecho polvo, y repetir. A la tercera o cuarta decidí que nunca mas, que aquello no era para mi, y con once o doce años había terminado mi carrera de esquiador. Y mi hermano mas o menos. Todos al milquinientos y vuelta para Madrid. y no se volvió a hablar de esquí en esa feliz familia.

Pasan los años, y el otro sufrido esquiante de aquella experiencia (que no yo) se encuentra unas vacaciones inesperadas en invierno y decide sacarse la espina, como podía haberse ido a Valdepeñas a hacer vino. Pero se engancha a la nieve (en el mejor de los sentidos, OJO). Un tiempo después cae uno de los que no tenían talla ni para el trineo, que además pilla novia con casa en Candanchú, y muerde el anzuelo. Y luego uno de los trineistas. Total, que volvemos ha hablar de esquí. Y servidora de ustedes que no y que no, que me da miedo, que eso va mu rápido y que no hay frenos.

Capítulo tres. Éste que lo es, tras vicisitudes diversas a las que la vida le aboca, tropieza con una mozuela que le hace bastante tilín, y casualmente es también esquiadora. Total, que en estos momentos intensos que inician toda relación, y en los que se dicen las mayores tonterías, intercambio su aquiescencia a viajar conmigo a Alpes en moto el verano por la de probar el esquí el siguiente invierno. Durante ese viaje viene también uno de mis hermanos enganchaos, y hay bastantes conversaciones sobre el tema, sobre todo pasando por zonas como St. Anton, Livigno, Stelvio (donde bajaba gente con los esquís al hombro en agosto) y algún rincón mas. La relación cuaja, las conversaciones familiares cada vez incluyen mas referencias al esquí y yo, callado. La promesa, ni recordarla. Pero he aquí que la grácil mozuela, maestra de oficio y vocación, entre otras actividades, organiza las semana blancas del cole y se lleva a cerca de doscientos niños a esquiar todos los años, con lo que la cosa sigue latente. Y yo, calladito. Además, tiene dos hijos que se pirran por lo del esquí. Las conversaciones familiares acerca del tema aumentan, ella, sus hijos, mis hermanos y yo, calladito. Que a mi eso me da miedo, que no me hace ninguna gracia.... Pero no me organizan el viaje de cumplimiento de promesa, así que yo, calladito. Los niños crecen, siguen esquiando, el niño ya es profesor de esquí, y yo, calladito. Y en una celebración familiar en noviembre de 2009, anteayer como quien dice, suelta un hermano esquiador la frasecita: "Nos vamos a Tignes el puente de diciembre, tenemos sitio, ¿os apuntáis?". Respuesta inmediata :"no puedo pedir ya días libres, tendrá que ser otro año....". Y entonces, el momento fatídico: "Bueno, en enero vamos a Avoriaz con los niños, unos amigos, mis cuñados (¿Por qué siempre hay un cuñado por medio en todas las historias?) para entonces si puedes". Y voy yo y digo que si. Que nos vamos todos, mi chica y sus hijos esquían, yo pillo un par de novelas gordas y les espero en apartamento con la cena hecha. Bueno, bueno, ya veremos, a lo mejor podemos organizarte algo mejor.... Y yo, pues calladito.
Llega enero. Este que lo es no puede coger toda la semana, llegaré el lunes en avión+bus+funicular Prodains+oruga de servicio de la estación. Hago notar que la fecha corresponde a cinco días después de mi cincuenta cumpleaños. Hasta el apartamento, con mi novela, mis gafas de sol y la espumadera para los huevos fritos. E inmediatamente el culmen de la historia: Regalo de cumpleaños. Mañana a la nueve en el alquiler para probar y recoger el equipo. Aquí tienes vestimenta adecuada. El profesor a las nueve y media en la puerta, hasta las doce y media. Esto a coro mi chica, su hijo y mi hermano. Y en estas nos vemos.

Epílogo: Tras transformar miedos en pasiones, aquí me hallo, intentando sacar cuantos mas días pueda cada año, clases en unos y otros lugares (muchas clases, a ver si aprendo, que de viejo es mas difícil) y dispuesto a recuperar esos casi cuarenta años perdidos de disfrutar y disfrutar y disfrutar.

Fin

Avisaos estabais, no haber preguntado, que lo tenía que contar todo.

SL2, ratón"


Todo ello procede de este hilo de hace ya unos años: [www.nevasport.com]

Desde entonces, muchas cosas han pasado, y ahora me encuentro en el curioso y apasionante mundo del esquiador errante, con sus ratos mas y menos buenos. Pero sigo por lo blanco y, en ocasiones, hasta esquío.

SL2, ratón.

Yo puedo complementar la historia de ratón para cerrar el círculo.

Resulta que servidora se va a Les Arcs allá por el año 92, solo, a compartir y coincide con una zagala en el curso de esquí, a la que uno de los hermanos de ratón del 1500, el que alquiló junto con él en Cotos al que llamaremos 2, estaba intentando "hablarle", pero hete aquí que este que escribe le levanta la zagala. La mencionada muchacha pasados los meses me presenta a la que luego sería mi esposa y madre de mis hijos que a su vez era intima amiga de 2 y que con el tiempo sería testigo de mi boda y al que pasado el tiempo le presento a la que posteriormente sería madre de los sobrinos de ratón, al que llamaremos 1. Pasado el tiempo, 1 no aparece por ningun sitio, pero si 2 y otros dos del 1500, 3 y 4 (el que pilló novia en Candanchú). Resulta que 3 y 4 digamos que esquiaban de forma manifiestamente mejorable y durante varias Inmaculadas este que escribe se encargo de criarlos a sus pechos en esto del esquí, haciendo de ellos dos esquiadores decentes. Pero hete aquí que 1 aparece en un viaje organizado por 2 en el que también están 3 y 4, es decir el 80% del 1500. Hay que aclarar que 1 fundamentalmente iba al viaje para comer jamón, beber vino, hacerse una fabada en Alpes (que estaba de cojones por cierto) y comerse el cocido que 4 hace como tradición desde el viaje en que yo presenté a 1 a su mujer. 4 se lesionó y como se aburría hizo un cocido con lo que encontró en Francia que estaba bastante decente. Pues bien un día este que escribe estaba trabajando en Tignes y visualiza a lo lejos a las 11 de la mañana un ser hundido en la miseria, arrastrando las botas con un aspecto de ir al matadero que resultó ser 1, que va y me suelta "esto no es lo mío. está claro que no he nacido para el esquí", sí, el mismo 1 que pasado el tiempo se ha recorrido Europa en un autocaravana de estación en estación, que se ha vuelto un enfermo de esto de ir para abajo y por lo blanco y al que todos conocéis como Ratón en los ambientes.

Tengo que decir que 1, 2, 3 y 4 son genéticamente iguales en muchos ámbitos de la vida. Todos cocinan de maravilla y son de buen comer y buen beber, todos tienen pautas de comportamiento bastante similares, a todos les puedes pedir lo que necesites cuando lo necesites y en la parte que nos atañe todos, los 4, esquían igual. Tienen una posición de brazos que si lo ves en la distancia piensas, no se si es 1, 2, 3 ó 4 pero ese es uno de los del 1500.

Un fuerte abrazo querido Juanjo
Nacho Campos

Abrazote, Maestro Campos.

Y se me olvidaba, sigo en esto porque no se dejarlo. Y a veces, debería.

SL2, ratón.
Karma: 23 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 14:21
Registrado: 2 años antes
Mensajes: 63
Cita
Fronga
Que grande eres ratón!!! pulgar arriba

Bueno, mas bien gordo...

SL2, ratón.
Cita
raton700
Cita
Fronga
Que grande eres ratón!!! pulgar arriba

Bueno, mas bien gordo...

SL2, ratón.

Recuerda querido ratón que adelgazar tiene remedio, en mi caso tomo batidos saciantes en sustitución de comidas 2 veces por semana y en un mes puedes perder 4 kilos siempre y cuando no hagas excesos claro. Saludospulgar arriba
Karma: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 14:27
Registrado: 9 años antes
Mensajes: 6.149
Cita
raton700
Cita
Fronga
Que grande eres ratón!!! pulgar arriba

Bueno, mas bien gordo...

SL2, ratón.

Recuerda querido ratón que adelgazar tiene remedio, en mi caso tomo batidos saciantes en sustitución de comidas 2 veces por semana y en un mes puedes perder 4 kilos siempre y cuando no hagas excesos claro. Saludospulgar arriba
Cita
Fronga
Cita
raton700
Cita
Fronga
Que grande eres ratón!!! pulgar arriba

Bueno, mas bien gordo...

SL2, ratón.

Recuerda querido ratón que adelgazar tiene remedio, en mi caso tomo batidos saciantes en sustitución de comidas 2 veces por semana y en un mes puedes perder 4 kilos siempre y cuando no hagas excesos claro. Saludospulgar arriba

En esa pelea ando, pero entre poca voluntad y que me dejo liar con dos de pipas.....

SL2, ratón.
Karma: 30 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 15:26
Registrado: 10 meses antes
Mensajes: 54
Cita
raton700
Lo conté en su momento en un hilo con un motivo similar. Lo copio y lo pego, para no repetirlo todo.

"Buenas a todos. Lo prometía un poco mas arriba, y aquí va el ladrillazo, en el que desvelo los quienes y los comos de mi llegada al maravilloso muindo del esquí.

Prólogo: Simpática familia madrileña que nunca estuvo en la nieve, primeros años 70, sábado invernal con buen tiempo. Papá, mamá y seis niños, seis, se suben al milquinientos todos apretaos y emprenden el camino a Cotos. Legendario lugar, según ahora se. Entonces, para mi, un monte con nieve. A los dos mayores les alquilan esquís y botas, trineos para los siguientes y los enanos con mamá. Ni clases ni nada, ¿eso que es lo que es? ni experiencia ninguna paterna o materna. Y a trepar con aquello a hombro por la cuesta , bajar revolcado y hecho polvo, y repetir. A la tercera o cuarta decidí que nunca mas, que aquello no era para mi, y con once o doce años había terminado mi carrera de esquiador. Y mi hermano mas o menos. Todos al milquinientos y vuelta para Madrid. y no se volvió a hablar de esquí en esa feliz familia.

Pasan los años, y el otro sufrido esquiante de aquella experiencia (que no yo) se encuentra unas vacaciones inesperadas en invierno y decide sacarse la espina, como podía haberse ido a Valdepeñas a hacer vino. Pero se engancha a la nieve (en el mejor de los sentidos, OJO). Un tiempo después cae uno de los que no tenían talla ni para el trineo, que además pilla novia con casa en Candanchú, y muerde el anzuelo. Y luego uno de los trineistas. Total, que volvemos ha hablar de esquí. Y servidora de ustedes que no y que no, que me da miedo, que eso va mu rápido y que no hay frenos.

Capítulo tres. Éste que lo es, tras vicisitudes diversas a las que la vida le aboca, tropieza con una mozuela que le hace bastante tilín, y casualmente es también esquiadora. Total, que en estos momentos intensos que inician toda relación, y en los que se dicen las mayores tonterías, intercambio su aquiescencia a viajar conmigo a Alpes en moto el verano por la de probar el esquí el siguiente invierno. Durante ese viaje viene también uno de mis hermanos enganchaos, y hay bastantes conversaciones sobre el tema, sobre todo pasando por zonas como St. Anton, Livigno, Stelvio (donde bajaba gente con los esquís al hombro en agosto) y algún rincón mas. La relación cuaja, las conversaciones familiares cada vez incluyen mas referencias al esquí y yo, callado. La promesa, ni recordarla. Pero he aquí que la grácil mozuela, maestra de oficio y vocación, entre otras actividades, organiza las semana blancas del cole y se lleva a cerca de doscientos niños a esquiar todos los años, con lo que la cosa sigue latente. Y yo, calladito. Además, tiene dos hijos que se pirran por lo del esquí. Las conversaciones familiares acerca del tema aumentan, ella, sus hijos, mis hermanos y yo, calladito. Que a mi eso me da miedo, que no me hace ninguna gracia.... Pero no me organizan el viaje de cumplimiento de promesa, así que yo, calladito. Los niños crecen, siguen esquiando, el niño ya es profesor de esquí, y yo, calladito. Y en una celebración familiar en noviembre de 2009, anteayer como quien dice, suelta un hermano esquiador la frasecita: "Nos vamos a Tignes el puente de diciembre, tenemos sitio, ¿os apuntáis?". Respuesta inmediata :"no puedo pedir ya días libres, tendrá que ser otro año....". Y entonces, el momento fatídico: "Bueno, en enero vamos a Avoriaz con los niños, unos amigos, mis cuñados (¿Por qué siempre hay un cuñado por medio en todas las historias?) para entonces si puedes". Y voy yo y digo que si. Que nos vamos todos, mi chica y sus hijos esquían, yo pillo un par de novelas gordas y les espero en apartamento con la cena hecha. Bueno, bueno, ya veremos, a lo mejor podemos organizarte algo mejor.... Y yo, pues calladito.
Llega enero. Este que lo es no puede coger toda la semana, llegaré el lunes en avión+bus+funicular Prodains+oruga de servicio de la estación. Hago notar que la fecha corresponde a cinco días después de mi cincuenta cumpleaños. Hasta el apartamento, con mi novela, mis gafas de sol y la espumadera para los huevos fritos. E inmediatamente el culmen de la historia: Regalo de cumpleaños. Mañana a la nueve en el alquiler para probar y recoger el equipo. Aquí tienes vestimenta adecuada. El profesor a las nueve y media en la puerta, hasta las doce y media. Esto a coro mi chica, su hijo y mi hermano. Y en estas nos vemos.

Epílogo: Tras transformar miedos en pasiones, aquí me hallo, intentando sacar cuantos mas días pueda cada año, clases en unos y otros lugares (muchas clases, a ver si aprendo, que de viejo es mas difícil) y dispuesto a recuperar esos casi cuarenta años perdidos de disfrutar y disfrutar y disfrutar.

Fin

Avisaos estabais, no haber preguntado, que lo tenía que contar todo.

SL2, ratón"


Todo ello procede de este hilo de hace ya unos años: [www.nevasport.com]

Desde entonces, muchas cosas han pasado, y ahora me encuentro en el curioso y apasionante mundo del esquiador errante, con sus ratos mas y menos buenos. Pero sigo por lo blanco y, en ocasiones, hasta esquío.

SL2, ratón.

Yo puedo complementar la historia de ratón para cerrar el círculo.

Resulta que servidora se va a Les Arcs allá por el año 92, solo, a compartir y coincide con una zagala en el curso de esquí, a la que uno de los hermanos de ratón del 1500, el que alquiló junto con él en Cotos al que llamaremos 2, estaba intentando "hablarle", pero hete aquí que este que escribe le levanta la zagala. La mencionada muchacha pasados los meses me presenta a la que luego sería mi esposa y madre de mis hijos que a su vez era intima amiga de 2 y que con el tiempo sería testigo de mi boda y al que pasado el tiempo le presento a la que posteriormente sería madre de los sobrinos de ratón, al que llamaremos 1. Pasado el tiempo, 1 no aparece por ningun sitio, pero si 2 y otros dos del 1500, 3 y 4 (el que pilló novia en Candanchú). Resulta que 3 y 4 digamos que esquiaban de forma manifiestamente mejorable y durante varias Inmaculadas este que escribe se encargo de criarlos a sus pechos en esto del esquí, haciendo de ellos dos esquiadores decentes. Pero hete aquí que 1 aparece en un viaje organizado por 2 en el que también están 3 y 4, es decir el 80% del 1500. Hay que aclarar que 1 fundamentalmente iba al viaje para comer jamón, beber vino, hacerse una fabada en Alpes (que estaba de cojones por cierto) y comerse el cocido que 4 hace como tradición desde el viaje en que yo presenté a 1 a su mujer. 4 se lesionó y como se aburría hizo un cocido con lo que encontró en Francia que estaba bastante decente. Pues bien un día este que escribe estaba trabajando en Tignes y visualiza a lo lejos a las 11 de la mañana un ser hundido en la miseria, arrastrando las botas con un aspecto de ir al matadero que resultó ser 1, que va y me suelta "esto no es lo mío. está claro que no he nacido para el esquí", sí, el mismo 1 que pasado el tiempo se ha recorrido Europa en un autocaravana de estación en estación, que se ha vuelto un enfermo de esto de ir para abajo y por lo blanco y al que todos conocéis como Ratón en los ambientes.

Tengo que decir que 1, 2, 3 y 4 son genéticamente iguales en muchos ámbitos de la vida. Todos cocinan de maravilla y son de buen comer y buen beber, todos tienen pautas de comportamiento bastante similares, a todos les puedes pedir lo que necesites cuando lo necesites y en la parte que nos atañe todos, los 4, esquían igual. Tienen una posición de brazos que si lo ves en la distancia piensas, no se si es 1, 2, 3 ó 4 pero ese es uno de los del 1500.

Un fuerte abrazo querido Juanjo
Nacho Campos
Cita
Nacho Campos

Yo puedo complementar la historia de ratón para cerrar el círculo.

Impresionante guión, los de HBO os fichan si o sime quito el sombrero

Deberías juntarte con Ratón y preparar una serie mejor que Juego de tronos, toda una historia.Alabado
Karma: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 16:49
Registrado: 16 años antes
Mensajes: 5.518
Cita
Nacho Campos
Cita
raton700
Lo conté en su momento en un hilo con un motivo similar. Lo copio y lo pego, para no repetirlo todo.

"Buenas a todos. Lo prometía un poco mas arriba, y aquí va el ladrillazo, en el que desvelo los quienes y los comos de mi llegada al maravilloso muindo del esquí.

Prólogo: Simpática familia madrileña que nunca estuvo en la nieve, primeros años 70, sábado invernal con buen tiempo. Papá, mamá y seis niños, seis, se suben al milquinientos todos apretaos y emprenden el camino a Cotos. Legendario lugar, según ahora se. Entonces, para mi, un monte con nieve. A los dos mayores les alquilan esquís y botas, trineos para los siguientes y los enanos con mamá. Ni clases ni nada, ¿eso que es lo que es? ni experiencia ninguna paterna o materna. Y a trepar con aquello a hombro por la cuesta , bajar revolcado y hecho polvo, y repetir. A la tercera o cuarta decidí que nunca mas, que aquello no era para mi, y con once o doce años había terminado mi carrera de esquiador. Y mi hermano mas o menos. Todos al milquinientos y vuelta para Madrid. y no se volvió a hablar de esquí en esa feliz familia.

Pasan los años, y el otro sufrido esquiante de aquella experiencia (que no yo) se encuentra unas vacaciones inesperadas en invierno y decide sacarse la espina, como podía haberse ido a Valdepeñas a hacer vino. Pero se engancha a la nieve (en el mejor de los sentidos, OJO). Un tiempo después cae uno de los que no tenían talla ni para el trineo, que además pilla novia con casa en Candanchú, y muerde el anzuelo. Y luego uno de los trineistas. Total, que volvemos ha hablar de esquí. Y servidora de ustedes que no y que no, que me da miedo, que eso va mu rápido y que no hay frenos.

Capítulo tres. Éste que lo es, tras vicisitudes diversas a las que la vida le aboca, tropieza con una mozuela que le hace bastante tilín, y casualmente es también esquiadora. Total, que en estos momentos intensos que inician toda relación, y en los que se dicen las mayores tonterías, intercambio su aquiescencia a viajar conmigo a Alpes en moto el verano por la de probar el esquí el siguiente invierno. Durante ese viaje viene también uno de mis hermanos enganchaos, y hay bastantes conversaciones sobre el tema, sobre todo pasando por zonas como St. Anton, Livigno, Stelvio (donde bajaba gente con los esquís al hombro en agosto) y algún rincón mas. La relación cuaja, las conversaciones familiares cada vez incluyen mas referencias al esquí y yo, callado. La promesa, ni recordarla. Pero he aquí que la grácil mozuela, maestra de oficio y vocación, entre otras actividades, organiza las semana blancas del cole y se lleva a cerca de doscientos niños a esquiar todos los años, con lo que la cosa sigue latente. Y yo, calladito. Además, tiene dos hijos que se pirran por lo del esquí. Las conversaciones familiares acerca del tema aumentan, ella, sus hijos, mis hermanos y yo, calladito. Que a mi eso me da miedo, que no me hace ninguna gracia.... Pero no me organizan el viaje de cumplimiento de promesa, así que yo, calladito. Los niños crecen, siguen esquiando, el niño ya es profesor de esquí, y yo, calladito. Y en una celebración familiar en noviembre de 2009, anteayer como quien dice, suelta un hermano esquiador la frasecita: "Nos vamos a Tignes el puente de diciembre, tenemos sitio, ¿os apuntáis?". Respuesta inmediata :"no puedo pedir ya días libres, tendrá que ser otro año....". Y entonces, el momento fatídico: "Bueno, en enero vamos a Avoriaz con los niños, unos amigos, mis cuñados (¿Por qué siempre hay un cuñado por medio en todas las historias?) para entonces si puedes". Y voy yo y digo que si. Que nos vamos todos, mi chica y sus hijos esquían, yo pillo un par de novelas gordas y les espero en apartamento con la cena hecha. Bueno, bueno, ya veremos, a lo mejor podemos organizarte algo mejor.... Y yo, pues calladito.
Llega enero. Este que lo es no puede coger toda la semana, llegaré el lunes en avión+bus+funicular Prodains+oruga de servicio de la estación. Hago notar que la fecha corresponde a cinco días después de mi cincuenta cumpleaños. Hasta el apartamento, con mi novela, mis gafas de sol y la espumadera para los huevos fritos. E inmediatamente el culmen de la historia: Regalo de cumpleaños. Mañana a la nueve en el alquiler para probar y recoger el equipo. Aquí tienes vestimenta adecuada. El profesor a las nueve y media en la puerta, hasta las doce y media. Esto a coro mi chica, su hijo y mi hermano. Y en estas nos vemos.

Epílogo: Tras transformar miedos en pasiones, aquí me hallo, intentando sacar cuantos mas días pueda cada año, clases en unos y otros lugares (muchas clases, a ver si aprendo, que de viejo es mas difícil) y dispuesto a recuperar esos casi cuarenta años perdidos de disfrutar y disfrutar y disfrutar.

Fin

Avisaos estabais, no haber preguntado, que lo tenía que contar todo.

SL2, ratón"


Todo ello procede de este hilo de hace ya unos años: [www.nevasport.com]

Desde entonces, muchas cosas han pasado, y ahora me encuentro en el curioso y apasionante mundo del esquiador errante, con sus ratos mas y menos buenos. Pero sigo por lo blanco y, en ocasiones, hasta esquío.

SL2, ratón.

Yo puedo complementar la historia de ratón para cerrar el círculo.

Resulta que servidora se va a Les Arcs allá por el año 92, solo, a compartir y coincide con una zagala en el curso de esquí, a la que uno de los hermanos de ratón del 1500, el que alquiló junto con él en Cotos al que llamaremos 2, estaba intentando "hablarle", pero hete aquí que este que escribe le levanta la zagala. La mencionada muchacha pasados los meses me presenta a la que luego sería mi esposa y madre de mis hijos que a su vez era intima amiga de 2 y que con el tiempo sería testigo de mi boda y al que pasado el tiempo le presento a la que posteriormente sería madre de los sobrinos de ratón, al que llamaremos 1. Pasado el tiempo, 1 no aparece por ningun sitio, pero si 2 y otros dos del 1500, 3 y 4 (el que pilló novia en Candanchú). Resulta que 3 y 4 digamos que esquiaban de forma manifiestamente mejorable y durante varias Inmaculadas este que escribe se encargo de criarlos a sus pechos en esto del esquí, haciendo de ellos dos esquiadores decentes. Pero hete aquí que 1 aparece en un viaje organizado por 2 en el que también están 3 y 4, es decir el 80% del 1500. Hay que aclarar que 1 fundamentalmente iba al viaje para comer jamón, beber vino, hacerse una fabada en Alpes (que estaba de cojones por cierto) y comerse el cocido que 4 hace como tradición desde el viaje en que yo presenté a 1 a su mujer. 4 se lesionó y como se aburría hizo un cocido con lo que encontró en Francia que estaba bastante decente. Pues bien un día este que escribe estaba trabajando en Tignes y visualiza a lo lejos a las 11 de la mañana un ser hundido en la miseria, arrastrando las botas con un aspecto de ir al matadero que resultó ser 1, que va y me suelta "esto no es lo mío. está claro que no he nacido para el esquí", sí, el mismo 1 que pasado el tiempo se ha recorrido Europa en un autocaravana de estación en estación, que se ha vuelto un enfermo de esto de ir para abajo y por lo blanco y al que todos conocéis como Ratón en los ambientes.

Tengo que decir que 1, 2, 3 y 4 son genéticamente iguales en muchos ámbitos de la vida. Todos cocinan de maravilla y son de buen comer y buen beber, todos tienen pautas de comportamiento bastante similares, a todos les puedes pedir lo que necesites cuando lo necesites y en la parte que nos atañe todos, los 4, esquían igual. Tienen una posición de brazos que si lo ves en la distancia piensas, no se si es 1, 2, 3 ó 4 pero ese es uno de los del 1500.

Un fuerte abrazo querido Juanjo
Nacho Campos

Abrazote, Maestro Campos.

Y se me olvidaba, sigo en esto porque no se dejarlo. Y a veces, debería.

SL2, ratón.
Cita
raton700
Y se me olvidaba, sigo en esto porque no se dejarlo. Y a veces, debería.

SL2, ratón.

Eso se llama "droga" !!!Loco - Crazy





OSCAR L.
Karma: 27 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 16:58
Registrado: 12 años antes
Mensajes: 5.449
Muy breve: Empecé de mayor, soy de Brasil y allí la nieve apenas existe...

1ª vez: Final de año en Pas de la Casa, toda una semana en un cursillo de 5 dias en una pista verde con esquis largos antiguos, subiendo con la dichosa cuerda a 10 grados bajo cero y con hielo... Y encima cargando con los esquis de los niños pequeños (para olvidar).

2ª vez en Astun, otra semana de cursillo con hijos subiendo con gancho y bajando una pista verde de 100 metros... (también para olvidar)

3ª Como soy cabezota, regresé a Astún solo con mi hija mayor y ya empecé a disfrutar algo aunque poco.

Y así paso a paso, fueron pasando los años conociendo varias estaciones en la península hasta que fui a los Alpes, los Dolomitas y completé la Sella Ronda en ambas direcciones.

Ahora por causa de la pandemia llevo la temporada pasada sin esquiar y tengo un mono de nieve terrible.

Saludos a todos pulgar arriba
Cita
Fronga
Muy breve: Empecé de mayor, soy de Brasil y allí la nieve apenas existe...

1ª vez: Final de año en Pas de la Casa, toda una semana en un cursillo de 5 dias en una pista verde con esquis largos antiguos, subiendo con la dichosa cuerda a 10 grados bajo cero y con hielo... Y encima cargando con los esquis de los niños pequeños (para olvidar).

2ª vez en Astun, otra semana de cursillo con hijos subiendo con gancho y bajando una pista verde de 100 metros... (también para olvidar)

3ª Como soy cabezota, regresé a Astún solo con mi hija mayor y ya empecé a disfrutar algo aunque poco.

Y así paso a paso, fueron pasando los años conociendo varias estaciones en la península hasta que fui a los Alpes, los Dolomitas y completé la Sella Ronda en ambas direcciones.

Ahora por causa de la pandemia llevo la temporada pasada sin esquiar y tengo un mono de nieve terrible.

Saludos a todos pulgar arriba





A esto se le llama tozudería y lo otro son tonterías!! risasrisasrisas
Karma: 24 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 17:32
Registrado: 6 años antes
Mensajes: 2.255
Muy breve: Empecé de mayor, soy de Brasil y allí la nieve apenas existe...

1ª vez: Final de año en Pas de la Casa, toda una semana en un cursillo de 5 dias en una pista verde con esquis largos antiguos, subiendo con la dichosa cuerda a 10 grados bajo cero y con hielo... Y encima cargando con los esquis de los niños pequeños (para olvidar).

2ª vez en Astun, otra semana de cursillo con hijos subiendo con gancho y bajando una pista verde de 100 metros... (también para olvidar)

3ª Como soy cabezota, regresé a Astún solo con mi hija mayor y ya empecé a disfrutar algo aunque poco.

Y así paso a paso, fueron pasando los años conociendo varias estaciones en la península hasta que fui a los Alpes, los Dolomitas y completé la Sella Ronda en ambas direcciones.

Ahora por causa de la pandemia llevo la temporada pasada sin esquiar y tengo un mono de nieve terrible.

Saludos a todos pulgar arriba
Cita
Fronga
Muy breve: Empecé de mayor, soy de Brasil y allí la nieve apenas existe...

1ª vez: Final de año en Pas de la Casa, toda una semana en un cursillo de 5 dias en una pista verde con esquis largos antiguos, subiendo con la dichosa cuerda a 10 grados bajo cero y con hielo... Y encima cargando con los esquis de los niños pequeños (para olvidar).

2ª vez en Astun, otra semana de cursillo con hijos subiendo con gancho y bajando una pista verde de 100 metros... (también para olvidar)

3ª Como soy cabezota, regresé a Astún solo con mi hija mayor y ya empecé a disfrutar algo aunque poco.

Y así paso a paso, fueron pasando los años conociendo varias estaciones en la península hasta que fui a los Alpes, los Dolomitas y completé la Sella Ronda en ambas direcciones.

Ahora por causa de la pandemia llevo la temporada pasada sin esquiar y tengo un mono de nieve terrible.

Saludos a todos pulgar arriba

Ese es el espíritu:
"Se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito"..pulgar arriba
Karma: 39 - Votos positivos: 3 - Votos negativos: 0
JAO
JAO
Enviado: 23-09-2021 17:35
Registrado: 5 años antes
Mensajes: 1.681
Por resumir mi vida sobre unas tablas en plan telegrama:
Año 1970, Valcotos, con 8 años, nos lleva mi padre a mi hermana y a mi.
Primera vez con esquís de casi 2 metros en una pista que estaba justo a la derecha en la curva que ahora tuerces para ir a Valdesqui.
La monitora no consigue que nos levantemos del suelo y cuando intenta que cojamos la percha, las leches y las risas nuestras se debían de oír en Madrid (no se porque nos dio por reírnos en vez de llorar).
La monitora le dice a mi padre que no insista que no hemos nacido para este deporte.
Mi padre cabezón me apunta (mi hermana abandona) a cursillos sábados y domingos con un colegio (el Claret).
Por mis narices (se ve que ese comentario de la monitora me llegó al alma) aprendo a esquiar en mis queridas pistas de escaparate y telégrafo con monitor. Y por las tardes me aventuraba yo solo por las pistas de la bola, pluviometro y la mítica el bosque. A base de leches y cabezonería, mejoro poco a poco mi técnica y gano mi estrella de nieve.
Tras varios años me apunto en un conocido club de Madrid (Amistad) con unos amigos del cole y empezamos a ir a la Pinilla. Aquí, dando clases llegamos hasta el final (flecha de competición, pasando antes por las tres águilas).
Y hasta aquí he llegado y sigo esquiando y disfrutando como el primer día con la familia (esquiamos todos) y excelentes amigos (muchos de ellos en este foro de locos).
He hecho y hago otros deportes (MTB, tenis, rugby) pero no se que tiene esa cosa blanca y fría que enganchapulgar arribapulgar arribapulgar arriba
Karma: 130 - Votos positivos: 10 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 18:20
Registrado: 2 años antes
Mensajes: 63
Por resumir mi vida sobre unas tablas en plan telegrama:
Año 1970, Valcotos, con 8 años, nos lleva mi padre a mi hermana y a mi.
Primera vez con esquís de casi 2 metros en una pista que estaba justo a la derecha en la curva que ahora tuerces para ir a Valdesqui.
La monitora no consigue que nos levantemos del suelo y cuando intenta que cojamos la percha, las leches y las risas nuestras se debían de oír en Madrid (no se porque nos dio por reírnos en vez de llorar).
La monitora le dice a mi padre que no insista que no hemos nacido para este deporte.
Mi padre cabezón me apunta (mi hermana abandona) a cursillos sábados y domingos con un colegio (el Claret).
Por mis narices (se ve que ese comentario de la monitora me llegó al alma) aprendo a esquiar en mis queridas pistas de escaparate y telégrafo con monitor. Y por las tardes me aventuraba yo solo por las pistas de la bola, pluviometro y la mítica el bosque. A base de leches y cabezonería, mejoro poco a poco mi técnica y gano mi estrella de nieve.
Tras varios años me apunto en un conocido club de Madrid (Amistad) con unos amigos del cole y empezamos a ir a la Pinilla. Aquí, dando clases llegamos hasta el final (flecha de competición, pasando antes por las tres águilas).
Y hasta aquí he llegado y sigo esquiando y disfrutando como el primer día con la familia (esquiamos todos) y excelentes amigos (muchos de ellos en este foro de locos).
He hecho y hago otros deportes (MTB, tenis, rugby) pero no se que tiene esa cosa blanca y fría que enganchapulgar arribapulgar arribapulgar arriba
Cita
JAO
Por resumir mi vida sobre unas tablas en plan telegrama:
Año 1970, Valcotos, con 8 años, nos lleva mi padre a mi hermana y a mi.
Primera vez con esquís de casi 2 metros en una pista que estaba justo a la derecha en la curva que ahora tuerces para ir a Valdesqui.
La monitora no consigue que nos levantemos del suelo y cuando intenta que cojamos la percha, las leches y las risas nuestras se debían de oír en Madrid (no se porque nos dio por reírnos en vez de llorar).
La monitora le dice a mi padre que no insista que no hemos nacido para este deporte.
Mi padre cabezón me apunta (mi hermana abandona) a cursillos sábados y domingos con un colegio (el Claret).
Por mis narices (se ve que ese comentario de la monitora me llegó al alma) aprendo a esquiar en mis queridas pistas de escaparate y telégrafo con monitor. Y por las tardes me aventuraba yo solo por las pistas de la bola, pluviometro y la mítica el bosque. A base de leches y cabezonería, mejoro poco a poco mi técnica y gano mi estrella de nieve.
Tras varios años me apunto en un conocido club de Madrid (Amistad) con unos amigos del cole y empezamos a ir a la Pinilla. Aquí, dando clases llegamos hasta el final (flecha de competición, pasando antes por las tres águilas).
Y hasta aquí he llegado y sigo esquiando y disfrutando como el primer día con la familia (esquiamos todos) y excelentes amigos (muchos de ellos en este foro de locos).
He hecho y hago otros deportes (MTB, tenis, rugby) pero no se que tiene esa cosa blanca y fría que enganchapulgar arribapulgar arribapulgar arriba

Hay otros vicios JAO que también enganchan, pero los que esquiamos no hacemos daño a nadie y disfrutamos de la naturaleza mientras nos desplazamos de un forma peculiar sobre los esquis smiling smiley Saludos
Karma: 27 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0
Enviado: 23-09-2021 20:45
Registrado: 14 años antes
Mensajes: 1.074
Cita
Fronga
Muy breve: Empecé de mayor, soy de Brasil y allí la nieve apenas existe...

1ª vez: Final de año en Pas de la Casa, toda una semana en un cursillo de 5 dias en una pista verde con esquis largos antiguos, subiendo con la dichosa cuerda a 10 grados bajo cero y con hielo... Y encima cargando con los esquis de los niños pequeños (para olvidar).

2ª vez en Astun, otra semana de cursillo con hijos subiendo con gancho y bajando una pista verde de 100 metros... (también para olvidar)

3ª Como soy cabezota, regresé a Astún solo con mi hija mayor y ya empecé a disfrutar algo aunque poco.

Y así paso a paso, fueron pasando los años conociendo varias estaciones en la península hasta que fui a los Alpes, los Dolomitas y completé la Sella Ronda en ambas direcciones.

Ahora por causa de la pandemia llevo la temporada pasada sin esquiar y tengo un mono de nieve terrible.

Saludos a todos pulgar arriba

Ese es el espíritu:
"Se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito"..pulgar arriba
Cita
erico

Ese es el espíritu:
"Se buscan hombres para un viaje peligroso. Sueldo bajo. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito"..pulgar arriba

Shackleton pulgar arribapulgar arribapulgar arriba



...En mi camino hacia la conquista de Roma, yo fui el primero en cruzar los Pirineos y los Alpes.
Karma: 21 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0
Escribe tu respuesta




AVISO: La IP de los usuarios queda registrada. Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de nevasport.com. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. Cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x