Pistas míticas - Vallée Blanche (Chamonix)

Pistas míticas - Vallée Blanche (Chamonix)
8376
50
1

Nombre: Vallée Blanche

Ubicación: Chamonix (Alpes franceses)

Datos técnicos:

  • Tipo:                   Freeride
  • Dificultad:           Itinerario 
  • Altitud máxima:   3842m
  • Altitud mínima:    1035m
  • Desnivel:             2807m
  • Longitud:              22km

Localización:

 

Chamonix es un lugar único, sin duda una de las mecas alpinas para, cualquier aficionado al mundo de la nieve y la montaña. He estado cinco veces en esta ciudad, tanto en verano recorriendo sus calles y montañas, como en invierno esquiando en sus pistas. Tengo que decir, que en este macro dominio de esquí, tenemos grandes pistas míticas, como la Point de Vue (Argentiere) o la Verte (Les Houches), que ya tratamos en anteriores artículos. Pero no podemos olvidar que la pista reina de este dominio, es la mítica Vallée Blanche.¿Por qué? La respuesta es sencilla, se trata de un itinerario fuera pista increíble, pues tiene 2800m de desnivel (si llegas hasta el pueblo), es la pista más larga del mundo accesible desde remontes (hasta 22km) y por ende, es el itinerario fuera pista más famoso del mundo!!! Ahí queda eso!!

Eso sí, la gran altura y el ascenso rápido, pueden ser problemáticos para algunos, y es importante aclimatarse antes de afrontar este descenso: no conviene probarla el mismo día que lleguemos a Chamonix.

¿Como se accede? Puesto que no se encuentra en ningún sector de pistas de esquí preparadas en altura, podríamos entrar por el telecabina italiano de Courmayeur, aunque la forma habitual es desde el mismo pueblo de Chamonix, donde tendremos que coger el mítico ascensor de dos tramos, el famoso teleférico de la Aiguille du Midi. El recorrido pasa entre los glaciares de Géant, Tacul y Mer de Glace, por todo ese valle que vemos en la siguiente imagen, conocido como la Vallée Blanche. El itinerario podrá acabar, dependiendo de las condiciones, o en la estación del tren de Montenvers, o en el mismo pueblo de Chamonix. Al contrario de lo que mucha gente cree, el descenso de la Vallée Blanche no está al alcance de todo el mundo. El común de los mortales cree que no es más que una simple excursión de esquí, olvidando que se trata de un recorrido de alta montaña. El mayor peligro es caer en una grieta. ¡Bajo ningún concepto, te quites los esquís! Podrías caer en una grieta.

Sin título

La Vallée Blanche es la meca para los esquiadores expertos de todo el mundo. Son miles y miles de aficionados (y no tan aficionados) de todas las nacionalidades, los que se desplazan hasta aquí cada año, para bajar semejante pistón, unos 80.000. La fama se la ha ganado por méritos propios y los franceses lo saben. Es por ello que subir hasta la cima de la Aiguille du Midi, el edén del montañero y esquiador experto, cuesta nada menos que 60 euros, puesto que hay que comprar el forfait Chamonix Unlimited.. La mejor época del año para bajarla sería de Diciembre a Mayo.

Sin título

El teleférico fue diseñado por un ingeniero suizo y se puso en funcionamiento en la década de los 1950; una fuerte remodelación se hizo en el 1990. Es el segundo remonte más alto de Europa, llegando hasta los 3842m de altitud. Con los años se ha ganado su reputación mundial, es por ello que a primera hora de la mañana, se forman largas colas, de esquiadores de todas las nacionalidades, sobre todo tras días de nevadas. Recomiendo madrugar un poquito o subir al mediodía, si queremos evitar las esperas en las colas en hora punta. ¿Cuanto se tarda en bajar la Vallée Blanche? Pues si lo hiciéramos todo del tirón, los 22km sin paradas (hay que estar muy fuerte), tardaríamos 2 horas. Seguramente será el descenso continuado de los más largos del mundo. Si incluimos las paradas, perfectamente nos plantamos en más de 4 horas. Lo normal es, estar ya arriba en la Aiguille du Midi sobre las 9:00-10:00 de la mañana, y llegar a Chamonix esquiando alrededor de las 15:00 de la tarde.

Sin título

Una vez arriba, el espectáculo de los Alpes te deslumbrará. Las vistas son de las más espectaculares del mundo, tanto en invierno como en verano. Te encuentras a un sitio privilegiado, a casi 4000m de altitud, muy cerquita de la cima del Montblanc, nada menos que el techo del oeste de Europa.

Lo primero que observas con detenimiento, será la famosa arista, por la que tendremos que bajar si o si, para realizar el descenso de la Vallée Blanche. Da bastante miedo!! Esta pista-glaciar recibe una gran afluencia a comienzos de la primavera y NO es un itinerario de montaña más. En la alta montaña, todos los detalles son importantes.

Si fijamos la vista hacia el fondo del valle, vemos la ciudad de Chamonix a tamaño miniatura, a 2.800m de desnivel más abajo. Impresiona!!

Desde el fabuloso mirador de la base superior del teleférico, no dejamos de mirar la cantidad de picos cuatromiles y sus respectivos glaciares. En días claros podemos ver incluso el Matterhorn de Zermatt.

Tras admirar los paisajes de alta montaña, todo pretendiente a realizar, la mítica bajada fuera pista de la Vallée Blanche, vuelve a dirigir su mirada a la arista de paso obligado, parece una romería, no apta para gente con vértigo!!

La arista es la parte más aterradora de la Vallée Blanche. Está muy expuesta, y además de ser un zona de vientos fuertes, suele estar muy helada. Realmente no es una broma bajar por aquí, conviene recordar que una media de dos personas al año fallece en la Vallée Blanche. En esta arista, no se pueden cometer errores, podrías resbalar y caer al precipicio de más de 1000m de desnivel. Como se suele decir, si te caes al patio eres hombre muerto. Pero, desde hace unos años, en época invernal, conscientes del peligro y de la popularidad de este descenso, la estación de Chamonix con la ayuda de los guías, montan un pasillo con cuerdas a ambos lados, que hace el descenso de la arista más seguro. Hay dos líneas de cuerdas preparadas, una más inclinada y directa, y otra más larga pero más suave; dependiendo de las condiciones, puedes encontrarte una u otra abierta, o ambas.

Para llegar a la arista, antes debemos atravesar a pie, un corto túnel por el interior de la montaña.

A parte de un museo y un restaurante, aquí en el túnel nos encontramos con una caja de cristal mirador, suspendida en el aire, para hacerte la típica foto vertiginosa. Al igual que mi amigo Juan, para hacerte la foto deberás descalzarte y ponerte unas zapatillas de estar por casa, para no rayar el suelo de cristal.

El último tramo del túnel acojona un poco. Es normal sentir escalofríos al cruzarlo.

A la salida del túnel, una señal nos advierte, que estas a punto de acceder, a un área no controlada por la estación. Recuerda que la ruta no está ni pisada, ni balizada, es montaña salvaje. Aunque si está bien preparada, para que al menos los accesos de entrada y salida sean los más cómodos posibles. La Vallée Blanche, en su ruta clásica, si estuviera pisada, no dejaría de ser una pista roja, con tramos de azul o incluso verde. A pesar de eso, hay muchos peligros ocultos, por lo que toda aquella persona, que baje su primera vez por aquí, y no tenga experiencia ni conocimientos en la alta montaña, a pesar de no ser obligado, debería bajar siempre con un guía, sí o sí !!.

Más que una bajada esquiando es una excursión de alta montaña, por el esfuerzo que supone y la variedad de “pruebas” a superar. Con el guía, además del arnés y las cuerdas, te incluye el ARVA. Lo bueno de los guías es que conocen los trucos para bajar más fácil y seguro, y adaptan el descenso al nivel de esquí de cada grupo. Es prácticamente como una clase de esquí particular fuera pista. Va siempre delante mostrando el camino más sencillo, parando a descansar muy a menudo, para que todo el mundo siga bien y se puedan hacer fotos. Él sabe mejor que nadie que se trata de una excursión turística. Aun así, gran parte del desgaste del descenso no es por bajar esquiando, sino por ir superando tramos de mucho esfuerzo físico, debido a la naturalidad del terreno. 

El servicio de guías esta muy organizado en Chamonix, no te será difícil encontrarlos. Puedes hacer la reserva formal, en la oficina de los guias de Chamonix, en el pueblo, o por internet en www.chamonix-guides.com . Los precios rondan los 80 euros (bajando en grupo de 6) y reservándolo con tiempo.

El guía te acompañará donde quedes con él, seguramente en la oficina central de guías o en la misma cola del teleférico.  Durante el ascenso, te irá contando curiosidades, a la vez que te va explicándo como esquiar la Vallée Blanche sin peligros. Para bajar la angustiosa arista, te prestarán un arnés, donde encordará a todo el grupo, para bajar con más seguridad aún si cabe. No creáis que es excesivo ir encordado, porque la verdad es que es una bajada muy penosa. Son solo unos 5-10 minutos de bajada, pero con el material a cuestas, el viento y el suelo de nieve durísima, se hace pesada de bajar. 

Yo recomiendo el uso de crampones (las botas de esquí son muy resbaladizas), y llevar la tabla o los esquís atados en la espalda sobre la mochila, para tener las manos libres y poder agarrarte a las cuerdas quitamiedos. Las botas de los snowboarders tienen mejor agarre, pero los días de viento la tabla hace efecto "vela" y te dificulta el bajar la arista. 

En la imagen vemos a mi amigo Kiko, en la zona casi segura para colocarse el material, antes de comenzar a bajar la Vallée Blanche. Y digo "casi segura", porque de pronto nos encontramos expuestos, sobre una cresta helada y rodeados de laderas a cual más escarpadas.

Ya lo has conseguido!! Has superado la arista, te has puesto los esquís o la tabla y de nuevo, vuelven a recorrer unos escalofríos por tu cuerpo, al divisar lo que se te viene encima.

Este es un lugar sagrado para todo esquiador, diferentes variantes, permiten a casi cualquier esquiador sumergirse en este rincón escondido. El descenso tiene muchas variantes posibles en su salida, aunque todas acaban juntándose conforme se estrecha el valle. Para bajar la ruta clásica, el equipo antialudes, no te será obligatorio, aunque siempre es muy recomendable, sobre todo si el riesgo de aludes es alto. El resto de variantes, ya tienen más nivel, encontrándote rampas de hasta 45 grados, aquí sí que es casi obligatorio, llevar equipo de seguridad y saber usarlo. Hay que conocer muy bien la zona, para meterse por todos esos berenjenales; o si eres un esquiador más experto, también puedes contratar un guía y decirle que te meta por ellos. Yo cuando la bajé con mi amigo Kiko, lo hicimos por la Vallée Blanche clásica. Era nuestra primera vez aquí y aprovechando mis conocimientos en la alta montaña, nos aventuramos sin guía. Por favor, que nadie sin experiencia se aventure ha hacerlo sin guía. Con experiencia, no me refiero solo, a saber bajar por nieve sin tratar por los alrededores de tu estación de esquí favorita. La Vallée Blanche es un descenso por alta montaña, la parte inicial del recorrido, se realiza por encima de los 3000m; hay que saber orientarse bien y tener experiencia en alpinismo para sortear grietas de glaciares.

Sin título

El inicio del descenso se hace evidente, siguiendo la gente y las huellas, no hay perdidas. A pesar de que este descenso es muy mítico y cientos de personas lo bajan a la misma vez que tú, es tal la inmensidad del terreno, que todo el mundo se dispersa muy rápido y bajarás prácticamente solo, lo que da más emoción al encontrarte en un lugar mágico. La parte mala de esto, es que tendrás que ir decidiendo por tu cuenta, la línea de bajada a seguir.

Si vas con un guía no tendrás que preocuparte por ello, la única norma que debes seguir es no adelantarle. Pero sino, hay que saber escoger muy bien las líneas para no quedarte sin inercia en la bajada. No hay aventurarte por sitios donde no hay huellas, pues podrías acabar llegando a un cortado de un glaciar y tendrías que dar media vuelta, regresando en subida con el material a cuestas. Si es la primera vez que bajas la Vallée Blanche y encima vas sin guía, hacerlo solo si la visibilidad es buena, por supuesto jamás lo hagas solo, mínimo ves con otra persona. Si hay mucha niebla o mal tiempo, ni se te ocurra, no podrás orientarte para sortear los seracs y grietas del glaciar, ahí no te salva ni el GPS. Tampoco es nada aconsejable hacerlo a primera hora, si ha nevado mucho la noche anterior, o sí continua haciéndolo, pues no existirán todavía huellas para orientarte. Recuerda echar comida y suficiente agua en la mochila, lo agradecerás.

La primera parte del descenso clásico es fácil, una pala inicial muy inclinada y con nieve muy dura, da paso a otra pala muy ancha con una pendiente suave.

Vista de la pala inicial de la Vallée Blanche.

Siguiendo la pista, nos metemos en territorio italiano, viendo él espectacular telecabina de Courmayeur (Italia) que conecta con Francia. El teleférico atraviesa todo el valle, a una altura vertiginosa, sin ninguna pilona, por encima del Glaciar Du Géant.

Aquí arriba la nieve suele ser cremita, aunque también puedes encontrarte nieve dura. En cualquier caso, es una excursión en un marco mítico y grandioso.

Hay que abrigarse bien, hace bastante frío a 3000m de altura, las vistas de los picos que nos rodean son imponentes. La majestuosidad de la naturaleza nos rodea. 

Nos encontramos en uno de los lugares más TOP del mundo de la nieve y la montaña. Tómate tu tiempo y disfruta del paisaje. Haz muchas fotos, pues te aseguro que será el lugar más alucinante que jamás hayas visto. Solo disponible para unos cuantos privilegiados: los más fanáticos del esquí y el snowboard, o gente adinerada mediante helicópteros!!

Sin embargo, disfrutar de estar esquiando entre glaciares, eso nunca lo podrán sentir los adinerados desde un helicóptero. 

Poco a poco seguimos descendiendo, por unas explanadas brutalmente anchas, inclinación tipo pista azul, sin apenas complicaciones, y muy disfrutonas con nieve virgen.

Es una sensación bárbara el esquiar en este valle de altura, nada menos que en el macizo del Montblanc, el más alto de todos los Alpes.

Lo ideal es encontrar el estado de la nieve como nosotros, con un palmito de nieve recién caída de la noche anterior.

Desafortunadamente, la cosa se complica a la media hora de descenso (según ritmo y paradas) y sus retorcidos baches te pondrán a prueba. El segundo de los puntos donde deberemos prestar atención es en la zona seracs próxima a la Punta Holbronner. Los seracs son bloques grandes de hielo fragmentado, por importantes grietas en un glaciar, cuya rotura se debe al movimiento del hielo por zonas donde la pendiente se quiebra. Quien esquíe en esta pista mítica, tiene que controlar bien y poder detenerse cuando sea necesario. Aquí es imprescindible iniciar el camino por donde más huellas hayan, a pesar de las bañeras. Hacerlo por otros lugares entre bloques de hielo es muy peligroso. Por muy experimentado que seas, puedes pasar por encima de un débil puente de nieve, romperse y caer al fondo de la grieta de un glaciar. Así murió aquí en 1955, Louis Lanchenal, que había sido el primer hombre en escalar por encima de los 8.000m. Le puede pasar a cualquiera!!

A esta altura, nos encontramos con la primera parada del descenso, el Refugio du Requin, donde los guías te suelen parar para que descanses, mientras ellos se toman una primera cervecita, charrando con otros guías. Para acceder al refugio hay que desviarse bastante de la ruta de bajada. No es necesario pasar por allí, es un desvío que te tocará remar, pues está ligeramente en ascenso. Llegarás con mucho cansancio.

Continuamos el descenso entre glaciares, en esta ocasión con un poco más de inclinación.

Puede parecer raro, pero también hay gente que sube la pista. Es un paraíso para los esquiadores de montaña el ascender la Vallée Blanche.

Nunca habrás visto nada igual !!

Los surferos deben de estar más espabilados, ladeando en muchas ocasiones, para no quedarse sin inercia o atrapados en una hondonada de powder. 

Recomendado llevar unos bastones plegables, en la mochila, para remar en las zonas planas.

En ocasiones, el recorrido se complica bastante, obligándote a ladear por empinadas laderas, por largos trayectos, ya que por la parte más baja y plana del valle esta llena de seracs y grietas. Poco a poco, nos vamos acercando hacia el fondo del valle. Impresionante !!

Pero antes, debemos atravesar por la lengua del glaciar de la Mer de Glace.

Es espectacular esquiar entre bloques de hielo.

Una sensación única!

Y así damos paso a la entrada al fondo del valle, la parte más plana del recorrido, con las cimas de la Drus enfrente.

Al pasar la curva del valle, la nieve escasea, convirtiéndose su mayor parte en hielo. Se hace bastante penoso el esquiar en estas condiciones. Es duro por el traqueteo de los esquís sobre el hielo, por tener que ir sorteando rocas del suelo, por sitios estrechos, con huellas duras, y por la poca pendiente existente. Esto dependerá de la época del año, yo me la encontré así, como en la siguiente foto, en Abril; en pleno invierno esta mucho más asequible.

Pronto llegaremos a uno de los finales de su descenso. Sino hay nieve suficiente para llegar al pueblo de Chamonix esquiando, deberás retornar al pueblo en un tren cremallera, por la estación de Montenvers, completando así 2100m de desnivel. Para acceder a la estación, inagurada en 1909, hay que subir unas duras escaleras, que se hacen pesadísimas con el material a cuestas y con el cansancio acumulado. Tras 10-15 minutos subiendo escaleras (380 escalones), llegas sudando y sin aliento, a un telecabina, que te dejará en la misma estación de tren, a 1913m de altitud.

Las cuevas de hielo, son otra de las atracciones de visita obligada, antes de emprender la ascensión de las escaleras. Desde hace 50 años, todos los años deben volverse a tallar, debido al calentamiento global del planeta y el retroceso del glaciar.

La estación se encuentra en un lugar privilegiado, a los pies de la Mer de Glace. Es un lugar muy turístico, tanto en invierno como en verano. El glaciar de Mer de Glace, es uno de los espacios naturales más visitados del mundo. Turistas y aventureros vienen a “descubrir” este lugar único, desde que finales del siglo XVIII se descubriera, precisamente aquí, en donde se sitúa ahora el tren de Montenvers.

A continuación os muestro una serie de seis fotos que no son mías, para que podáis imaginar, como es el resto del itinerario de esquí hasta Chamonix.

Si hay nieve suficiente, el guía nos ofrecerá bajar hasta el mismo pueblo esquiando, completando así los 2800m de desnivel total de la Vallée Blanche. En mi caso, me informé con anterioridad, y no había nieve suficiente. De todas maneras, esta parte del descenso ya no es gran cosa, lo bonito es arriba. El valle se estrecha bastante, hay que estar hábil para hacer giros cortos, con nieve dura en sitios estrechos; no es un trayecto disfrutón, aunque si te gusta el ski-cross lo disfrutarás. Aunque merece la pena hacerlo, da satisfacción el haber podido conseguir, hacer el descenso completo de la Vallée Blanche. No siempre se dan las condiciones para poder hacerlo, a sí es que, si es posible, no dudes en hacerlo.

Lo malo de esto, es que, durante el recorrido, nos obliga a remontar a cuestas nuestro equipo, por una ladera de solo 100m de desnivel. Son solo 500m de distancia pero, te dejarán más agotado aún si cabe. Es obligado pasar por aquí, puesto que si siguiéramos el curso del valle, la lengua del glaciar se estrecha ya mucho, con acantilados de bloques de hielo, imposibles de esquiar.

Por suerte, una vez superada la ladera, tenemos otro punto de parada obligada para la cervecita de rigor, en el barecito de Les Rhogers des Mottets.

Tras la cervecita y algo de comida, toca el último tramo. Nos encontramos ya en la otra vertiente de la montaña, donde ya podremos ver todo el valle de Chamonix y su ciudad al fondo.

La pista continua entre el bosque, por senderos de verano. Son zonas muy estrechas, que se ha de esquiar muy concentrado, pues una caída en velocidad puede hacerte acabar estampado en los árboles. Hay que estar acostumbrado a girar en sitios estrechos con baches y, debido a la sombra de los árboles, con nieve muy dura. En ocasiones incluso, deberás quitarte los esquís, para atravesar algunos pasos donde escasee la nieve. Si hay mucha nieve, el recorrido se hace más fácil, a la vez de precioso.

Finalmente, llegas esquiando hasta el mismísimo pueblo, en los alrededores de la estación de tren de Chamonix. Ahora ya sí, podrás tomarte varias cervezas celebrando tu bajada, por la mítica Vallée Blanche.

A continuación os muestro un vídeo de Youtube, donde podemos ver imagenes de todo el descenso completo.

Pues esto es todo amigos, Chamonix tiene un enclave único, en el corazón de los Alpes franceses. Si visitas en invierno sus montañas, la Vallée Blanche no puedes perdértela!!

Hasta la próxima y recordar...SER FELICES !!

8376
50
1

16 Comentarios Escribe tu comentario

  • JAO
    JAO
    #1
    Fecha comentario:
    11/10/2017 18:34
    #1
    Que pasada, impresionante :+:

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #2
    Fecha comentario:
    11/10/2017 19:37
    #2
    Menudo report!!! Está en la lista de pendientes, enhorabuena!!!

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #3
    Fecha comentario:
    12/10/2017 01:46
    #3
    :+: :+: :+: Gracias por este enorme reportaje.

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #4
    Fecha comentario:
    12/10/2017 10:04
    #4
    Impresionante, muchas gracias más aún teniendo en cuenta que es de las bajdas que tengo entre ceja y ceja a corto plazo, me viene muy bien toda esta info.
    Un saludo

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #5
    Fecha comentario:
    12/10/2017 14:01
    #5
    Muy bien! :+: :+: se ponen los dientes muy largos!
    vaya bajada :)

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #6
    Fecha comentario:
    12/10/2017 17:19
    #6
    :+: :+: Creo que con la arista no puedo. :frown:

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #7
    Fecha comentario:
    12/10/2017 19:24
    #7
    #1 #2 #3 #4 #5 #6 Gracias por vuestros comentarios!!!

    #6 No es para tanto la arista, hazme caso.

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #8
    Fecha comentario:
    12/10/2017 19:44
    #8
    Yo me quedé con las ganas cuando fuimos...por el mal tiempo que hacía..pero volveré y lo haré ... :frown: :diable:

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #9
    Fecha comentario:
    12/10/2017 19:47
    #9
    #8 Vayaaa, aquel fue nuestro primer intento, el mal tiempo nos la jugó.

    karma del mensaje: 11 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #10
    Fecha comentario:
    12/10/2017 19:49
    #10
    Que envidia :diable: :lol2:

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • yo
    yo
    #11
    Fecha comentario:
    13/10/2017 13:02
    #11
    Me has metido tanto miedo con la arista que lo dejaré "paluego" :lol2:

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #12
    Fecha comentario:
    16/10/2017 08:13
    #12
    Bun reportaje ! :+:

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #13
    Fecha comentario:
    17/10/2017 00:46
    #13
    :oh!: :oh!: :oh!: Grandioso. Muchas Gracias. Un gustazo ver y leer, como los anteriores. :+: :+: :+:

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #14
    Fecha comentario:
    17/10/2017 13:39
    #14
    Muy buen reportaje y fotos. Gran bajada!!!

    La he hecho 3 veces, 2 por fuerapistas y una por la normal y la verdad el gran consejo, no meterse donde no se sabe y menos sin guía, la última íbamos con planos de montaña...pero grietas que las veías a poca distancia... Es la montaña!!!

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #15
    Fecha comentario:
    17/10/2017 15:11
    #15
    #14 Buen consejo!!

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • Coe
    Coe
    #16
    Fecha comentario:
    18/10/2017 15:58
    #16
    esta está tachada de mi lista :diable:

    gran reportaje y buenos consejos ¡¡

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!

Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Gatos del Pirineo. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x