De Gruyères a la cumbre del Moléson

De Gruyères a la cumbre del Moléson
En Moléson podemos disfrutar de unas vacaciones perfectas para toda la familia
Una excursión preciosa, desde Gruyères a la primera cumbre de más de 2.000m bajando desde Friburgo hacia los Alpes.

Tomaremos como campo base la bucólica población de Gruyères, situada en lo alto de un promontorio desde el cual se divida una preciosa panorámica, podremos realizar paseos y excursiones muy interesantes, subiendo hasta la mítica cumbre de Le Moléson, donde encontramos una pequeña estación de esquí que está renovando sus remontes. Toda la región de Gruyéres resulta fascinante, siendo la cuna de la "crema doble", un manjar exquisito del que daremos más detalles en futuros reportajes. 

La calle principal de Gruyères, durante un fin de semana de feria agrícola y ganadera.

Copyright: Víctor Riverola i Morera

En Gruyères podemos visitar sus calles, la gran plaza o calle principal, el castillo, que es realmente precioso y varios museos, destacando el del Tibet y el que le han dedicado al artista suizo H.R Giger, creador de Alien, entre otros grandes diseños para el cine. También recomendamos descubrir los magníficos restaurantes que encontramos a lo largo de la calle principal y los hoteles entrañables, cuya historia forma parte del día a día de una población que rezuma vida y alegría por todas partes.

El Passe-Moléson resulta una excelente opción a la hora de realizar actividades y excursiones por la zona.

Tarifas verano 2024. Copyright. Víctor Riverola i Morera

Nos levantamos temprano y disfrutamos de un excelente desayuno en el Hotel de Gruyères, nuestro campo base en la zona. Sin prisa pero sin pausa, bajamos hasta la estación de tren en Pringy-bei-Gruyères, pequeña población conocida como "la estación de tren de Gruyères". El camino de bajada parte justo en medio de la gran plaza, dejando a un lado la estatua de una pequeña pastorcilla. Toda la zona resulta ideal para pasar unos días de vacaciones, ya sea solos, en familia, con amigos o en pareja.

Bajando a primera hora de la mañana hacia Pringy-bei-Gruyères,

con al estación de tren a la derecha de la imagen y la estación de autobuses justo en el centro.

Copyright: Víctor Riverola i Morera

A lo largo y ancho de la región podemos realizar muchas atividades, destacando las excursiones en BTT y las rutas de senderismo, con el macizo de Moléson a poca distancia. Bajamos tranquilamente hasta Pringy-bei-Gruyères por un caminito muy pintoresco. Es el mismo que tomamos al subir hasta Gruyères al llegar en tren procedentes de Vevey y Montreaux, (que nos regala vistas preciosas). En nuestro caso el sol salía y se escondía, dejando paso a lluvias intermitentes, brumas y nieblas...con un color verde de fondo realmente espectacular.

Llegando a la estación de Pringy-bei-Gruyères

Copyright: Víctor Riverola i Morera

Una vez llegamos a la estación de ferrocarril cruzamos un paso a nivel (foto) y dejamos a nuestra derecha la estación y el Ralais de Gruyères y justo detrás, encontramos la Pl. de la Gare, con la parada de los autobuses locales y regionales y la célebre Maison du Gruyères, uno de los centros productores de queso más visitados de toda Suiza. 

El interior de la Maison du Gruyères, cuya visita recomendamos. Ideal para toda la familia.

Copyright: Víctor Riverola i Morera

Inaugurada en 1969, la Maison du Gruyères nos ofrece un viaje emocional y sensorial a través de la fabricación del célebre queso Gruyère DOP, cuyo proceso de elaboración se han transmitido (y se transmite) de generación en generación de forma artesanal, utilizando las técnicas y los sistemas de elaboración de antaño, con el valor añadido de contar en la actualidad con una tecnología superior. Dos veces al día, los maestros queseros reciben la leche proporcionada por los campesinos locales y la convierten en queso, ofreciendo visitas guiadas y una zona de restauración y tienda donde podemos disfrutar de las especialidades locales y del queso Gruyère, of course. 

La señalética en Suiza es perfecta. Desde Pringy parten itinerarios a pie para descubrir la región con calma, disfrutando del paisaje. Las conexiones con transporte público están perfectamente coordinadas. 

Copyright: Víctor Riverola i Morera

Dentro de la Maison du Gruyères, recomendamos visitar la exposición interactiva, muy didáctica y amena. Es una experiencia inmersiva que nos invita a dejarnos llevar por la magia local, escuchando el sonido de los cencerros de las vacas y oliendo el heno alpino.  

Siguiendo con nuestra excursión de un día entero, cada hora parte el autobus que conecta la estación de tren de Pringy (746m) con Moléson-sur-Gruyères (1.105m), la pequeña población llena de encanto donde encontramos restaurantes, una mountain-coaster perfecta, una pequeña estación de esquí en invierno y un funicular de largo recorrido que sube hasta la estación del teleférico de Le Moléson.

Desde Moléson-sur-Gruyéres podemos llegar hasta la cumbre de Le Moléson en algo más de 3h a pie.

Copyright: Víctor Riverola i Morera

Nosotros tomamos el bus y bajamos en la parada que se encuentra poco antes de llegar al centro de Moléson-sur-Gruyères, junto a la estación inferior del funicular que sube hasta Plan-Francey (1.520m) y un pequeño teleskí (ambos remontes a nuestra izquierda). Nos encontramos a 1.105m y la temperatura ha bajado notablemente. Es importante mencionar que el Passe-Moléson resulta muy útil si vamos a pasar uno o varios días por la zona, pues nos permite utilizar remontes y disfrutar de todas las actividades lúdicas que nos ofrece Moléson-sur-Gruyéres. 

El funicular de Plan-Francey, que conduce al corazón de la pequeña estación de esquí de Le Moléson

Copyright: Víctor Riverola i Morera

El funicular panorámico permite subir cómodamente hasta Plan-Francey (1.520m), donde encontramos la estación inferior del teleférico que sube hasta al cumbre de Le Moléson (2.002m). Nos encantan los remontes mecánicos y en Suiza existen varios funiculares realmente largos, como es el caso de Crans-Montana, donde podríamos hablar de casi de un metro, por la parades que hace. También nos viene a la cabeza el Hungerburgbahn de Innsbruck, considerado como un metro-funicular. 

El funicular panorámico de Plan-Francey

Copyright: Víctor Riverola i Morera

En este caso, podemos decir que el funicular que sube desde Moléson-sur-Gruyères a Plan-Francey, realiza un recorrido muy interesante, cruzando literalmente un bosque de cuento. El funicular va ganando altitud rápidamente a través de un vertiginoso recorrido con tramos de fuerte desnivel. Fabricado por VonRoll Téléfériques (Thoune) y Gangloff (Berna) el funicular tiene una capacidad hasta 25 personas, llegando hasta la cota 1.520m. 

El día había amanecido con un sol y un cielo azul preciosos, pero poco a poco la niebla hizo acto de presencia y se fue tapando, sin llegar a llover. ¿Problema?, la visibilidad. El magnífico paisaje se nos mostraba a ratos, son cosas que pasan en la montaña. Al igual que en Irlanda, en muchas zonas de Suiza pasas de la primaver al otoño en pocas horas, con unos toques de verano e incluso de invierno en altitud. Nosotros decidimos subir igualmente y dar un buen paseo hasta la cumbre y alrededores, disfrutando del frío que hacía a las puertas del verano. Había nevado en las cumbres cercanas y bien equipados por si llovía, nos lanzamos a la aventura. 

El teleférico de Plan-Francey a Le Moléson (2-002m)

Copyright: Víctor Riverola i Morera

El sol parecía querer hacer acto de presencia, pero a medida que el teleférico subia, las nubes cubrieron toda la cumbre...es lo que tiene la montaña. Aprovechamos varias ventanas de sol para situarnos y siguiendo un senderillo bien marcado llegamos hasta la cumbre, situada unos metros por encima de la estación superior del teleférico. Tocaba hacer piernas y tras dar una vuelta circular por la cumbre, teníamos muy claro que tocaba una buena dosis de queso y un buen plato de carne en el restaurante que vimos justo al lado del funicular, con ganas de subir en la mountain-coaster, toda una experiencia. Por tal motivo, bajamos a buen ritmo hasta Plan-Francey, cruzándonos con varios runners que subían corriendo, llenos de barro. Todavía quedaban varios neveros de cierto tamaño y en varias partes del sendero de bajada el barro y la lluvia que había caído por la noche, obligaban a tener precaución para no resbalar. 

En la cumbre de Le Moléson, un magnífico mirador de los Alpes...con sol.

Copyright: Víctor Riverola i Morera

En el plano adjunto, dedicado a las excursiones que se pueden realizar en verano, podemos apreciar varios itinerarios perfectamente señalizados que nos ayudarán a descubrir la región caminando, moviéndonos con el excelente y eficiente transporte público regional suizo. En nuestro caso, recomendamos descubrir el macizo de Le Moléson subiendo en teleférico hasta la cumbre y bajando por un sendero espectacular (itinerario número 8) que baja por la Bonne Fontaine hasta Plan-Francey, dejando a la izquierda al bajar el Gros-Plané. Desde Plan-Francey podemos bajar hasta Moléson-sur-Gruyères en funicular o caminando a través del bosque (itinerario número 6). Los amantes de las vias ferratas disfrutarán con la via que han equipado desde la cumbre hasta unos metros por encima de Plan-Francey.

La cumbre de Le Moléson con buen tiempo...

Copyright: Oficina de Turismo de Gruyères

Bajando hacia Plan-Francey podemos descubrir una parte del dominio esquiable en invierno. Varias pistas azules, dos rojas y una negra muy potente configuran un dominio precioso, rodeado de bosques de postal. Una vez llegamos a Plan-Francey, la lluvía empezó a hacer acto de presencia. En estos casos, si el día no termina de acompañar, chubasquero al canto y a seguir con los nuestro. 

El nuevo telesilla de Les Joux a Plan-Francey

Copyright: Víctor Riverola i Morera

De regreso a Moléson-sur-Gruyères, decidimos disfrutar de las ventajas del Passe-Moléson y nos lanzamos por la mountain-coaster que encontramos justo entre el funicular y el teleskí para debutantes. La lluvia había cesado al bajar y teníamos tiempo suficiente para dejarnos llevar por la magia de este tipo de atracciones, al más puro estilo Tobotronc en Andorra.

El LouBac Mountain de Les Angles es una atraccion un poco distinta, con un solo carril (monorrail). En este caso, subimos al más puro estilo montaña rusa y bajamos con una vagoneta-trineo de dos raíles.

La entrada a la Mountain Coaster de Moléson-sur-Gruyères

Copyright: Víctor Riverola i Morera

Junto a la atracción, también tenemos un mini-golf y un magnífico restaurante donde nos paramos a comer. En el Hotel Restaurante La Pierre à Catillon (Route du Moléson 228) descubrimos un menú a 21€ muy completo, con una atención perfecta y un entorno elegante, con terraza exterior. Buenas ensaladas, buenos menús para los peques y una escalopa rebozada como nos gusta, aunque distinta al "sistema austríaco". Si podeis probar las cerverzas artesanales que se fabrican a pocos kilómetros del restaurante, descubrireis una textura y una sabor único, muy recomendable. 

La escuela de esquí y la oficina de turismo de Moléson-sur-Gruyères, justo delante del funicular

Copyright: Víctor Riverola i Morera

Si el día acompaña, bajar tranquilamente hasta la estación de ferrocarril de Gruyères (Pringy) puede resultar muy agradable y ayuda a bajar la comida. El camino que baja por La Provêta aprovecha una parte del itinerario circular número 4 en el mapa. Es un camino que resulta perfecto para descubrir el entorno natural que rodea a Moléson-sur-Gruyères. También podemos bajar directamente por Les Reybes (itinerario número 4), siendo esta una vía de bajada mucho más rápida que la anterior. Con los chubasqueros preparados, no hay nada que se resista a una familia motivada.

El pequeño teleskí para debutantes situado a la entrada en Moléson-sur-Gruyères

Copyright: Víctor Riverola i Morera

En invierno regresaremos con ganas de esquiar en una estación realmente bucólica.

Más información en: 

https://www.myswitzerland.com/es-es/descubrir-suiza/la-maison-du-gruyere-aop/

2 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    13/07/2024 07:38
    #1
    Preciosa toda esa zona de los Prealpes. Muy cerca de Gruyeres, en Broc, se encuentra la Maison Cailler, un museo del chocolate que toda persona golosa debe visitar al menos una vez en la vida :love:

    karma del mensaje: 18 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #2
    Fecha comentario:
    14/07/2024 09:52
    #2
    #1 Wow!! No nos dio tiempo pero si, queda pendiente, con ese tren del chocolate...Es una zona impresionante, de una gran belleza, como bien dices.

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!

Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Discovery Snow. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Lo más leído: