Arnold Fanck, parte II

Arnold Fanck, parte II
Desde nuestro punto de vista, su forma de trabajar retrata a la perfección el estilo imperante de la época y su aportación al género de cine alpino le convierte en un auténtico maestro, todo un artesano avanzado a su tiempo.

Arnold Fanck y el Bergfilme

En la vida y obra de Arnold Fanck encontramos obras maestras, polémica, controversia, grandes descubrimientos y una pasión por el cine, el alpinismo y esquí que marcó a toda una generación de cineastas, actrices y actores, movidos por la belleza y la plasticidad del expresionismo alemán a principios del siglo XX.

Hace 130 años (6 de marzo de 1889), venía al mundo en Frankenthal, Alemania, Arnold Fanck. Su infancia no fue un camino de rosas, sufriendo asma y tuberculosis, por lo que su futura profesión fue una verdadera sorpresa, incluso para él. Su padre se mudó en 1906 con toda la familia a Friburgo. Allí fue donde el joven Arnold descubrió el esquí, y con él la fascinación por los Alpes, cuyas cumbres exploró como escalador, esquiador, alpinista y también como fotógrafo. Varios médicos le recomendaron que caminara, que disfrutara del aire libre, y Fanck se lo tomó al pié de la letra. La montaña podía y puede curar.

En 1913, su amigo Sepp Allgeier le ofreció participar en un proyecto cinematográfico en el Monte Rosa, rodando una pequeña maravilla antes de la creación de la UFA. El 13 de Septiembre de 1913, la pequeña productora “Express-Film Company” con sede en Friburgo (Alemania) estrenó 4.628 meter hoch auf skiem – Besteigung des Monte Rosa, un excelente documento fílmico protagonizado por Arnold Fanck junto a Hans Rohde. Por su estilo narrativo y por la belleza de sus imágenes, obra del propio director Sepp Allberg, el filme se adelantó a su época y marco el punto de partida de un buen número de películas de montaña alemanas. En 1926 Arnold Fanck y Sepp Allegeier volverían a unir sus fuerzas de forma inversa pues a partir de esa fecha, Arnold Fanck se convertiría en todo un experto director de películas alpinas y Sepp Allegeier pasaría a ser su cámara, considerado como indispensable a la hora de fotografiar la montaña a través de la visión artística de Fanck. Con los años, la unión de estos dos genios daría como fruto interesantes títulos que han pasado a la historia por ser pioneros en su género. Entre ellos podemos encontrar tres obras maestras: La Montaña Sagrada (Der Heilige Berg,  1926), El infierno blanco de Pitz Palü (Die Weiße Hölle vom Piz Palü, 1929) y Tormenta en el Mont Blanc, (Stürme über dem Mont Blanc, 1930).


Al terminar la Primera Guerra Mundial y con media Europa devastada, Arnold Fanck comenzó a ganarse la vida como comerciante de alfombras, ahorrando el dinero necesario para poder hacer realidad un deseo largamente acariciado: comprar su primera cámara fotográfica. Ante él se abría un mundo apasionante, preparándose para dar el salto de la fotografía al cine, rodando el que sería su primera película como director, un interesante documental de esquí titulado Das Wunder des Schneeschuhs (1920) donde mostraba la labor de la escuela de esquí de Arlberg (Austria), con Hannes Schneider como profesor. Poco a poco ganaría confianza y experiencia rodando Im Kampf mit dem Berge (1921), Die weisse Kunst (1924) y Der Berg des Schicksals (1924).


Arnold, Leni y Luis

En 1926 su carrera se dispara a nivel internacional con La Montaña Sagrada (Der Heilige Berg), una de las mejores películas de montaña de la historia donde todo encaja a la perfección.  El filme es un excelente ejemplo de drama alpino, un triángulo amoroso que convirtió al trío formado por Fanck, Riefenstahl y Trenker en inseparable durante varios años.  A nivel fotográfico, el filme se rodó en escenarios reales en Suiza y en los estudios Atelier Staaken de Berlín, contando con la participación de cuatro grandes de la época: el indispensable Sepp Allgeier, Albert Benitz, Helmar Lerski y Hans Schneeberger, que trabajaron codo con codo con Kurt Neubert, asistente de cámara que se estrenaba a nivel profesional. A nivel musical, el compositor  Edmund Meisel  tiene en su haber la música de El Acorazado Potemkin (1925), la obra maestra de Sergei M. Eisenstein y cuatro años más tarde se encargaría de la música de Tormenta en el Mont Blanc otro gran ejemplo de cine de montaña. La Montaña Sagrada significaría el debut artístico de Leni Riefenstahl en el cine de montaña; años más tarde dejaría la interpretación para convertirse en la directora favorita del Tercer Reich dirigiendo películas como El Triunfo de la Voluntad (Triumph des Willens, 1935).

Arnold Fanck convirtió a una joven bailarina llamada Leni Riefenstahl, en una de las mayores leyendas de la escena cinematográfica alemana, trabajando juntos en seis películas. Volvería a trabajar con Leni y con Trenker en una película de esquí muy romántica titulada Der grosse Sprung (1927), donde rueda escenas nunca antes filmadas y llegamos a 1929, año en el que Arnold Fanck rodaría la que para muchos críticos es su mejor película: El infierno blanco del Piz Palü (Die weisse Hölle vom Piz Palü). Las imágenes del filme no pueden parecer mas reales, porque son reales absolutamente. El rodaje se desarrollo a lo largo de 25 semanas, de Enero a Junio de 1929, sobre el propio terreno al pie del Piz Palü en la Engandina en el SE suizo cerca de la frontera con Austria. No se utilizó ningún trucaje, y los interpretes no usaron en ningún momento dobles ni especialistas. Poco que ver con cualquier “Star System”. Teniendo como base un campamento, se rodaba durante 6 dias por semana, con uno de descanso. Cada dos semanas se bajaba al pueblo para darse un baño caliente y dormir en una cama llegandose a rodar a 26º C bajo cero. El rodaje por supuesto que fue accidentado: Ernst Petersen, mejor escalador de lo que interpreta en la pelicula, durante el rodaje de su caida se hirio realmente en la cabeza, pasando dos semanas en cama con dieta de aspirinas.

Tambien Gustav Diessl tras respetir varias veces la escena de la entrega de su chaqueta bajo un viento glacial real, enfermo y tuvo que guardar asimismo un tiempo de cama con fiebre alta. En un descanso del rodaje , durante un paseo Leni Riefenstahl resbalo cayendo en una grieta. Cuando despues de echarla de menos, la localizaron por fin, fue rescatada con principios de congelacion en los pies. La intrepida alpinista se limito a comentar: “Gajes del oficio”. El aviador Udet preciso que los camaras señalaran su posicion con una inmensa cruz roja confeccionada con alfombras para realizar sus acrobacias al alcance del campo de vision de las camaras. La filmacion de las escenas en la plataforma de hielo se hicieron colocando las camaras en alturas situadas a gran distancia , usando objetivos de gran longitud focal y dando intrucciones mediante lenguage de signos, y asi “ad infinitum”.


Metido de lleno en los años 30, por aquel entonces la oscuridad empezaba a asomar su siniestro rostro por un horizonte que muchos se negaban a ver en Alemania y en Austria, Arnold Fanck se lanzó a rodar algo totalmente distinto, contando con Hannes Schneider, considerado como el mejor instructor de esquí de todos los tiempos y con Leni Riefenstahl, como máximos reclamos en Der Weisse Rausch-Neue Wunder des Schneeschuhs (conocida en Austria por el título Sonne über dem Arlberg). La película, rodada en el Arlberg (St. Anton) en el invierno de 1930-1931, se convirtió en un enorme éxito comercial, contribuyendo a popularizar el esquí a nivel internacional. Der Weisse Rausch se estrenó en Estados Unidos en 1938, y no pudo contar con su protagonista en la alfombra roja, pues el judío Hannes Schneider había sido recluido en un campo de trabajo nazi. La historia se refiere a un grupo de jóvenes ricos que están de vacaciones y que se reúnen anualmente en una estación de esquí del Tirol. Cada año, el héroe Hannes Schneider (también autor del guión) y la heroína Leni Riefenstahl se enzarzan en amistosas competiciones sobre las laderas, aumentando su habilidad como esquiadora.


El mismo año, rueda la apasionante Tormenta en el Mont Blanc (Stürme über  dem Mont Blanc, 1930) un poderoso drama humano filmado con una mirada trágica hacia a la montaña, identificándola con la fatalidad. Para ello apuesta por un rodaje mas atrevido que los anteriores, lo que le obliga a contar con actores, operadores de cámara, auxiliares y personal relacionado con la filmación formado por escaladores  de altísimo nivel. Por tal motivo, las cámaras y parte del equipo tuvieron que adaptarse especialmente para rodar en condiciones de riesgo extremo. El propio Fanck nos describe una experiencia personal durante el rodaje: -“Después de muchos días de idas y venidas, habíamos empezado a prescindir de encordarnos y por primera vez en veinte años como alpinista, sufrí una aparatosa caída de 25m en una grieta. Me salve de milagro, pero ello sirvió para que en adelante mis compañeros aceptaran mi recomendación de prudencia.”

En 1933 llegaría S.O.S. Eisberg , un filme de menor envergadura. El argumento nos sitúa en Groenlandia, donde la expedición del profesor Lorenz ha desaparecido en el hielo eterno. Varias expediciones de rescate a cargo de su colega Johannes Krafft no tienen éxito y Krafft es acusado de no haber investigado lo suficiente. Finalmente, cuando se encuentran pruebas de que el profesor Lorenz aún podría estar vivo, Krafft reúne un nuevo equipo y se dirige hacia el norte helado…En S.O.S Eisberg, Fanck mezcla elementos dramáticos propios de montaña con toques de cine catastrofista, exigiendo a sus actores que lo dieran todo a la hora de lograr escenas dramáticas con una profundidad humana creíble. En esta ocasión Fanck trabajó con los cámaras Richard Angst y Hans Schneeberger, contando por última vez con Leni Riefenstahl.

Tras rodar Der ewige Traum (1934) y el documental Höchstleistungen im Skilauf (1935), Fanck inició una serie de viajes que le llevaron a Japón y a Suramérica, donde rodó los documentales Die Tochter des Samurai (1936), Bilder von Japans Küsten (1936), Die Wildnis stirbt (1936), Kaiserbauten in Fernost (1938), Von Patagonien nach Feuerland (1940) y Japans heiliger Vulkan (1941). A nivel personal, Arnold Fanck siempre se negó a entrar en el partido Nazi lo que le acarreó más de una acalorada discusión con el ministro de propaganda Joseph Goebbels y sobre todo, con el “Reichsführer” de las SS, Heinrich Himmler, que por aquel entonces disfrutaba visionando los documentales de Ernst Shaffer y Bruno Beger y se mostraba igual de entusiasmado con las proezas alpinas de Heinrich Harrer. No obstante y bajo una presión brutal del partido, en 1940 Fanck dirigiría para la productora Bavaria Filmkunts el filme “Ein Robinson” (“Broken Silence” en su versión inglesa), con guión de Rolf Meyer y el propio Fanch. El Tercer Reich se encargó de finiquitar sus aspiraciones, cerrándole puertas y complicándole literalmente la vida. A regañadientes dirigió varios cortometrajes, donde destacan  Josef Thorak, Werstatt und Werk (1943) y Atlantik-Wall (1944).  

Su carrera finalizaría en 1944 con el documental de 13 minutos  “Arno Breker” co-dirigido por Hans Cürlis y producido por Leni Riefenstahl, un cortometraje encargado por Hitler para rendir tributo al escultor que trabajó codo con codo con Albert Speer, el arquitecto del Tercer Reich, bajo cuyo mandato se crearon los Talleres de escultura de Arno Breker, encargados de esculpir los cuerpos atléticos anhelados por Hitler antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Talleres donde trabajaron contra su voluntad entre los años 1941 y 1942, grandes artistas prisioneros de guerra. A partir de 1945, Arnold Fanck es declarado un artista proscrito y cansado de la política y de no ser reconocido se retira a la montaña ganándose la vida como leñador. Los problemas económicos y la necesidad de subsistir dignamente le obligarán a vender los derechos de sus películas a un buen amigo aunque años mas tarde, en plena guerra fría, la televisión le ayudará a sobrevivir.

Tras la Segunda Guerra Mundial, las principales obras de Fanck aclamadas por los nazis fueron proscritas por los gobiernos militares aliados. Fanck no volvió a recibir ofertas de trabajo y empezó a ganarse la vida como leñador. Para poder sobrevivir a sus dificultades económicas, se vio obligado a vender los derechos de sus películas a un amigo, hasta que la televisión mejoró su situación. Arnold Fanck murió el 28 de septiembre de 1974 en Friburgo, (Baden-Württemberg, Alemania), la ciudad que le vio crecer como alpinista y como cineasta. El análisis biográfico de un personaje de tamaña importancia para el mundo del cine nos demuestra como la historia ha llegado a influir en la carrera de muchos realizadores, la mayoría prometedores, que vieron truncadas sus aspiraciones por culpa del despropósito de algunos energúmenos entrometidos.


La elegancia, la plasticidad y la forma de entender el cine en general, tratándolo con el respeto que se merece (pues es arte), le convirtió en uno de los grandes artistas de la Alemania anterior a la Segunda Guerra Mundial. La progresiva ascensión de Luis Trenker como actor y director, y la llegada del nazismo, apartaron a Arnold Fanck de un pedestal al que había ascendido por méritos propios. Trenker había decidido volar libre, apartándose a nivel artístico tanto de Fanck como de Riefenstalh, cuya estrella también brillaba con luz propia. Trenker, natural de Val Gardena, quería dirigir sus propias obras, trabajando con guiones y un estilo de rodaje que se apartaba de los postulados de un Arnold Fanck que, de algún modo, seguía trabajando bajo la influencia del expresionismo alemán. Hoy en día, La montaña sagrada (1926) y El infierno blanco del Piz Palü (1929) siguen siendo sus dos grandes obras maestras, cine de montaña de referencia a nivel mundial.

 

 

Víctor Riverola i Morera

 

 

7 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    07/08/2019 13:18
    #1
    Execlente querido Victor :+: :+:

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #2
    Fecha comentario:
    07/08/2019 17:54
    #2
    Así se graba en la nieve y lo demás son tonterías :lol2:

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #3
    Fecha comentario:
    08/08/2019 12:10
    #3
    Marcando paquete #2

    karma del mensaje: 18 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #4
    Fecha comentario:
    08/08/2019 12:10
    #4
    Es usted muy amable #1

    karma del mensaje: 18 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #5
    Fecha comentario:
    09/08/2019 09:07
    #5
    muy interesante :+:

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #6
    Fecha comentario:
    12/08/2019 20:49
    #6
    Que ganas de ver esas películas.

    Muchas gracias por tú aportación al foro, para que todos seamos fácilmente conocedores de esa parte de la historia. :+:

    karma del mensaje: 17 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #7
    Fecha comentario:
    13/08/2019 10:02
    #7
    Gracias a ti por tus palabras y por tomarte la molestia de leer lo que escribo ;) #6

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!

Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Discovery Snow. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x