Una bajada inesperada

Una bajada inesperada

Juan era un buen esquiador... bueno, era algo más que bueno...  pertenecía al equipo nacional Español de esquí alpino Junior. Corría el mes de julio y estaba estudiando alemán en una escuela de la ciudad de Innsbruck para cuando empezara la temporada de invierno, poder entrar a estudiar en Stams, el centro de alto rendimiento para esquiadores.

Una de las actividades del curso de alemán en el que tomaba parte consistió en subir un sábado a la preciosa montaña delante de Innsbruck, la Nordkette, que desde la ciudad se veía majestuosa y con clapas de nieve arriba. Juan, que la veía desde la clase, soñaba cada día con dar unos giros en esa cumbre pero su nuevo entrenador se lo había dejado muy pero que muy claro. “Tú solo puedes hacerte daño entrenando o compitiendo, si te haces daño de cualquier otra forma, estás fuera del equipo de forma inmediata”.Por ese motivo Juan no cogía ni la bici para ir de la casa donde vivía a la escuela.Temía que cualquier pequeña tontería le sacar fuera del equipo, algo por lo que había luchado tanto.

Ese sábado, con los demás alumnos de la escuela subieron en el teleférico al que se llegaba en autobús de línea y en la cabina coincidió con dos locals austriacos que iban vestidos de esquiar con botas y esquís.

– ¿Vais a esquiar?– preguntó Juan

–Si arriba en la cima hay un poco de nieve– contestó uno de ellos

– ¿Vale la pena?

–Si mucho. Se sube andando y podremos hacer unas tres o cuatro bajadas más o menos.

–Jo, ¡qué envidia tío!

– ¿Sabes esquiar? – preguntó el otro austriaco

–Sí, pero no tengo equipo aquí.

– ¿De dónde eres?

– Español – contestó Juan.

– ¿Y esquías? –  Preguntó asombrado el otro...

–Bueno en realidad estoy aquí porque soy del equipo nacional de esquí Español y estudio para entrar en el Skigimnasium de Stams esta temporada.

La mirada que se dieron los dos austriacos, que luego más adelante Juan supo que eran profes de alpino, le indicó claramente que no creían una sola palabra de lo que oían.

–Bueno, pues si nos vemos arriba, ¿quieres probar? – preguntó el primero.

–Seguro, me encantaría.

Y cada uno a lo suyo.

Al filo del mediodía Juan prácticamente ni se acordaba de los dos esquiadores. Mientras estaba con los demás alumnos de la escuela tomando algo en el restaurante al final del teleférico, desde donde se veía una larga lengua de nieve hasta la cima, apareció uno de los austriacos y se dirigió a Juan
diciéndole que su amigo estaba cansado y que si quería hacer una bajada con él.

– ¡Por qué no, claro, gracias! – contestó Juan con una gran sonrisa.

Le pasaron las botas, unas especialísimas y viejisimas Scott de un solo gancho que él solo había visto en sueños y que le iban un pelo pequeñas, unos esquís Blizzard de noventa de patín, bastones y guantes. ¡Hala! ¡Para arriba!

Subieron caminando sobre una nieve bastante pasteta y entre grandes rocas que jalonaban toda la bajada. La verdad es que una caída ahí podía ser bastante chunga. Recordó las palabras de su entrenador... “solo te puedes hacer daño entrenado ” y eso era lo que iba a hacer. Iba a entrenar... de manera diferente, pero entrenar al fin y al cabo. 

En su fuero interno Juan creía que los dos austriacos se habían propuesto reírse un poco de él, pero en esos momentos solo tenía una cosa en la mente. Una bajada de esquí en la lengua de nieve que llevaba viendo desde hacía semanas desde cualquier punto de la ciudad.

Arriba de todo se puso los esquís y el austriaco le cedió el paso. Juan ya no lo vio más. Bajó a toda velocidad en una nieve perfecta, pastosa, pero que giraba un montón, entrelazando giros ente las grandes rocas y sin parar hasta tres cuartos de bajada.

Cuando el austriaco llegó hasta él, en su cara había cierta sorpresa, bastante admiración y reconocimiento. Fue ahí donde Juan se dio cuenta que probablemente había esperado reírse un poco a su costa. Hicieron el resto de la bajada juntos y llegaron hasta la terraza donde el otro austriaco, más alucinado si cabe, les esperaba con una gran sonrisa.

Comentaron la bajada, lo buena que era y quedaron para repetir el siguiente fin de semana. Amigos para siempre, pero Juan ya no los volvió a ver nunca más ni tampoco volvió a probar de subir, haciendo caso de las palabras de su entrenador. Eso sí, por primera vez en su vida Juan esquió en verano, libre, sin tener que pasar por dentro de un slalom, en cada una de las bajadas, con unas míticas botas Scott. 

¡Dio unos giros de más y eso sí que fue un lujo!

 

18 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    20/09/2022 09:03
    #1
    bien por juan :+: :+: :+:

    karma del mensaje: 15 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #2
    Fecha comentario:
    20/09/2022 09:32
    #2
    Bienvenido de nuevo friki.
    La reacción de los monitores austriacos ante lo que ellos consideran un oxímoron (español esquiador) es mas realidad que ficción desgraciadamente.
    El relato como siempre…..ameno y de fácil lectura. Eres un crack.

    karma del mensaje: 15 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

  • #3
    Fecha comentario:
    20/09/2022 16:09
    #3
    Disfrutar bajando o sufrir compitiendo.
    La perenne pregunta que se hacen todos los que están en competición…en su cabeza siempre aparece la duda…..”vale la pena todo el esfuerzo y sacrificio que estoy haciendo??”

    karma del mensaje: 15 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #4
    Fecha comentario:
    20/09/2022 16:10
    #4
    Friki, welcome back. Historias estupendas !!!

    karma del mensaje: 15 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #5
    Fecha comentario:
    20/09/2022 16:50
    #5
    #3 desde mi punto de vista, vale la pena y mucho... A pesar de todos los esfuerzos, privaciones, derrotas y sinsabores...

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #6
    Fecha comentario:
    20/09/2022 16:50
    #6
    #4 gracias!!! Espero q os sigan gustando!

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #7
    Fecha comentario:
    20/09/2022 17:43
    #7
    Welcome Back!!! snow is coming y volvemos todos como champiñones!!!!

    Bien por Juan, bien por saborear.... sobre lo de la competi que decían más arriba #3 yo nunca competí, es de lo poco que "puedo reprochar" a mis padres, me habría gustado, pero hablando con amigos que si lo hicieron, la gran mayoría dicen que de tanto amarlo, acabaron odiandolo y ahora esquian muy muy poco....

    Se que no es la media, pero a veces los padres se obsesionan con que sus hijos compintan, mil horas, mil viajes y al niño ni le va ni le viene y luego con 25 años ya ni sube a esquiar....

    karma del mensaje: 26 - Votos positivos: 2 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #8
    Fecha comentario:
    21/09/2022 07:38
    #8
    Que buena!! Me esperaba lo peor...

    karma del mensaje: 15 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #9
    Fecha comentario:
    21/09/2022 07:43
    #9
    Bien por Juan.
    A nosotros nos han preguntado muchas veces en Austria si se esquía en España.
    Y si hay estaciones.

    karma del mensaje: 15 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

  • #10
    Fecha comentario:
    21/09/2022 08:39
    #10
    #9 solo conocen Benalmádena!

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #11
    Fecha comentario:
    21/09/2022 09:10
    #11
    ¡Qué gran historia en su simplicidad! :+: :+: :+:

    karma del mensaje: 15 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #12
    Fecha comentario:
    21/09/2022 19:54
    #12
    Cortita pero muy bonita :)

    karma del mensaje: 15 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #13
    Fecha comentario:
    21/09/2022 20:07
    #13
    #7 tranquilo que mis padres ni siquiera me llevaron un solo dia a esquiar :lol2:

    karma del mensaje: 15 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #14
    Fecha comentario:
    22/09/2022 11:17
    #14
    Precioso relato.
    Quiero mas!!!

    karma del mensaje: 15 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #15
    Fecha comentario:
    22/09/2022 11:38
    #15
    #14 irán llegando.... uno al mes mas o menos y algún extra de test de esquís clásicos... si quieres distraerte, hay muchos diariodeunfriki publicados... gracias!

    karma del mensaje: 10 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #16
    Fecha comentario:
    23/09/2022 20:12
    #16
    Que bueno, muy ameno, cuando esquías fuera de España a la gente le cuesta conocer poco mas que Sierra Nevada, por los mundiales.
    Un saludo,

    karma del mensaje: 15 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #17
    Fecha comentario:
    25/09/2022 10:38
    #17
    #3 Imagínate lo que es entonces disfrutar compitiendo. Otro nivel.

    karma del mensaje: 15 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!
  • #18
    Fecha comentario:
    25/09/2022 16:25
    #18
    #17 lo sé,lo sé...tuveun pasado...😅

    karma del mensaje: 0 - Votos positivos: 0 - Votos negativos: 0

    • Gracias!

Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Diario de un friki. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Lo más leído:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x