Myriam Torralbo, la mujer más influyente del ski en Chile

Myriam Torralbo, la mujer más influyente del ski en Chile
Entrevistamos a Myriam Torralbo, ex campeona nacional de ski, quien con una sólida formación en Francia, fue una de las fundadoras de la Escuela Nacional de Instructores de ski de Chile y fundadora de la Escuela de ski de Valle Nevado. Formadora de decenas de instructores. Todo lo anterior la convierten sin dudarlo, en la mujer más influyente del deporte blanco nacional. Lee la entrevista y conoce su historia.
Nevados de Chillán
Ski Ahorro
Estado de caminos

Entrevistamos a Myriam Torralbo, ex campeona nacional de ski, quien con una sólida formación en Francia, fue una de las fundadoras de la Escuela Nacional de Instructores de ski de Chile y fundadora de la Escuela de ski de Valle Nevado. Formadora de decenas de instructores. Todo lo anterior la convierten sin dudarlo, en la mujer más influyente del deporte blanco nacional.
Lee la entrevista y conoce su historia.

 

¿Cuándo comenzaste con el esquí?

La verdad es que yo fui una apasionada al ski desde muy pequeña. Mi padre me inicio en el ski a la edad de cuatro o cinco años.



¿Algún recuerdo que te marcara en esos años?

Sí, nos llevaba junto a mi hermana Vilma a Farellones casi todos los fines de semana. En ese tiempo habían grandes temporales de nieve y el auto no podia subir. Debíamos llegar a los refugios a pie. Nos encordaba para ayudarnos a caminar en pleno temporal. Nunca tuve miedo, al contrario, me apasionaban las nevascas y que apenas se pudiera ver por la poca visibilidad, el viento y todo.



¿En qué centro de ski esquiabas?

Al principio esquiábamos con mi padre en el Colorado. Después empezamos a esquiar en La Parva. Mi padre siempre trabajó en la montaña, ya que le gustaba mucho. Él era constructor civil y trabajó en el Agua potable de Farellones, después durante muchos años fue gerente de la empresa de agua potable en La Parva.



¿Cómo comenzaste en la competición?

Fue curioso porque todo partió un día que había una carrera en pista Embudo de Farellones y del Ski Club Chile. Un amigo de mi padre me invito a participar, debo haber tenido siete u ocho años y nunca había visto una carrera. Mi padre me dijo: “Solo pasa alrededor de los palos ” y así sin experiencia terminé ganando la carrera. Después entré muy joven, a los 12 años, a un equipo promesa que la Federación había formado. Ahí estuve toda la vida entrenando y ganando carreras. Luego integré el equipo Nacional junto a mi hermana Vilma y fuimos campeonas de Chile. Me gustaba más el Slalom y el Descenso, y a mi hermana el Gigante. El slalom siempre lo viví como más explosivo, con giros rápidos y el Descenso, siempre me gustó por la velocidad. Pertenecía al Club Andino de Lagunillas, era mi club y nos construyó un refugio en La Parva, donde nos permitió entrenar siempre en La Parva.



¿Cómo siguió tu trayectoria como corredora?

Entrenar y competir siempre fue mi pasión. A veces teníamos doble temporada, entrenamos en el verano en Wyoming, Estados Unidos, también en Bormio, Italia. Participamos en carreras de clubes, en ese tiempo no era tan fácil viajar ya que era costoso.

 

 

Myriam Torralbo participando en el Kilómetro lanzado en Les Arcs, Francia 1982




¿Fuiste campeona de Chile mucho tiempo?

Sí, Fui campeona de Chile durante varios años de los 14 a 21 años.



¿También eres profesora de Educación Física?

Sí. Estudié Educación Física en la Universidad de Chile, con la única intención de profesionalizarme en el ski. Terminando mi carrera, con 21 años, me fui de inmediato a Francia, me quedé un tiempo en el centro de ski de Méribel aprendiendo el idioma, ya que en septiembre debía iniciar mi licencia de Ski en la Universidad de Grenoble donde había sido aceptada. Era el lugar perfecto. Los que estudian Educación física, al tercer año eligen el deporte en el que se especializan por su carrera deportiva. Habían muy buenos esquiadores. Nuestro profesor fue Georges Jouvert, tremendo profesional, entrenábamos y hacíamos nuestra práctica con el GUC, importante club de la zona, como también competíamos por la Universidad.



¿Qué vino después de Grenoble?

Volví a Chile, me casé, tuve a mi hijo Alexandre. Después regresé a Francia con mi familia y realicé mi certificación de profesor Nacional de ski en la Escuela Nacional de Ski y Andinismo en Chamonix, Francia que es la cuna del ski en este país. Con esta certificación podía trabajar en cualquier escuela de ski de Francia.



Después volviste a Chile y fuiste una de las fundadoras de un importante club de ski…

Volví a Chile y me hice cargo del equipo nacional femenino en el año 1980. Una vez que se constituyó el equipo tuve que parar de competir. En ese tiempo me hice cargo del Club de Ski La Parva. Había pocos jóvenes, por lo que formamos “semillas” con niños pequeños entre 6 y 9 años que nos permitió crecer como club como lo es hasta ahora. Mi hijo era esquiador y competía en el Club La Parva, como también lo hizo en Francia, donde entrenó desde pequeño en el club de Isola 2000 donde yo trabajaba los inviernos. La etapa del Club de ski La Parva fue divertida porque fue creciendo muy rápido.



¿Y también hacías doble temporada en Chile y Francia?

Hice doble temporada por lo menos 8 años. Trabajé en Méribel, Courchevel, Les Arcs . Me quedé en el Sur de Francia en Isola 2000, por el clima que es más temperado y un ambiente muy agradable para trabajar. La verdad que fui recibida con mucho cariño, y pude trabajar con el club entrenando equipo junior. Cuando estuve trabajando en el centro de Ski Les Arcs, se realizó la copa del mundo del Kilómetro Lanzado “KL”el 1982. Fue en Les Arcs 2000 y pude participar gracias a Cathy Bretton a quien yo conocía. Ell era la campeona de esta disciplina y me facilitó todo el equipamiento. Logré clasificar en la segunda etapa que me permitió realizar un récord de 168km/hr.



¿Y Cuándo decides quedarte definitivamente en Chile?

Decidimos quedarnos en Chile y abandonar las dobles temporadas cuando mi hijo debía entrar al colegio, Alianza Francesa.



¿Y qué hiciste en Chile?

Trabajé en el Club de Ski La Parva hasta la temporada 1987 y en 1988 se inaugura Valle Nevado. Me contactaron para ser parte del equipo por la formación profesional que había tenido en Francia y mi curriculum deportivo.



¿Cómo fue llegar a este nuevo centro de ski Valle Nevado?

Llegué el primer año de funcionamiento. Temporada 1988 donde hubo muy poca nieve, pero luego a partir del año siguiente, todo creció rápidamente. Valle Nevado por su orientación tiene muy buena nieve y un dominio esquiable interesante que llega a una altura de 3. 670 mt. Nuestra Escuela trajo profesores de todos lados junto a varios chilenos que tenían su formación. Hicimos una aventura muy desafiante: Bajar el glaciar del cerro El Plomo que tiene una altura de 5.370 m, cumpliendo algunos record a partir de 5000m. Bajé en monoski sobre el glaciar, Jean Robert Pistone bajo en surf, Martin Buschmann en Alas Delta y Joaquin Oyarzún en Parapente.

 

Subiendo el Cerro El Plomo



¿Y en paralelo participaste en la fundación de la Escuela Nacional de instructores de Ski?

Si, los chilenos tenían que partir al extranjero a formarse y no se les reconocía su formación. Fue el instante que debíamos preocuparnos de formar nuestra Escuela Nacional de Ski de Chile. Logramos crear nuestra Escuela Nacional junto a Patrick Carbonnel, Jose Hanff, Claudio Díaz, José Luis Rivera, Jimmy Ackerson, todos profesionales del ski. Luego viajamos en 1987 junto a José Hanff a Banff, Canada al Interski de Escuelas de ski del mundo donde nuestra Escuela fue reconocida y aprobada oficialmente.



Volviendo a Valle Nevado, entonces ¿en 1989 fue tu primer año como la Directora de la Escuela?

Sí, así fue. En 1989 comencé como la Directora de la Escuela de Ski de Valle Nevado hasta la fecha, además de hacerme cargo de otras áreas como la boletería, el ski rental. Esto nos facilitó crear paquetes todo incluido, arriendo equipo y tickets, lo que ayudo a crear más esquiadores.



¿Y comenzaron a llegar los Brasileños?

Sí, Valle Nevado en sus inicios hizo una promoción importante en Brasil lo que atrajo una clientela muy interesante. Todos tuvimos que aprender algo de portugués, actualmente existe una importante clientela de esquiadores brasileros que van a todos los centros de ski del mundo.

 

En Valle Nevado



¿Qué nos puedes comentar del Heliski?

El heliski se inició en Valle Nevado en 1989. Es una actividad muy atractiva para esquiadores y snowbordistas de subir a 4000 mts con un helicóptero B3 para luego bajar pendientes con nieve polvo “powder” y poder hacer 1000 mts de desnivel por cada bajada. Se pueden llegar a hacer 4 bajadas en un día.



En esos tiempos tu fuiste la única mujer en la Escuela Nacional y luego la única mujer directora de una Escuela de ski hasta el día de hoy…

Era la única mujer al inicio, pero existen ahora más mujeres muy profesionales que son directoras de Escuela o llevan otras actividades como randoneé.



La escuela que diriges en Valle Nevado es la más grande de Chile y con mucha diversidad cultural…

Sí, es la más grande de Chile. La dirijo desde hace 30 años y hemos recibido profesores de todas partes del mundo, junto a nuestros profesores nacionales.

 



¿Con toda tu experiencia, qué le podrías recomendar a los jóvenes?

yo aconsejaría a los jóvenes que se profesionalicen. Todos fuimos jóvenes. Todos fuimos apasionados por la nieve, pero para nosotros es una tremenda responsabilidad ser profesionales. La montaña es riesgosa si no se respeta. Yo aconsejo a las nuevas generaciones que tienen ese amor y fanatismo por la montaña tanto en invierno y verano que sean responsables siempre y se profesionalicen. Si van a esquiar fuera de pistas , no pueden salir sin un Arva y tener todos los cuidados de conocer el lugar o simplemente ir con un guía profesional que los orienten en todas las circunstancias.



¿Qué le dirías a los jóvenes que están pensando en convertirse en instructores de ski?

Es una profesión que es super atractiva porque puedes trabajar en otros países. Es verdad que después de ciertos años te cansa, pero tienes la garantía de estar en un ambiente sano sin contaminación, al aire libre y puro. Además trabajas con familias de diferentes partes del mundo, te relacionas con personas de variadas culturas y costumbres, lo que es muy gratificante. De alguna manera son como unas vacaciones permanentes. Es una buena alternativa para alguien que tiene otra profesión, ya que tu puedes alternar. Por ejemplo puedes ser ingeniero y trabajar el fin de semana. Tenemos muchos profesionales que alternan. Si están sin trabajo pueden “salvarse” dando clases. La clave es profesionalizarse. Hacer los cursos de instrucción pues es una profesión.

 

En Valle Nevado


¿Si volvieras a nacer que te gustaría hacer?

Haría exactamente lo mismo. Volvería a la montaña, volvería a ser esquiadora y trabajar en la nieve. La verdad yo luché para lograrlo, nadie hubiera pensado que una mujer pudiera dedicarse a esta profesión. Mi papá me apoyó pero pensaba que estaba loca en esa época. Yo sabía que la única manera que podía lograrlo era viajando, pues en Chile no había nada que se dedicara a la formación. Estaba la Federación de Ski de Chile que solo ve la parte competitiva.



Tu familia ¿estuvo siempre ligada a la montaña?

Sí. Siempre ligada. Mis hermanas Vilma y Mónica también son instructoras. Vilma sacó el nacional de Francia y Mónica acá en Chile es nivel 2. Mi mamá también practicaba el ski pero ella lo hacía solo para acompañar a mi papá y a nosotros. Creo que nunca salió de “la cuña”.



¿y tu hijo?

Mi hijo es arquitecto y un buen esquiador. Estuvo en el equipo Nacional junto a Mikael Gayme, compitió por Chile. Desde pequeño siempre fue muy preocupado por el medio ambiente y le interesa todo el tema de la sustentabilidad, es en lo que trabaja hoy en la Usach.



¿Y tienes una nieta también?

Sí. Mi nieta tiene 3 añitos y partirá con el ski. Lo importante es que haga lo que a ella le guste y sea feliz. La pasión que yo llevo no sé si se hereda. Al final ser feliz con lo que uno hace, que puede ser muy duro en ciertos momentos, pero como te gusta tanto, no se hace una tremenda carga.

 

Junto a su hijo y nieta



¿Y ser formadora te sigue interesando o ya no?

Ya no. Hay que dejarle espacio a los jóvenes que tienen gran entusiasmo. Lo importante es los jóvenes sepan que “si se puede”. Se puede viajar, se pueden pasar los cursos de instrucción. Se puede esquiar en Europa, al menos en Andorra, donde ví chicos que nunca pensé que iban a lograrlo. Andorra al ser un principado es más fácil obtener permisos de trabajo.



¿Valle Nevado en el corazón?

Sí. soy muy feliz en Valle nevado. Soy agradecida ya que me dio todas las oportunidades de poder crecer en todo lo que deseaba hacer en lo profesional y me han apoyado siempre al 100%.



Artículos relacionados:


0 Comentarios Escribe tu comentario


    Escribe tu comentario





     

    Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
    AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

    Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Nevasport Chile. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



    Lo más leído:

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x