El ski, tradición familiar de Camila Margozzini, Gerente Comercial de La Parva

El ski, tradición familiar de Camila Margozzini, Gerente Comercial de La Parva
Hablamos con Camila Margozzini, Gerente Comercial de La Parva, quien lleva el ski prácticamente en "la sangre". El amor a la montaña y al ski es una tradición familiar que traspasa generaciones. Conoce acá su historia.
Nevados de Chillán
Ski Ahorro
Estado de caminos

Hablamos con Camila Margozzini, Gerente Comercial de La Parva, quien lleva el ski prácticamente en "la sangre". El amor a la montaña y al ski es una tradición familiar que traspasa generaciones. Conoce acá su historia.

 

¿A qué edad comenzaste a esquiar?

Empecé a los 4 años, mi abuelo por parte materna, James Tinkler, era esquiador. De hecho fue el tesorero del mundial de ski que se hizo en Portillo, por lo que mi mamá también era una buena esquiadora y nos metió a mi y mis hermanos en el ski.

 

Junto a su madre en El Colorado



¿En qué centro aprendiste a esquiar?

El Colorado donde teníamos refugio.



¿Qué recuerdos tienes de esa época?

Para mi era una dinámica familiar, que nunca me lo cuestioné mucho. Lo pasaba bien. Solía ir con mi mamá, mi papá y mis 2 hermanos. Lo más entretenido fue cuando empecé a entrenar y competir por el Club de la U.C., porque ahí me hice varios amigos por lo que ya era más independiente en la montaña. Entrené hasta los 19 años

 

Esquiando en El Colorado



¿Cuántos hermanos son?

Somos 3 y todos competíamos. Aunque mi hermano Santiago se cambió al Tenis y luego al triatlón, junto a Diego seguimos metidos con el tema del ski. Diego fue incluso a dos juegos Olímpicos. Diego es reconocido por los que saben de competición por lo fanático y apasionado por este deporte, y hasta el día de hoy trabaja como entrenador, ahora en el Club de Valle Nevado aparte de su profesión de arquitecto.

 

Los hermanos Margozzini Tinkler



¿En qué momento dijiste “la nieve” es lo mío?

Yo creo que como en segundo medio, yo todavía competía y me gustaba también el deporte, ya que siempre en mi familia nos fomentaron mucho la actividad deportiva. Como yo era la menor y la única mujer no había tanta presión por lo que estudiara por lo que decidí estudiar educación física, pensando siempre que me ayudaría a desarrollarme en el ski para ser una buena entrenadora no porque quisiera dedicarme a la educación física en sí.



¿Hay muchos instructores de ski que estudiaron educación fisica?

No hay tantos, pero si encuentras. Lo que pasa es que, si te lesionas la rodilla (por ejemplo) en educación física, puedes seguir haciendo clases en un colegio. En cambio, si te lesionas la rodilla esquiando, hasta ahí puede llegar tu carrera o hacerse más cuesta arriba. Mi mamá siempre me dijo que debía hacer algo más para tener alguna alternativa si es que me lesionaba y terminaba mi carrera en el ski. La vida del instructor de ski igual es dura, si a los 45 o 50 años te pasa algo y no puedes seguir, debes tener un plan B. Por eso intenté diversificarme con otros oficios.

 

En Andorra



¿Y qué siguió luego?

Después cuando todavía competía, hice el primer curso para ser instructora de ski, y así me fui a trabajar a Andorra. Años después, me puse a trabajar de entrenadora en Valle Nevado, con José Antonio Santiagos, y luego de un tiempo volví al Club de la U.C., que siempre fue mi club y estuve muchos años entrenando a los niños. Viaje a Francia con ellos y al principio hice años doble temporada. Entrenaba a los niños acá en Chile, y luego en nuestro verano, me iba a Andorra. Todo esto mientras estudiaba educación física. Derrepente quedé embarazada, y tuve que detener los viajes a Andorra, y comenzar a trabajar en Chile.

 

En Valle Nevado



¿Y en qué trabajaste?

Empecé a trabajar en turismo de Lunes a Viernes en Latitud 90, pero guardaba todas mis vacaciones para usarlas en invierno y asi trabajar en esquí, obvio todos mis fines de semana en invierno los ocupaba para lo mismo. Después me fui a trabajar a una empresa de cruceros. Partí como asistente de cruceros, después asistente de operaciones, luego ejecutiva, y finalmente llegué a ser Jefa de Turismo en esta empresa.

 

¿Seguiste trabajando en invierno en el ski?

Sí, pero llegó un momento en que mi jefe me pidió que dejara el ski y me avocara al 100% en los cruceros, pues como jefa de turismo debía viajar mucho a distintas Ferias internacionales y estaba muy desgastada, por lo que renuncié a mi trabajo de entrenadora del Club de la Universidad Católica (después de 10 años entre idas y vueltas) y lo cambié por un trabajo solo los domingos para seguir conectada con la montaña.

 



¿Cuánto duraste sin el ski?

Nada. Cambié la UC y me fui a trabajar de nuevo a Valle Nevado con la ARSKI, pero solo trabajando los domingos haciéndole clases al Santiago College (Mi colegio). Así podía esquiar y seguir enseñando aun cuando fuera poco. Una temporada después, volví a trabajar en El Colorado los fines de semana entrenando a un club pequeño, el Club Tres Valles. Me metí a este club porque le había dicho a mi jefe que no iba a estar en algo tan desgastador y este club era mas recreativo y me permitió trabajar en lo que mas me gusta.



¿En qué momento te avocaste a trabajar 100% en la nieve?

Cuando ocurrió la crisis económica mundial, la empresa de cruceros cerró su oficina en Chile y al quedarme sin trabajo volví a lo mío, que era trabajar full en la nieve. El 2009 me fui a trabajar a la escuela de ski de la Parva como instructora, algo que yo solo había hecho en Andorra. Después el Club de la U.C. me pidió que volviera y estuve un año como entrenadora y coordinadora de los entrenadores de categorías de 12 años hacia abajo. El problema era que tenía que conseguir un trabajo todo el año, sobre todo teniendo una hija.

 

En Chamonix, Francia



¿Y Ahí volviste a La Parva?

No, de ahí llegué a trabajar a una productora de eventos y luego a El Colorado. Estaba a cargo de los equipos internacionales, las carreras y la rama escolar. Ahí estuve casi 3 años, y luego llegué en octubre del 2013 a La Parva a trabajar con Thomas Grob, quien era el gerente general. Como el era esquiador de toda la vida, hacíamos buen team ya que nos conocíamos desde la adolescencia. Yo trabajé mucho lo que es “servicio” y en el ski y, desde los 19 años nunca dejé de trabajar en la montaña. Hice cosas en forma simultánea pero nunca he tenido una temporada en la que no haya trabajado en la nieve, lo que me sirvió mucho para trabajar en el área comercial en La Parva, donde actualmente soy la Gerente Comercial.



¿De qué manera le traspasaste esta pasión a tu hija?

De todas las maneras, de hecho, mi hija Amanda estuvo distintos clubes ya que tenía que acompañar a la mamá y ese era mi estilo de vida. Primero partió en la escuela, luego en alpino en diferentes clubes ya que es la base, después el club M de la Parva donde hacían freeride, se ganó un par de carreras y el año pasado hizo el curso de Instructora, siguiendo la tradición familiar. Ya es instructora nivel 1 al igual que mi sobrina (la hija de mi hermano mayor). A Amanda le encanta trabajar de instructora. El año pasado estuvo de asistente en la mini escuela y en el Club M, porque no tenia título, pero ahora con el título no sé, ella tiene que ver que es lo que le gusta. Ahora entró a estudiar derecho, así que tendrá que acomodar sus estudios con su trabajo en la montaña donde quiera que sea.

 



¿De que manera todo lo que has hecho en la vida ha influenciado tu forma de ver las cosas hoy en día en La Parva?

La nieve y la naturaleza es lo que a mí me gusta. Como trabajé en turismo, estudié educación física y he sido entrenadora, me importa mucho el servicio al cliente, la experiencia y la educación. Trato de que en La Parva eduquemos, como con los carteles en los paraderos de la Parva que aluden a flora y fauna de la montaña, siempre intentando dar una enseñanza del entorno dentro del contenido que ponemos. Queremos que la gente quiera y cuide la montaña. También me gustan mucho los eventos deportivos, yo creo que por defecto de profesión. Pero lo que más me importa es la experiencia que le damos a nuestros clientes. Desde que te bajas del auto tratamos de que sea todo amable desde el principio. Que te saluden, porque si llegas al estacionamiento y hay un mal recibimiento, o los baños están sucios, partimos mal. Puedes tener las mejores pistas, pero si el servicio general es malo tendrás una mala experiencia. Es muy importante que las personas disfruten la experiencia de principio a fin.

 

Camila Margozzini  de niña esquiando en El Colorado

 



¿Cuál es tu fin de semana ideal en Invierno y en Verano?

A mi me gusta hacer actividades al aire libre, pasar tiempo con mi familia y amigos, ir al campo a ver a mi papá que vive allá. En verano subo mucho tambien a la montaña a la Parva a caminar y disfrutar del entorno. Por supuesto en invierno me gusta ir a esquiar aunque últimamente no tengo tanto tiempo.



¿Pista o fuera de pista?

Pista en general. Pero obviamente con nieve recién caída nada como un día de powder.



¿Lentes o Antiparras?

Esquiando ando con las Antiparras y casco, pero llevo los lentes en el bolsillo.



¿Dónde te ves en 10 años más?

Haciendo algo con naturaleza y turismo, idealmente en la montaña.



Artículos relacionados:


1 Comentarios Escribe tu comentario

  • #1
    Fecha comentario:
    04/05/2022 09:20
    #1
    Bonita historia!!1 mil gracias

    karma del mensaje: 16 - Votos positivos: 1 - Votos negativos: 0

    • Gracias!

Escribe tu comentario





 

Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Nevasport Chile. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



Lo más leído:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x