Más sobre la metafísica

Más sobre la metafísica
Stoeckli
POC
Black Yak

Terminamos la temporada pasada proponiendo unas reflexiones sobre las sensaciones que obtenemos al esquiar, lo que yo llamo chistosamente, la metafísica del esquí. Decía que, en vez de preocuparse de los aspectos técnicos de los virajes, es mucho mejor disfrutar de las percepciones que obtenemos, y que aprovecharnos de ellas puede servirnos para esquiar mejor

El esquí es un deporte de equilibrio (o, más bien, de desequilibrio) y a veces nos gustaría encontrar algo de lo que agarrarnos cuando la cosa se pone fea. Cuando esquiamos se generan una serie de fuerzas externas y es, precisamente en ellas, donde podemos encontrar ese asidero. Por ejemplo, cuanta más fuerza centrífuga generemos en la curva (que se consigue con mayor velocidad, menor radio de giro, más agarre, etc.) más nos podemos inclinar; así, si queremos más estabilidad, podemos obtenerla mediante la generación de esa fuerza. Paradójicamente, muchas veces lo que hacemos es todo lo contrario, y buscamos la estabilidad de manera conservadora, intentando ir más despacio o creyendo que la vamos a conseguir poniendo una posturita; pero así lo único que conseguimos es negar el juego en el que pretendemos involucrarnos: los límites de la física, el juego del deslizamiento, el desequilibrio

Al principiante esto puede sonarle sorprendente, pero a medida que uno va progresando descubre estos secretos del movimiento, o quizás es al revés: uno progresa justo porque descubre y acepta esa ley inquebrantable: sin acariciar los límites no hay esquí. ¿No es esto, acaso, lo que nos permitió recorrer nuestros primeros metros en cuña? Gracias a que aquel día comprometimos nuestro equilibrio, aprendimos que éramos capaces de dominarlo. Y lo mismo es aplicable hoy, cuando esquío a sesenta por hora o cuando bajo por una pala de cuarenta grados. 

A lo que voy es a que hay que aceptar el baile y que, haciendo cualquier deporte, hay que percibir qué pasa en el entorno: sentir. Curiosamente, en todas las acciones motrices elementales que se llevan a cabo durante las actividades físicas está implicado el sistema límbico, lo que los científicos llaman, sugerentemente, el cerebro emotivo. Emociones. Suena bonito ¿eh? 

Carolo © 2002

0 Comentarios Escribe tu comentario


    Escribe tu comentario





     

    Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
    AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

    Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de El rincón de Carolo. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x