Freeride World Tour. ¿Cómo se puntúa?

Freeride World Tour. ¿Cómo se puntúa?
La mayor competición de esquí y snowboard de freeride del mundo tiene una forma de puntuar particularmente especial. ¿Os atrevéis a evaluar una bajada de un atleta como Aymar Navarro que ha competido al máximo nivel?

El freeride competitivo es bastante sencillo. Hay una puerta de salida en el pico de una montaña y una de llegada más abajo. No hay más puertas, itinerarios marcados ni cronómetro. Pero lo más importante quizá sea que solo hay una bajada, ni reconocimiento del terreno, ni dos mangas ni nada. 

Inspección visual con prismáticos y cámaras

Los corredores tienen que basarse en una inspección visual de la cara por donde se va  desarrollar la prueba para hacerse una idea de las posibles líneas que pueden escoger para la bajada. Si os gusta el fuera pista y acostumbráis a inspeccionar las líneas desde la silla, seguro que sabéis lo difícil que es reconocer las referencias (un arbol, una roca) que desde la silla son obvias cuando uno está bajando por esa zona.

Los jueces pueden ver la prueba con prismáticos y con las cámaras que graban el evento.

Los ganadores se deciden por puntuación de tres jueces que hacen una valoración de 0 a 100, haciendo la media de las tres puntuaciones se extrae la puntuación final. Suele haber un juez jefe que se encarga de validar que las puntuaciones de los otros tres sean correctas. Para otorgar la puntuación se tienen en cuenta los siguientes factores:

  1. La línea. Se tiene en cuenta si se escoge una línea técnicamente más dificil, si se aprovecha el terreno o por contra se ignoran saltos o zonas estrechas muy obvias. Penaliza un poco que sea una línea que haya escogido otro esquiador.

  2. El estilo y el aire. Básicamente se evalúa si el esquiador hace saltos, como de grandes y si los aterrizajes son buenos. Añadir trucos o grabs mejora la puntuación de cada salto.

  3. La fluidez. Esquiar rápido es un bonus, sobre todo si el terreno o las condiciones son difíciles. Por contra, pararse o tener que remontar para volver a la línea planeada resta bastantes puntos.

  4. El control. Es fundamental que el esquiador no pierda el control en ningún momento. Si un esquiador realiza maniobras claramente fuera de sus posibilidades que le ponen en riesgo se penaliza, aunque consiga salvar la situación.

  5. La técnica. No se trata de esquiar bonito pero demostrar un nivel excepcional en las zonas más complicados suele sumar a la puntuación final.

Hasta hace pocos años, estas categorías se evaluaban por separado y se atribuían 20 puntos a cada una. Como os podéis imaginar alguien que bajara como un tiro, controlado, con buena técnica y por una linea supercomplicada no iba a poder pasar nunca de 80 puntos si no hacía ningún salto, por eso la organización decidió pasar a evaluar la bajada de forma global, aunque se tuvieran en cuenta los mismo factores.

Aymar Navarro volando en Arcalis

A día de hoy los jueces usan una hoja como la de la imagen para evaluar las bajadas. Para dar la puntuación final, parten de una puntuación de 50, y a modo de termométro van subiendo o bajando dependiendo de la bajada y basándose en los 5 factores que he enumerado. Al final asignan unos puntos y dibujan como si fuera una aguja lo que les ha parecido cada una de las categorías evaluadas.

Hoja para evaluar las bajadas de los competidores

Para poder comparar puntuaciones de competidores que hacen líneas similares, es importante que vayan anotando todo lo que va ocurriendo durante la bajada. Para hacerlo tienen unos códigos en los que de forma hiper resumida son capaces de sintetizar todo lo ocurrido en una sola línea.

Resumen de una bajada con los códigos que usan los jueces.

Las anotaciones se dividen entre el resumen global y el detalle. La parte izquierda, hasta la doble barra (//) es la descripción general de por donde ha bajado. En este caso ha usado la salida número 2 (que a veces puede haber dos puntos de salida), luego ha ido hacia la izquierda (L), por el centro (CE), a la izquierda otra vez (L) y la dificultad de la línea en general ha sido buena (D+).

La parte derecha de la anotación contiene el detalle de la bajada indica que salió hacia la izquierda, hizo un primer salto (J) de 5 metros (5), en el que hizo un 360 (360) y aterrizó un poco en las colas (BS1). Luego en la zona del centro fue a mucha velocidad (S++) y perdió un poco de control (C-). Después volvió a ir a la izquierda donde hizo un salto triple, siendo el primero de 5 metros con un grab y aterrizando bien, el segundo de 6, con un poco de perdida de control y aterrizaje retrasado y el tercero de 8 metros, controlado en el aire y con aterrizaje bueno.

Todas estas distintas anotaciones las tenéis en el handbook de los jueces que está disponible en la web del FWT.

Os invito a que intentéis evaluar la bajada de Aymar Navarro el año pasado en la prueba de Arcalis en el FWT. A ver que os sale y lo podéis comparar con mi valoración, que os dejo abajo del todo del post, no vale copiar!

En esta prueba Aymar recibió 72 puntos, y la verdad es que puede ser discutible. Los deportes de puntuaciones con jueces siempre tienen el problema de que los primeros evaluados marcan un poco el resto de la votación. Si el primero que baja le das un 95 por bien que lo haga, deja poco margen a alguien que pueda hacero mejor.

Una crítica que viene siendo habitual es que los trucos de freestyle valen demasiado y entiendo a la gente que lo critica, pero no lo comparto del todo. Objetivamente, la mayoría de trucos que vemos son movimientos de alto riesgo con mucha recompensa. Un doble backflip te puede dar 20 puntos sí, pero si lo aterrizas retrasado y tocas con la espalda puede que ni siquiera sume en tu puntuación final.

Los vídeos de trucos en powder tienen dificultad, pero ni por asomo tanto.

Una de las cosas más importantes que la gente no suele tener en cuenta a la hora de criticar es que los trucos los tiran en zonas donde no han podido esquiar antes. No han podido medir la velocidad y ver como está la nieve. Esto es extremadamente importante en freestyle. Solo tienen como referencia lo que ven de otros esquiadores y su inspección visual de la línea.  Por si fuera poco, no saben que condiciones tiene la nieve en el despeje y el aterrizaje. La precisión que requiere aterrizar una rotación en nieve sin tratar es enorme y a veces lo hacen en saltos que son completamente ciegos, no saben donde aterrizarán desde la zona del salto.

Mi interpretación de la bajada de Aymar. ¿Coincide con la vuestra? En el vídeo está todo explicado.

0 Comentarios Escribe tu comentario


    Escribe tu comentario





     

    Si este mensaje tiene un solo insulto, no te molestes en enviarlo, porque será eliminado.
    AVISO: La IP de los usuarios queda registrada

    Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de 110% SKI. Esta web se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.



    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios analizando la navegación en nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la Política de Cookies x