CAPILEIRA - REFUGIO POQUEIRA - Lag de la Caldera - MULHACÉN - Siete Lagunas - TREVÉLEZ







Web de Fernando Wilhelmi sobre Sierra Nevadaaa




Buscar en esta web

CAPILEIRA - Central Eléctrica Poqueira - Río Naute - REFUGIO POQUEIRA - Rio Mulhacén - Laguna de Majano - Laguna de la Caldera - MULHACÉN - Siete Lagunas - TREVÉLEZ.

Tiempo: 2 días
Croquis de la ruta

Barranco de Poqueira

El inicio de esta ruta se encuentra en Capileira, a unos 1.430m de altitud. Situados en el barrio del Castillo, tomamos el camino que nos lleva al antiguo poblado de La Cebadilla, primero por vereda, para después salir a una pista de tierra que baja hacia el Rio Poqueira. Desde este carril, esforzándonos un poco, podemos ya distinguir el Refugio de Poqueira, en la loma del Mulhacén. La pista cruza La Cebadilla y también el rio, para comenzar a subir por un tramo asfaltado, que cruza varias veces el rio (bastante encajonado en ese lugar) hasta llegar a la Central Eléctrica de Poqueira. Se puede llegar en coche hasta un poco antes de la Central, subiendo por la carretera que antes llegaba al Veleta, y girando a la izquierda en la pista que lleva a la Central Eléctrica (bien señalizada).

En ese lugar confluyen los dos afluentes principales que dan lugar al Rio Poqueira: el río Naute (a nuestra derecha) y el Toril. Un poco más adelante, al lado de un panel informativo de las rutas de senderismo que hay en la zona, comienza la vereda que nos llevará al Ref. de Poqueira.

La vereda comienza con una fuerte subida, zigzagueando y ganando altura rápidamente, para luego suavizarse mientras caminamos siguiendo el curso del Rio Naute. Encontramos varias bifurcaciones de la vereda, nuestro camino es siempre paralelo al río, es decir, siempre escogemos la vereda de la derecha, siguiendo los hitos de color amarillo. Más tarde comienza a descender, bajando al río y cruzándolo en las inmediaciones del Cortijo de la Isla. El valle se estrecha y la vereda se mete por un barranco de frondosa vegetación, al tiempo que al otro lado del rio, podemos contemplar el impresionante Tajo Cañavate, y un poco más adelante una preciosa chorrera que se precipita barranco abajo.

Al poco tiempo la vereda vuelve a bajar al Rio Naute, y cruzándolo, comienza la dura subida por la loma del Mulhacén que nos llevará tras cruzar la Acequia Baja, al Cortijo de Las Tomas (2.100m), y posteriormente a la Acequia Alta. Subimos un poco más por la vereda, y por fin esta se suaviza, tendiendo a ir hacia nuestra izquierda para avistar ya el Refugio de Poqueira, en la Hoya de Peñón Negro. Hasta el Refugio se suele tardar entre 4'30 y 5'30 horas desde Capileira, cargados con mochila.

Laguna de Majano

Comienza ya la ascesión al Mulhacén. Desde el Refugio sale una vereda en dirección al Veleta, que se ve al fondo, y que llanea hasta llegar al Rio Mulhacén, para tras cruzarlo, comenzar a remontar el valle, en una zona en la que no hay vereda continuada (aunque sí tramos que se pierden). Es mejor permanecer cerca del rio que nos llevará por el buen camino, y que a principios de verano y a pesar de ser cara Sur, puede aun conservar grandes neveros formando túneles de nieve, lo que da idea de las grandes cantidades de nieve que se acumulan aquí en invierno.

Remontando el valle y tras caminar alrededor de 1'30 horas, llegamos a la Laguna de Majano. Un poco más arriba, a una media hora, está la Laguna de la Caldera y sus lagunillos, donde se encuentra el Refugio-Vivac de la Caldera. Cualquiera de estas lagunas son buenos lugares para hacer noche, aunque la Caldera es menos indicada, por carecer de prados que la rodean y de desagüe para coger agua.

Desde las inmediaciones de la Laguna de la Caldera sale la vereda que sube al Mulhacén, se distingue fácilmente. Sin embargo yo aconsejo subir desde la laguna al Collado del Ciervo, desde donde hay unas magníficas vistas de la Hoya del Mulhacén, con la Lag. de la Mosca al pie de la Pared Norte de esta cima, y la Alcazaba a su lado. Merece la pena, además del collado parte una vereda que en seguida se une a la otra, ascendiendo con bastante dureza la cara Oeste del Mulhacén. Tras alrededor de 1 hora de subida desde la Caldera, llegamos a la cima, para recrearnos con las vistas que se contemplan desde el pico más alto de la Península.

Abandonando la cima, comenzamos el descenso hacia Siete Lagunas, algunas de las cuales podemos ver en el valle que se forma entre Mulhacén y Alcazaba. El descenso es rápido, siempre pegándonos a la izquierda, sin perder de vista la Cañada de Siete Lagunas, hasta llegar justo "encima" de la Lag. Hondera, la más baja de ellas. Por fin la vereda se decide ya a descender a la laguna, donde podemos reponer energías con un buen banquete en sus prados, e incluso darnos un baño en sus normalmente frías aguas (Tiempo desde el Mulhacén: media hora larga). En sus inmediaciones se encuentra uno de los Refugios Naturales de Siete Lagunas.

Chorreras Negras

Tras el merecido descanso, comienza ya el descenso a Trevélez, para lo que debemos situarnos en la desembocadura de la lag. Hondera, lugar donde "nace" el Rio Culo de Perro (si nos hemos fijado en la forma de la laguna mientras bajábamos del Mulhacén, no nos extrañará esta curiosa denominación). Bajamos las maravillosas Chorreras Negras, donde se sitúa otro de los refugios naturales, y justo en la base de la chorrera, enlazamos con la vereda que nos llevará a Trevélez. La vereda se ve muy claramente mientras descendemos, no tiene pérdida.

El descenso es cómodo, buena vereda y no mucha pendiente. En seguida llegamos a un pequeño dique sobre el Rio, que aprovechamos para cruzarlo y continuar por la vereda hasta la Campiñuela, lugar donde dos chorreras bajan desde nuestra derecha, y se forman unos bonitos prados, a unos 2.500m. Unos metros más abajo hay una choza al lado de una era, éste es el único punto un poco conflictivo de la bajada. Cruzando la era, la vereda parece que sigue hacia la derecha, paralela a una acequia. En lugar de seguirla, debemos cruzar la acequia y bajar por otra vereda que tras cruzar una "puerta" de alambre, desciende rápidamente por una zona de repoblación con pinos pequeños, hasta doblar la Cresta de los Posteros y avistar ya la parte baja del valle, donde está el pueblo de Trevélez que aun no se ve.

La vereda llega después a otra acequia, más grande, y discurre en paralelo a ésta por su parte superior, hasta que unos metros más adelante la cruza por un puentecillo, y vuelve a ir en paralelo esta vez por abajo, cruzando una zona de bastante vegetación, hasta que a unos 300m del cruce, gira a la izquierda y comienza una fuerte bajada hasta encontrar la vereda del Cortijo de Piedra Redonda, que tomamos hacia nuestra derecha. En seguida se pasa por un cortijo con un nogal que nos ofrece su sombra, cosa que se agradece, ya que el calor suele apretar. La vereda sigue bajando, y pasa por varios cortijos hasta llegar a Trevélez. El descenso desde Siete Lagunas hasta Trevélez suele llevar alrededor de 2'45 horas, sin parar.