K2: La montaña de las Montañas

K2: La montaña de las Montañas

rai  rai » Himalaya, Alpinismo Invernal, rai, chogori, expedicion » Publicado el 11/8/2008
Cuatro años después, Rai rememora su alucinante expedición al K2, la montaña más impresionante del mundo, como médico de la Expedición Andaluza que intentó conquistar su cima. Intenso reportaje que intenta resumir casi 2 meses de expedición, y que nos transporta al lejano Pakistan.





Todos tenemos un sueño...

Para mi el Karakorum siempre ha tenido un magnetismo especial. Todavía en este siglo XXI sigue siendo un lugar salvaje y retirado. Desde la infancia mis ojos se han fijado en esa gran montaña nevada, atractiva, mortal....

Mi hermano y yo crecimos silbando esa conocida melodía de Mark Knofler que sonaba al empezar “Al filo de lo imposible”. Con cinco años nos arrastrabamos por el pasillo del piso en que vivíamos en Ribera del Genil atándonos con cuerdas de tender a la cintura.

Después mi padre nos introdujo en esto de la montaña con escursiones por los Cahorros, el Trevenque, Sierra Nevada, etc.

Todavía recuerdo la primera vez que entre a Deportes Sherpa a comprarme mis primeros crampones de correas, marca Camp por cierto.

Miguel con su gran profesionalidad y esa amabilidad que le caracteriza me ofreció un crampón un poco más técnico, mi reacción fue de pánico: ¡pero si lo que yo voy a hacer es dar pateos por el monte nevado!


Un día de febrero de 2004 me dirijo nuevamente a Deportes Sherpa a ver a esos dos grandes amigos que son Miguel y Fernando . Estoy envuelto en mis pensamientos, son las 11 de la mañana y estoy saliente de guardia . El día no acompaña para ir a esquiar y decido parar para “echar un ratico”. Cuando entro en la tienda Fernando me iba a proponer algo que no podría rechazar.....

8 de Junio de 2004, estamos en el aeropuerto de Málaga. Todo ha ocurrido demasiado rápido.

Nos despedimos de todos los que nos quieren. Vamos a pasar dos meses sin verlos. . ¡Gracias guapa sin ti no estaría aquí!

Por delante un viaje de casi 7000 km.

Islamabab es una ciudad moderna, organizada en la que se encuentran los centros de gobierno de Pakistan.

A sólo 15 km se sitúa la ciudad de Rawalpindi calles estrechas, tráfico, bullicio, típica ciudad pakistaní.

Encontramos imágenes curiosas

En su mercado ultimamos las compras.

No hay que olvidar los caramelos

Y el regateo por supuesto

Disfrutamos con las compras y el entorno, con la inestimable ayuda de nuestro guía.

La karakorum higway tiene 1250 km de longitud y une China con Pakistán por el antiguo trazado de la ruta de la seda. Nos queda 1000 km por este laberinto y casi 24 horas de viaje en autobús.

El paisaje cambia rápidamente y aparecen grandes colosos que nos rodean.

El tránsito de camiones es intenso

y cada adelantamiento supone un reto.

El nanga Parbat nos vigila.

Yo voy disfrutando como un enano, hace años que quiero estar aquí.

Entre cabezaita y cabezaita por supuesto.

El Indo ruge debajo nuestra. Hay que tener dos ....... ¡para meterse en ese río!

Nuestro destino es Skardu, donde conoceremos a nuestro personal de cocina y guías. Allí gastaremos dos o tres días máximo.

Realizamos el último pesado del material y organizamos nuestro equipaje. Cada porteador llevará 25 kg de peso.

Aprovechamos para probar nuestra instalación solar, el generador y los ordenadores. La conexión satélite funciona por el momento.

Es el momento de enviar unas postales.Pero......¡¡ Fernando espera que la echemos al correo que así no llega!!

En Skardu es imprescindible disfrutar de la barbacoa del hotel

afeitarse

dar un paseo por los alrededores.

Y comprar algún detallillo que no sabemos como andaremos de tiempo a la vuelta.

A ver como andan las tiendas de material por aquí....

Desde skardu nos quedan aproximadamente cuatro o cinco horas en jeep hasta la aldea de Askole.

Un desprendimiento ocupa parcialmente la carretera.

No hay problema esto se soluciona rápidamente. Todos a trabajar....

Askole, desde aquí parten todas las expediciones que se dirigen la K2 y Gasherbrum.

Hay mucha gente y los porteadores son escasos, tenemos que abandonar parte de la carga que se trasladará posteriormente.

Es impresionante la capacidad de sufrimiento de esta gente y con el material que tienen. Aquí nuestro pinche pesando la carga.

Conocemos a Mingma, el sherpa que nos ayudará durante la expedición.

Tenemos tiempo para dar un paseo.

Hemos traído unos regalos para los pequeños.

Pronto se forma un revuelo impresionante en la aldea.

Es como trasladarse a la edad media.

Disfrutamos callejeando aunque no dejamos de impresionarnos por la austeridad que nos rodea.

Estoy impaciente por empezar el trekking.

La mañana amanece gris. Menos mal que hemos venido bien pertrechados.

Seguimos el curso del río Braldo.

El camino nos ofrece bonitas instantáneas

Sin poder evitar mojarnos los pies en ocasiones

A ambos lados vemos picos de 6.000 metros escarpados que como bien nos dice el guía son “basura peak”.

No tienen ni nombre pero no puedo evitar soñar con sus escarpadas laderas.

El sol aprieta con el paso de las horas y continuamos camino.

Tras cinco o seis horas llegamos a la zona de acampada de Jhola.

Farolas, letrinas, esto está más o menos civilizado. Debido a la gran afluencia de visitantes se han acondicionado las zonas de Jhola, Paiju y Urdukas para la acampada. Una cena ligera y a dormir.

A la mañana siguiente partimos temprano. Hoy toca un trecho mayor de glaciar y cruzar varios ríos.

La aparición de los primeros árboles indican que Paiju esta cerca. Al fondo aparecen las torres y las catedrales del Trango.

El ambiente en Paiju está bastante animado. Multitud de expediciones se hacinan en este pequeño oasis en mitad de la nada. Un grupo de árboles proporciona una pequeña sombra muy deseada por todos.

Suele estar muy concurrido ya que la mayoría de las expediciones gastan un día de descanso y aclimatación para descansar antes de acometer la etapa de Urdukas.
Tienen hasta un pequeño hospital pero los porteadores acuden en masa al consultorio improvisado que montamos todas las tardes en nuestro campamento.

Sufren multitud de males, pero la mayor parte se queja de molestias intestinales, pequeñas contusiones y rozaduras en los pies.

Nos pegamos un buen baño en el río que ya va tocando. A estas alturas ya sufro los males de la deprivación alcohólica....mi chaqueta de pluma por una cervezaaaaaaaa!!!
Y para colmo de males casi perdemos nuestra reserva de vino tinto, se ha picado el tetra brik y tenemos que verterlo en los botes estanco.

La travesía a Urdukas es un recorrido puramente glaciar con un fondo espectacular

El río Braldo emerge de forma brusca del centro del glaciar, imparable.

Un ascenso empinado nos coloca sobre el Glaciar del Baltoro

El paisaje es impresionante, a nuestra izquierda se ven las torres y las catedrales del trango y la torre sin nombre.

Por fin encontramos un manatial con agua en buenas condiciones.

Hay que atravesar el glaciar en toda su extensión pues Urdukas se encuentra en la margen contraria del glaciar.

Al otro lado del glaciar emerge Urdukas.

Este lugar es mágico. Tiramos decenas de fotografías.

En frente las torres del trango.

¡¡¡¡¡¡Yo me quiero ir con mi madreeeeeee¡¡¡¡¡¡¡¡

La noche me deparaba una desagradable sorpresa. 40ºC de temperatura y dolor de garganta. Alterno el Nolotil y el Paracetamol. Menos mal que mi amigo Fernando me cuida con amor maternal . No quiero descolgarme del grupo y al día siguiente me levanto que parezco un alma en pena.

El glaciar se muestra tal y como es.

Un puré de hielo y roca.

Por la noche un “espolvoreaillo” ha recubierto las paredes del trango.

El paisaje nos sigue asombrando.

Nos reunimos con los porteadores a la hora de comer. Ellos parten normalmente varias horas antes.

El aumento de las temperatura en la época estival hace que el glaciar adopte formas caprichosas.

Y que surjan improvisados torrentes de lecho azulado.

Menos mal que la etapa a Goro II no es excesivamente larga.

Durante la noche los riñones se resienten. No pensaba que fuera a ser tan difícil aislarse del frío de metros de hielo.
Un porteador se encuentra mal, tiene fiebre y no me gusta nada su barriga. Lo trato con antitérmicos y analgésicos.

Por la mañana se nos han muerto 3 pollos de mal de altura , pero el porteador se encuentra mejor. Repartimos su carga y seguimos a Concordia.

El lugar debería ser impresionante, la unión de los glaciares del K2 (godwin austin glacier) y del principal del baltoro y rodeados por el grupo de los gasherbrum, broadpeak, K2 y mitre peak, pero no vemos absolutamente nada por el mal tiempo y la niebla.

En ocasiones se vislumbra el k2

el G IV entre las nubes.

Y al fondo el mitre peak.

Comemos algo y continuamos, el glaciar se hace más agreste, aparecen las grietas y se debe transitar por aristas.

Los porteadores continúan su camino sin prisa pero sin pausa, inquebrantables.

Poco a poco nos acercamos al campo base del broad peak donde tenemos pensado pasar la última noche antes de llegar al CB del K2.

Y otra vez empieza a nevar.

Yo que ya me encuentro mejor me permito disfrutar brevemente de la nevada.

Amanece despejado a ratos. Me cago en las grecas...¡¡¡que guapo tío!!!

A la izquierda el angelus y el chogori

El camino se ha cubierto con 2 dedos de nieve. Los porteadores avivan el ritmo. Ven cerca su destino y todos desean bajar a dormir lo más abajo posible.

Mientras rodeamos a otro gran coloso de más de 8000 metros. El broad peak.

Este año el campo base tiene una longitud de aproximadamente un kilómetro. Esta foto está tomada desde el C3.

En él, se reparten las múltiples expediciones que intentaran el ascenso a esta montaña.

Y nada más entrar encontramos el CB de la expedición oficial italiana que han montado una pirámide que les sirve como comedor, centro de telecomunicaciones, etc.
No nos cuesta demasiado trabajo encontrar un emplazamiento idóneo para instalarnos. Estamos a unos 5000 m de altitud.

Solamente instalamos las tiendas individuales y la letrina. A lo largo del mes tendríamos que cambiarlas en varias ocasiones pues se levantan sobre el glaciar y el lecho de la tienda se vuelve inestable.

Y rápidamente empieza a nevar.

Al primer amago de buen tiempo levantamos la tienda comedor. “La casa Andalucia” esta en su sitio.

Nuestras tiendas del CB son confortables, una por persona con un colchón de gomaespuma incluido. Dormir bien durante tanto tiempo es fundamental.

Y me acabo de dar cuenta que todavía no os he presentado a los habitantes de nuestro campamento.

Manuel Gonzalez

Fernando Fdez Vivancos

Gullan, nuestro cocinero.

Mingma, nuestro sherpa

Manolo Morales

Manolo Salazar.

Y yo mismo.

Los primeros días los dedicamos a organizar las provisiones, instalar la tienda comedor y almacenes y recuperarnos comiendo decentemente después de tantos días de tránsito. Traemos buenas provisiones de España

y nos deleitamos con los platos típicamente españoles.

Aprovechando para compartir nuestra mesa con algunas de la expediciones.

Al filo de lo Imposible

La integrada por Carlos Soria y tente Lagunilla.

Con Cari Kobler por supuesto.

Además en la parte alta del campo base se encuentra el grupo “Catalanes al K2” que tiene objetivo la mítica Magic Line y varios españoles se han unido a la expedición internacional.

A todo esto, por fin llega el buen tiempo, y los alpinistas comienzan la fase de aclimatación.

El camino al CB avanzado se encuentra balizado por banderines.

Discurre por la parte alta del glaciar esquivando el laberinto de grietas y buscando un recorrido lógico.

Es recomendable recorrerlo a primera hora de la mañana por seguridad, aún así en alguna ocasión metemos el pie en un charco glacial tapado por la nieve caída en días previos.

En la pala de ascenso al C1. Con un desnivel de 600 metros aproximadamente su ascensión si bien no presenta problemas técnicos...

...se hace dura sin la aclimatación necesaria.

Yo sigo en una nube.

El C1 es apenas una plataforma de 20m de anchura y 30 de profundidad. Allí se amontonan hasta 20 tiendas. Nosotros encontramos un hueco estrecho, aunque espectacular y bastante alejado de la caída de piedras y nieve.

El temporal de los últimos días ha tapado y destrozado algunas tiendas.

¡¡¡Más de medio litro de meada del tirón!!. Me costo aprender a mear sentado y en una botella.

A partir de aquí y hasta el C3 la montaña se hace cada vez más vertical.

En la subida al C2 se encuentra las primeras dificultades.

Algunos tramos rocosos de mayor dificultad obligan a utilizar las manos.

La altura se hace notar y cualquier trepada constituye una dificultad insalvable.

Mis compañeros están mejor aclimatados.

Logramos llegar al pie de la chimenea.

Pero un cambio en las condiciones meteorológicas nos hacen descender.

Esta montaña me da pánico con mal tiempo.

La vida en el campo base es monótona. El mal tiempo limita nuestros movimientos y dedicamos los ratos libres a leer, escuchar música, jugar a las cartas y visitar al resto de expediciones. ¿Y Pescar?

¿Por qué no echarle la solería a la tienda comedor?

Mirad el resultado. Esto es “albañileria de altura”

Los sherpas han organizado la ceremonía de la puja para alejar malos espíritus y congraciarse con los espíritus de las gandes montañas. Solicitan suerte para todos en nuestro propósito.

Pequeños acontecimientos animan el ambiente en el campo base como la llegada de Lino Lacedelli, uno de los conquistadores del K2

...o la presencia de Kurt Diemberger. Ambos estan aquí para celebrar el 50 aniversario de la primera ascensión del chogori en 1954.

Nuestro oficial de enlace se encuentra mal desde su llegada al CB.

No consigue adaptarse a la altura por lo que finalmente y tras una semana de permanencia en el CB decide descender.

Tomar cerveza elaborada a 5000 m de altura es un lujo que nos podemos permitir gracias a Carlos Soria que convierte el agua en cerveza con unos polvos milagrosos traidos de Londres. Hasta Fernando se anima: “cheburo que ejta chervecha é chin alcohooooool”.

No viene mal hacer la colada de vez en cuando.

Y la consulta médica me ocupa parte del día, eso sí bien remunerada! Es broma, claro....

Cada mañana me levanto.................. al frente el k2

detrás el chogolisa

a la izquierda el glaciar oeste del k2

y a la derecha el Broad Peak.

En dos palabras IM-PRESIONANTE.

A medida que pasan los días se perfilan las diferentes estrategias y surgen las primeras tensiones sobre la parte alta de la ruta que todavía se encuentran sin equipar. Las reuniones de jefes de expedición no terminan de aclarar las cosas.

Las noches no desmerecen nada a los días

La aclimatación de nuestro equipo es aceptable teniendo en cuenta que la meteorología no ha sido muy favorable. Todo el mundo espera ansioso una ventana de buen tiempo.

Estamos a 15 de julio y nuestros cuatro escaladores están aclimatados para el ataque a cima.

Atrás quedan varias noches en el campo II.

Y una punta de aclimatación al campo III.

No hay margen, esperamos que sea suficiente.

Pasan los días y los ánimos se tensan. No llega una predicción buena al 100%. La ventana de tiempo aparece pero se espera mucho viento en altura.

El día 21 de julio se da el pistoletazo de salida. Los miembros de la expedición de Al filo de lo Imposible, junto con algunos miembros de la expedición italiana parten hacia la cima. Después de estar 48 horas inmovilizados en el C2 progresan con rapidez hacia la cima que finalmente conseguiran el día 26 de julio y dejan fijada la última parte del recorrido a la cima.

Confiando en las predicciones favorables nuestros cuatro escaladores parten hacia la cima el día 25 de julio.

Progresan rápidamente por la chimenea house y las últimas palas del campo II.

Durante el ascenso al C3 hace frío, tienen que ponerse el mono de plumas para superar la pirámide negra.

Esta es la parte más vertical del ascenso

Desde el campo III la montaña cambia radicalmente, haciéndose menos agreste, apenas hay cuerdas fijas y la subida esta balizada con banderines

Se colocan en el C4 el día 27 para intentar el ascenso.

En esta foto se aprecia el gran serac y la travesía con la huella abierta por la expedición mixta al filo de lo imposible-italiana.

Desgraciadamente Fernando Fernandez Vivancos ha tenido que desistir debido a una inoportuna gastroenteritis y ha descendido desde el C1.

Yo espero en el CB en contacto con mis compañeros.

Los miembros de la expedición de al filo de lo imposible junto con los de la expedición italiana han protagonizado una ascensión heroica, pero durante el descenso Edurne presenta problemas de congelaciones en los pies y Juanito pasa varias horas desaparecido. Ambos deciden descender directamente hasta el CB mientras que nuestros compañeros intentan la cumbre.

El CB es un hervidero y la noche se presenta movida. Poco a poco llegan los escaladores al CB. Algunos con la cumbre el bolsillo.

Seguimos pendientes de nuestros compañeros y mientras atendemos a Juanito

y Edurne de sus lesiones.

La tienda comedor se ha trasformado en un pequeño hospital de campaña y Fernando en un enfermero de lujo.

El trabajo hace que la noche pase más rápidamente.

A las 1:00h nuestros amigos parten a cumbre.

A continuación, párrafos extraído con permiso de las crónicas de la expedición Andalucia K2 2004 escritas por Manuel González Díaz y disponibles en la página web de la Federación Andaluza de Montaña:

Para evitar que nos sorprendiera algún parón en las cuerdas fijas, que nos llevara a una situación de frío extremo (sin oxigeno) decidimos salir a la 1 h. Nuestras previsiones de 8 a 12 horas hasta la cima, nunca después de las 14 horas.
Las salidas son un momento de agitación y tensión que rozan el caos, pero según lo previsto nos ponemos en marcha, tuve la impresión de que no hacia excesivo frío. Caminamos en la oscuridad siguiendo en silencio, los banderines y las marcas en la nieve y el hielo, que nos guían por el Hombro, camino de las primeras cuerdas fijas en el Cuello de botella
".

"Nunca sabes si realmente vas rápido, lento... solo das un paso y otro y otro. Aunque seguía con la molestia del “velo” ante los ojos, lo que preocupó durante las primeras horas, fueron varias perdidas de equilibrio demasiado exageradas. Cuando empezaba a amanecer se lo dije a mis compañeros y que decidía regresar al C4."

"Les entregué los cuatro objetos que llevaba y podían necesitar y comencé a bajar. Me senté y me negué a seguir bajado. Decidí reanudar la ascensión hasta que llegase el día, confiando en que la luz del sol me recuperase y alcanzar la cima. Ya en las cuerdas fijas, me dormí súbitamente en dos ocasiones y no espere una tercera. Emprendí el regreso al C4.
Salazar, Morales y Migma, siguieron su camino, despacio y seguros. Todo pasaba por mantener un buen ritmo. Las condiciones de la nieve eran buenas, había cuerdas fijas. Solo subir y soñar. "

"A las 9 Salazar estaba saliendo de la Travesía, Morales algo más retrasado por el tiempo perdido conmigo”

Mientras, nosotros, desde el campo base vemos como empeora la meteorología.

Un hongo oscuro cubre la cima del k2. Sabemos lo que significa niebla y viento en altura.

"A 8.400 metros de altitud, Salazar y Migma deciden renunciar a la cima y regresar al C4, antes de que la tempestad les atrape. Morales está saliendo de la Travesía y juntos, emprenden la bajada."

"Cuando se acaban las cuerdas fijas, el recorrido por el Hombro se convierte en una trampa mortal sin visibilidad. Salazar y Morales llegan a un banderín pero no ven por donde seguir y piden ayuda por radioteléfono al CB, esta me llega al C4 por Kobler, que también tiene gente bajando con problemas."

"Salgo del campamento con Migma y algunos banderines, viene Kobler y alguien más. Pero no es necesario que nos alejemos demasiado, pronto nos informan de que se han unido todos y han encontrado bien la bajada, al poco los vemos en un claro entre nubes."

"En el C4 todos sabíamos que ante el cariz meteorológico de los acontecimientos, lo mejor era bajar al C3. Considerando la hora y el cansancio, decidimos bajar a primera hora, por la mañana. Mejor o peor, pasamos una nueva noche en la tienda grande. Todos con la mente puesta en la mañana. Nevaba y el viento azotaba la tienda. Sabíamos de la dureza del día que nos esperaba. Fuera de la tienda cuando hablaba con Migma uno de los sherpas de Kobler, sobre la bajada, se me acerco un escalador rubio, para pedirme que organizáramos a los sherpas y subir a buscar a un compañero suyo. Le dije que era imposible con esas condiciones, subir a buscar a nadie y que el trabajo de los sherpas era fundamental para abrir la huella de bajada que nos sacase a todos de ese infierno. Debió entenderlo rápidamente, ya que no objetó nada. Era la primera noticia clara de que en la montaña se había producido una desaparición y con las condiciones reinantes una posible víctima. Los sherpas se lanzaron a la bajada y todos los que estuvieron preparados detrás, serian las 6 de la mañana."

"Después de las primeras pendientes fuertes los sherpas desaparecieron y su huella quedaba casi absolutamente borrada por la ventisca. Descendimos la mayor parte del recorrido deslizándonos sobre el trasero, abriendo una trinchera en la nieve."

"Cuando intentábamos caminar, solías terminar cayendo en la nieve al perder el equilibrio con la profundidad de la misma. "

"Afortunadamente la señalización de la ruta con banderas era buena y podíamos ir de una a otra sin problemas."

"Durante el descenso Morales y un compañero italiano sufrirían sendas caídas sin consecuencias. Teníamos que llegar al C3. En un levísimo claro vimos las tiendas, que pudimos alcanzar."

"En el C3 continuaban los nervios y el caos, al llegar salía Carlos Soria, y su sherpa nervioso y cerca. A las 11’45 ya estábamos preparados para seguir bajando, la tempestad arreciaba y no vimos a nadie en el C3. Localicé la cuerda y comencé mi particular danza sobre las cuerdas fijas de la Pirámide Negra. Nieve y viento nos acompañaron, además del frío. Seguíamos con la obsesión de bajar. Antes de las 16 horas estamos en el C2. Era el campo que mejor conocíamos y la ruta hasta el pie de la montaña, también sabíamos que la tempestad allí ya no seria tan terrible. Casi habíamos conseguido escapar."

Fernando y yo los recibimos a mitad de la pala de subida del campo I y les ayudamos en el descenso.

Afortunadamente nos encontramos todos en el CB. Ha sido necesaria la colaboración de sherpas y otros compañeros del campo base para trasladar a Lolo que presenta importantes signos de deshidratación y agotamiento.

En mitad de la noche recibimos una llamada dos escaladores que intentan el descenso desde el C4. Si mañana consiguen descender al C2 se ha organizado un grupo de rescate en el que nos encontramos Fernando Fernandez Vivancos y Yo.

Pasan las horas y no hay contacto por radio, nunca volveremos a saber de ellos...

Finalmente, abandonamos el campo base el día 2 de Agosto dejando a nuestros amigos catalanes que no cejan en su asedio a la Magic Line.

Una experiencia inolvidable en compañía de grandes amigos, de las que dejan marca de por vida. Si ya lo dice mi amigo Rafa Berjano: “Es que el Rai está mu cambiao desde que volvió del K2

Quiero agradecer a La expedición Andalucía K2 y a todos sus miembros la cesión de las fotos para este reportaje.

La expedición Andalucía K2 2004 50 aniversario estuvo compuesta por:
• Manuel González Díaz
• Manuel Morales Rodriguez
• Fernando Fernandez-Vivancos Fernandez
• Manuel Salazar Rincón
• Raimundo García del Moral Martín